Un ejemplar de orca continuaba empujando el cadáver de su cría el lunes, una semana después de que murió.