miércoles, 19 septiembre 2018, 16:54
Martes, 03 Julio 2018 22:23

Rusia 2018: Inglaterra se aferró a la historia y sigue con vida

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

De suceder sería algo inédito en la historia. Colombia nunca había doblegado a Inglaterra en cinco partidos oficiales, uno de ellos de Copas del Mundo.

Estuvo a punto de lograrlo, con la testa de Yerry Mina salvadora y las piernas de Uribe y Bacca, pero en definitiva el larguero y el meta inglés Pickford, se lo negaron a los cafeteros, que sucumbieron 4-3 en la tanda de penales y se despiden de Rusia sin saborear aún la victoria ante los británicos, la cuna del fútbol.

Fue un partido jugado de poder a poder, con los colombianos lamentando la sensible baja de James, pero igualmente bien plantados en cancha, con Jefferson Lerma por el lateral izquierdo y Juan Quintero en calidad de enganche para Falcao y Cuadrado.

Del otro lado, los Leones Rosa alinearon con tres hombres en el fondo, como hasta ahora y línea de cuatro por delante de Henderson en la recuperación, pero en esa formación cuatro efectivos no se desempeñaron e sus posiciones habituales, algo que de inicio atentó.

La tensión se llevó al límite, cuando ya las piernas de Cuadrado eran accionadas por inercia, cuando Falcao apenas corría aferrado a una quimera, cuando Kane ya se había reafirmado momentáneamente como goleador con seis dianas, tres de ellas de penal, y cuando Mina con sus 1.94 metros se había encargado de rescatar a los suyos y abrazarlos en la pizarra al 94, con su tercer gol de cabeza en la competición, primera vez que un defensa central consigue esa cifra goleadora con su testa en Mundiales.

Pero lo que realmente valió, fue el paradón del meta británico Pickford, sobre Bacca, convertido en héroe y en el segundo portero inglés en detener un penal en una tanda definitoria, tras Seaman en 1998 sobre disparo del argentino Hernán Crespo.

Hablábamos de una guerra de desgaste, de mucha entrega física y en las presiones, sobre todo por los laterales, de piernas y ánimos caldeados en más de una ocasión, al punto de que fueron amonestados seis jugadores colombianos y dos británicos.

Ocasiones tuvieron ambos onces, a razón de 16 disparos para los ingleses, solo dos entre los tres palos, y 14 (4) de sus adversarios, que si bien no decidieron apostar por el control del balón, fueron un tanto más efectivos en sus acciones.

El gol llegó al 57, cuando nuevamente Carlos Sánchez le cometió falta a Harry Kane en el área y este sentenció en el cobro de pena máxima.

Salieron a buscar la paridad los colombianos y el premio llegó con el último aliento del tiempo reglamentario. Mina saltó con esos 1.94 portentosos por encima del resto y la guardó.

Se desató la euforia en el Otkrytie Arena, con buena parte de la afición torciendo por Colombia y la incertidumbre del desenlace por conocerse.

Se corrió muchísimo en los dos tiempos extras, con una Colombia mejor plantada, o al parecer menos desgastada, pero contrario a lo acaecido con anterioridad, los ingleses emergieron airosos en tanda de penales por segunda ocasión en ocho veces.

Así culminó el choque, con lágrimas, buena imagen dejada por los colombianos y unos ingleses que siguen teniendo deudas en cuanto a planteamiento de juego y rendimiento, en contraste con la calidad individual de su plantilla.

Seis equipos europeos y dos sudamericanos medirán fuerzas en los cuartos de final. Situación ya vivida con anterioridad en Alemania 2006 y Francia 1998. El puzle de cuartos de final se completó a razón de Uruguay-Francia, Brasil-Bélgica, Rusia-Croacia, y Suecia-Inglaterra. Lo que suceda, a partir del viernes seis, lo sabremos.

Visto 231 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar