domingo, 19 agosto 2018, 05:25
Sábado, 28 Julio 2018 06:05

ZONA CRÍTICA: Fiesta de pueblo... ¡Carnaval!

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí
FOTO: Tomada de YouTube FOTO: Tomada de YouTube

El carnaval es la fiesta por antonomasia, la celebración popular en su mayor esplendor, el espacio de distracción y gozo que cierra y abre un ciclo. Ese es el carnaval, desde tiempos inmemoriales. No es el lugar para contar la historia y ofrecer consideraciones sobre las implicaciones de esta fiesta, en Cuba y en el mundo, solo digamos que entre nosotros la tradición es larga, y que con el devenir de los años fue consolidando su carácter.

 
De acuerdo, no fue un proceso uniforme, y las principales ciudades fueron dotando a sus carnavales de características distintivas, pero la raíz es una: fiesta del pueblo, asociada puntualmente a circunstancias religiosas, sociales o políticas, pero fiesta de gran impacto popular. Ahora bien, está claro que el carnaval tiene una dimensión estética que lo consagra también como un fenómeno artístico. Y ese es uno de los elementos que lo distingue entre tantas otras festividades.


El arte no aflora, o no debería aflorar en el carnaval por imposición: es una expresión natural, es el arte del pueblo que puede llegar a alcanzar altísimo vuelo, singular brillantez. Pero para que eso suceda, tiene que existir una base organizativa sólida, que sustente y hasta cierto punto oriente, canalice esa fuerza creativa.


Y eso, lamentablemente, es lo que ha faltado en algunos carnavales, particularmente en el que debería ser uno de los más contundentes, uno de los de mayor convocatoria: el Carnaval de La Habana. No podemos vivir de nostalgias, pero siempre salen a la luz evocaciones de los años del mayor esplendor de esta fiesta en la capital. Eran otras, por supuesto, las condiciones económicas; pero también eran otros la vocación cultural, la factura, el rigor… Solamente hay que fijarse en las carrozas. Las de hoy no pueden competir ni en imaginación ni en concreción con las de antaño.

Los recursos no son aquí lo que determina, porque en esta ciudad hay empresas e instituciones que pudieran contribuir (y si asumimos el carnaval como un atractivo para el turismo, ese espectro se abre); no, la cuestión es de organización y concepto.


No se puede “resolver” el carnaval con un despliegue gastronómico, no se puede “resolver” el carnaval con cerveza y algunas orquestas… sin repensar los líneas conceptuales de ese carnaval, que son, en definitiva, su carácter mismo, constituido desde un diálogo entre la tradición y los desafíos de la contemporaneidad. Señoras y señores, un carnaval tiene que ser una fiesta cultural. De lo contrario no es carnaval, será una fiesta más. Y así, lamentablemente, lo han asumido muchos habaneros.

 
En Santiago de Cuba la tradición no se fracturó nunca, ni siquiera en los momentos de mayores penurias económicas. En La Habana se erosionó, hasta niveles dramáticos. El panorama en otras ciudades es desigual, algunas han logrado revitalizar sus fiestas; en otras, el carnaval es mera propuesta recreativa, sin demasiadas pretensiones artísticas.


Pero el Carnaval de La Habana, como el de Santiago, pudiera competir con algunos de la región, pudiera ser expresión de la fuerza de nuestra cultura popular. Y ese tiene que ser el empeño de toda una ciudad, desde el gobierno, las empresas, pasando por las instituciones de la cultura, hasta los artistas y el pueblo. Tiene que volver a ser lo que un día fue: la gran fiesta, emblema de nuestro espíritu y nuestra alegría de vivir.

Modificado por última vez en Lunes, 06 Agosto 2018 07:33

Comentarios  

 
#11 carlosvaradero 01-08-2018 15:31
Teresa (comentario 10), esa no fue la última estrella del carnaval de la habana, tu hablas de Mayda Tirado García, ella fue la estrella del año 73, ese año salió lucero Alicia Alonso Becerra, hoy decana de la CUJAE, al año siguiente 1974, si fue el último año de estrella del carnaval en que salió electa en un polémico concurso (el público quería la No 14 Nancy González del sindicato de comercio) María Félix Castillo Lemus concursante No 31.
1974 Fue el último año de estrellas y luceros en cuba.
 
 
#10 Teresa 01-08-2018 12:49
La última reina del Carnaval habanero, me acuerdo, porque me gustó que esa muchacha era muy sencilla, era una estudiante de la FEU, era sobre lo castaña clara y tenía como pelado un medieval, era muy bonita, era la época de los años 70, no mucho para allá, no recuerdo su nombre y el paseo lo hizo en un convertible, por el Paseo del Prado, cuando eso no era en el malecón, también iba vestida sencilla, de todas fue la que más me gustó, su sencillez y mucha cultura, porque el jurado preguntaba de todo.
 
 
#9 Maria del Carmen 31-07-2018 15:08
El problema del Carnaval habanero está en los que lo organizan, hay que buscar diseñadores que tengan motivación y que quieran trabajar para que sea lúcido, colorido, brillante que es lo que debe primar en un carnaval, no solamente las carrozas sino el vestuario del personal que baila en ellas y en las comparsas. Si vemos en la TV el programa Parrandeando la imaginación de los diseñadores es enexplicable, son bellas las carrozas y el vestuario, que gusto tienen.... todo con los pocos recursos que aportan las entidades. En la Habana hay que buscar esas cosas. No es menos cierto que el carnaval ha dejado de ser un promotor de nuestra cultura como hace unos años, como comentan algunos se concentran en que no falte la cerveza, el ron, pero aparejado a esto van nuestros valores culturales y se puede hacer porque tenemos un montón de diseñadores buenos que pueden aportar mucho para que nuestro carnaval logre un lugar cimero dentro de la isla y por qué no a nivel internacional.
 
 
#8 teresita 31-07-2018 13:26
NO QUIERAS VER EL CARNAVAL EN CAMAGUEY , FIESTA POPULAR ESO PODEMOS DECIR , PERO NO CARNAVAL, NO ES VIVIR DE RECUERDOS, PERO LO QUE VIVIMOS ESOS TIEMPOS SI TENEMOS RECUERDO DE UNA GENUINA FIESTA DE CARNAVAL
 
 
#7 carlosvaradero 31-07-2018 12:20
María del Carmen (comentario 6).
La elección de la estrella del carnaval (antes llamada Reina del Carnaval) era una tradición de años, como dije, movilizaba al país entero previo a los festejos, las candidatas eran seleccionadas de la vanguardia de la mujer cubana, en sindicatos, centros de estudios, organizaciones de masas, no primaba en esa selección sólo la belleza, sino la integridad de la mujer cubana de ese periodo, eran jóvenes militantes, estudiantes, federadas, cederistas, universitarias, era un merito participar representando a su sindicato, escuela etc... la tradición se perdió en el año 1974 cuando fue electa María Félix Castillo Lemus, una hermosa trigueña de 21 años que representaba al sindicato de la aviación civil, con María Félix se cerró el ciclo en cuba de estrellas y luceros para presidir el carnaval.... nunca más se habló del asunto y pasó a ser tabú hablar de ese tema... resultó otra tradición perdida, más bien prohibida por quienes empezaron a ver fantasmas donde no habían y especulaban que era una "tradición burguesa" heredada del pasado, en fin.... el caso es que después de María Félix y aquellos carnavales de la década del 70, los carnavales nunca más volvieron a ser lo mismo.
Saludos!!
 
 
#6 Maria del Carmen 31-07-2018 11:47
Es muy cierto el tema de los carnavales, en La Habana han perdido colorido, como dice carlosvaradero que justificacion tienen las carrozas tan feas, no hay recursos pero en las parrandas son bellezas las que desfilan. Pienso que se debe trabajar por parte de la comisión organizadora del Carnaval Habanero para que brille más. El otro tema es la elección de la Estrella y Luceros del Carnaval, por qué no se retoma, esto le da más lucidez al carnaval.
 
 
#5 Miriam Borges 31-07-2018 11:26
Pienso que los carnavales desde tiempos de antaños, identificaban los territorios y definia la ideosincracia de éstos, los mismos exponían sus culturas y costumbres, se denotaba los deseos que llegaran las fechas de celebración, incluyendo en la época de pleno período especial en Ciego de Ávila, se disfrutaban en cualquier barrio o centro ciudad motivación y disfrute de kioscos y tarimas para los bailables de diferentes agrupaciones, en la actualidad son un suplicio, han querido centrar las actividades carnavalezca, en poco espacios tan lejos de algunos barrios, que no se disfruta por todas las personas que anteriormente asistian a los carnavales, ahora ya existen menos personas que participan, son un problema además, eso sin decir de las críticas de los que amenizan los festejos, sin opinar de que no se habla casi de estos festejos por los medios nacionales como en otras provincias.
No podemos permitir que se pierda nuestra identidad y las tradiciones, como antes que eran carnavales de Ciego de Ávila muy mentados y deseados.
se debería analizar por los organizadores.
¿No creen?
 
 
#4 Arquero 31-07-2018 10:18
!!!Extraordinar ios y mundialmente famosos los carnavales de La Habana, EPD!!! La Capital para destrozar de todos los cubanos. Lo que dice OPP sobre la especulacion de los inestigmatizado s osea luchadores osea trabajadores por cuentrapropia en Guines parece ser que se perpetuaran.
 
 
#3 OPP 28-07-2018 15:14
Muy muy buen articulo, UD en el 6to parrafo ha retratado al municipio de GUINES, en MAYABEQUE, en su calle principal cerveza muy cara, comestibles mal confeccionados, solo se hace para recaudar, los cuentapropistas con cerveza y otros articulos estatales revendiendolo todo, nada de bonitas carrosas muñecones y otras cosas para los niños. YURIS lo invito a Guines, hable con el pueblo que año tras año sale descontento con sus fiestas que son solo para recaudar no para la alegria del pueblo trabajador de Guines.
 
 
#2 agustin 28-07-2018 12:02
En la gran mayoría de los municipios que desarrollan carnaval o fiestas populares, no se hacen por tradición y cultura, es algo que el gobierno presupuesta y organiza. Estos eventos probocan mas gastos que atración, aquí hay una enorme reserva de ahorro y en muchisimos territorios no persiguen ningún papel cultura, ni social y si un excesivo gasto.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar