sábado, 17 noviembre 2018, 16:08
Viernes, 22 Junio 2018 04:17

De la vida cotidiana: Las colas y los colados

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Muchos aseguran que las “colas” forman parte de la idiosincrasia de los cubanos y hasta en las redes sociales se pueden encontrar sus “reglas de oro”.

Pero estar, hacer y esperar en las colas no es problema alguno, sino fuera por las indisciplinas que ellas generan; desde los que llegan último y quieren salir de primeros, hasta los que buscan problemas y pronuncian palabras obscenas. Y valga decir que hoy eso ocurre hasta en los centros donde, realmente, debería reinar la ética, la moral y las buenas conductas.

Una colega y amiga comentaba: “Cuando voy a las consultas llevo un libro y ahí espero hasta que me toque el turno”. Eso es lo adecuado, lo que debe hacerse pero ¿todos asumimos la espera de la misma manera?

“En Cuba el llamado `sociolismo` —del argot popular— no va a terminar nunca, por eso usted llega a un lugar y si aparece un amigo pues él resuelve primero, y los demás como puedan. ¡Ah, y no proteste, porque entonces de seguro recibirá de premio un mal servicio!”, agregó.

¿Quién no ha tirado la primera piedra?

De hacer cola estamos cansados. Los cubanos la hacemos para lo más insignificante y, tan es así, que nos sentimos "raros" cuando tratamos de resolver un problema determinado y no tenemos que padecer la espera.  

Sin embargo, pese a los años y la costumbre, no acabamos de mantener una conducta social aceptable en esos espacios que nos depara la vida cotidiana, donde puede presentarse cualquier incidencia, hasta algún que otro “empujoncito”.

No obstante, lo inaceptable sucede cuando la gente que se “cuela” lo hace en masas. No es lo mismo el que llega y se pone delante (a este tampoco lo justifico) que cuando los “colados” son un “batallón” de estudiantes, amigos o colegas. Entonces, no queda más remedio que tragar en seco, y como dice un amigo asumir “la callada por respuesta”.

Consultas médicas: buen caldo de cultivo

Alguna que otra vez todos hemos tenido una historia relacionada con la cola y los “apurados”. Y también nos hemos colado; seamos francos. Ahora bien, en la actualidad ocurren situaciones que años atrás no se apreciaban con tal frecuencia, como la falta de respeto que en tal sentido ocurre en las consultas médicas (desde la atención primaria hasta la terciaria), donde debiera existir orden, disciplina y, sobre todo, ética.


consultas medicas cubasi

La disciplina en las salas de espera de los hospitales empieza por el actuar del personal

médico.

El caso es que los pacientes que acuden a los centros hospitalarios quieren salir lo más rápido posible, sin tener en cuenta quién llegó primero o está más necesitado, y en muchos casos es la familia la que influye en tales comportamientos negativos.  

Dayana, una estomatóloga, quien encontré por estos días, señaló al respecto: “Yo atiendo a todo aquel que llegue a mi consulta, pero siempre le aclaro que debe esperar. De mi parte sería un irrespeto hacia los pacientes atender al último que llegó”.

No obstante, no todo los médicos, enfermeras y personal de la salud tienen tal precepto en cuenta, y mucho menos si el “regalito” funciona como un “abre puertas”. Es cierto que muchos no lo hacen, como es el caso de Dayana, y me consta, pero otros no tienen en cuenta que “el respeto al derecho ajeno es la paz”, como dijera el político mexicano Benito Juárez. 
 
Un buen ejemplo también lo he constatado en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), donde la doctora María Caridad Rubio explica al llegar a su consulta lo mismo que Dayana. Entra regalando besos y saludos y de pronto, parada en el medio del salón afirma: “Las voy a atender a todas, pero es necesario tener paciencia".

Causas y azares

Tratar de desenredar la madeja en este aspecto no resulta fácil. Todo parece indicar que las “colas”, al menos en Cuba ya forman parte de nuestro ADN, por decirlo de alguna manera. ¿Las causas? son multifactoriales, pero detrás de una “cola” (salvo excepciones) de seguro hay ineficiencia, burocratismo, y pocos deseos de trabajar. Más no son estas las únicas raíces.

El mal merece cortarse de cuajo, como afirma el dicho, sin embargo seríamos utópicos si pensáramos que es sencillo. Lo que sí podemos lograr —y estas líneas son un llamado— es la toma de conciencia al respecto.

En fin, las anécdotas serian interminables. Yo tengo las propias, y una super “fresquita” ocurrida en el hospital Joaquín Albarrán, de esta capital, y que fuera “protagonizada” por una enfermera, si así pudiera llamársele. Pero no vale la pena contarla, prefiero leer las que ustedes pudieran comentar. Quizás me ofrezcan el pie forzado para continuar el tema, un asunto que nos duele a todos y merece la pena abordar.

Visto 1070 veces Modificado por última vez en Jueves, 05 Julio 2018 09:51

Comentarios  

 
#17 Coca Cola 25-06-2018 13:57
Lo digo y lo repito: ¿Quien le pone cascabel al gato? ¿Sinceramente, existe alguien que de veras le interese hacer algo al respecto por tanta indisciplina social en la actualidad? Para que desgastarse en lo mismo.
 
 
#16 Alina M. Lotti 25-06-2018 11:58
Para Luiso:
Estimado Luiso, aprecio mucho la labor de los médicos, sé que trabajan muchas veces en difíciles condiciones, pero no me estoy refiriendo a sus cacapacidades intelectuales y académicas, sino a la conducta que muchos asumen cuando delante de todos pasan a los "colados" sin el menor respeto por aquellas personas que están en la cola. Acepto en el trabajo que alguna que otra vez todos nos hemos colado, es cierto, pero en Salud Pública creo los médicos y el personal paramédico debe tener una conducta ética y eso pasa, también, por el respeto al otro. Y fíjese que también el comentarista Mano (el número 12) coincide conmigo. No soy de otro planeta, vivo en Cuba al igual que usted, pero no se puede tapar el sol con un dedo. El hecho de que muchos médicos "caigan" en estas conductas no cambia la opinión que tengo sobre nuestro personal de salud, porque incluso los he visto en condiciones verdaderamente duras, como en Pakistán, atendiendo a la población indefensa. Pero una cosa no tiene que ver con la otra. De todas maneras, le agradezco su comentario. Pero me parece que debía dejar bien claro mi aprecio y respeto por el personal de la salud.
 
 
#15 risita 25-06-2018 08:58
Buenos días a todos, las colas forman parte de nuestras vidas, y el tiempo de uno es muy valioso y a veces lo tenemos que malgastar haciendo colas por diversas irregularidades , que me dicen de cuando uno empieza a realizar un trámite y tienes que empezar por el registro civil, que después que madrugas y te toca el turno te dicen que no hay sistema, que si es por teléfono y esas gestiones se hacen en la tarde, que solicitas la inscripción y cuando vienes a recogerlas aún no está, tienes que regresar otro día y por supuesto hacer LA COLA DE NUEVO, que tu inscripción al cabo de mes de haberla solicitado, llega y viene con errores, que tienes que subsanarlo y para eso es otro día, que solicitas la subsanación y va por valija al lugar donde te inscribieron, que pasan 2 meses y nada y por supuesto como eres la necesitada no te queda de otra que ir personalmente, en fin muchas veces la COLA nos la obligan a hacer, por falta de interés, de amor al trabajo, por el sistema creado, en fin el bloqueo es mas de adentro que de afuera.
 
 
#14 Luiso 25-06-2018 06:06
Hola a todos, no soy asiduo de esta página, y creo que todos tienen razón, es un mal arraigado en nuestra sociedad, pero una vez más le pregunto a la periodista, porque atacar al personal médico de nuestro país, que con tanto sacrificio y carencias trabaja, es verdad que el que va a una institución de salud va enfermo o va a una consulta de seguimiento, pero toda persona que hace una cola en cualquier institución o lugar de este país lo hace porque está necesitado y muchas veces la hace en condiciones que debería estar en una consulta médica y no allí, sencillamente periodista, a usted la interpreto como abuso de profesión, por así decirlo, lo que no le guste lo dice, o lo escribe, puede hacerlo, pero porque arremeter contra el personal médico que usted no sabe en que condiciones está trabajando, y porque mencionar las jabitas, si los periodistas también organizan trabajos a empresas y tampoco se van con las manos vacías, creo que es bien feo arremetr contar el personal de sañud de nuestro pais sobre un tema tan generalizado en todos los lugares que uno tiene que hacer cola, y podia invertir su tiempo atacando otros temas que realmente golpean a nuestro pueblo, o haberlo hecho más generalizado y no como algo personal que le sucedió con una enfermera, evidentemente quizás en la consulta de Dayana usted no haga cola, todos en algún momento lo hemos hecho, hasta usted, solo pido más respeto para nuestros médicos, a los cuales admiro, quizás no sea publicado, pero no importa, dije lo que pienso.
 
 
#13 manuel 22-06-2018 14:55
La educación en nuestro país va para atrás.no se que esta pasando. pero somos los únicos que tropezamos mas de 2,3,4,5 veces con la misma piedra. Que me disculpen pero no apuesto por que la juventud de ahora imparta clases. esta no es la Juventus de la campaña de alfabetización de los años 60. donde había un fervor revolucionario y sentido de pertenencia. el MINED sigue apostando y la vida esta demostrando que la calidad ,el aprendizaje esta de mal en peor. como se cree que el profesor le lleva al alumno 2,3,4 años de diferencia. Vivo en una cuadra donde hay una secundaria. Y mi esposa y suegros viven frente por frente al Centro deportivo Ciro frías. y El tecnológico Armando Mestre. Y hay que ver aquello. alumnos y profesores. no se sabe quien es quien. Que no me vengan con cuento que los veo a diario un comportamiento pésimo casi antisocial.
 
 
#12 Mano 22-06-2018 13:54
Y LO DE LAS CONSULTAS, muchos médicos son también los culpables, porque cuelan a cualquier amigo o familiar, por delante de la cola.
 
 
#11 Mano 22-06-2018 13:50
Bueno ENRIQUE esa asignatura se la deben dar primero a los Padres, mira al lado de mi casa tengo una secundaria y cuando hacen reunión de padre, tienes que ver eso, mi patio de servicio colinda con la escuela y oyes a los padres fajarse con los profesores, quitándole la fuerza moral al profesor delante del niño. Mira esos niños se parquean frente a mi casa a las 7 AM y lo primero que hace es gritar, tu le llamas la atención y es como si con ellos no fuera y algunos se te encaran y te dan mala respuesta.
 
 
#10 manuel 22-06-2018 13:33
hay un dicho de nosotros los cubanos que dice. ESTO NO HAY QUIEN LO TUMBE. PERO NO HAY QUIEN LO ARREGLE. todo esto es verdad. pero el peor enemigo de la revolución esta aquí adentro. Somos nosotros mismos. y nuestro comandante predijo lo que podía pasar nuestro país. El 15 de noviembre del 2005 en la Universidad de la habana. Cito. NUESTRA REVOLUCION PUEDE SER REVERSIBLE DESTRUIDA POR NOSOTROS MISMOS. palabras sabias. Si en nuestro país sigue la impunidad, la corrupción, el robo, el descaro ,la falta de vergüenza. Falta de valores , y no se atienden las quejas de la población. Y seguimos metiendo la cabeza en el Hueco como el avestruz o seguimos virando la cara ante lo mal hecho esta revolución se va a pique. Nuestro presidente, Miguel Días - Canel decía. CITO. Los ministros tienen que hablarle a la Población. hablar de los aciertos y desaciertos. la máxima autoridad del país tiene que enfrentar y darle solución a las problemas y quejas de la población sino se pierde la moral. entonces con que moral vamos a Dirigir. FIN. Si algo de fabrica tiene los cubanos es que todo lo vamos dejando y dejando para al final querer Hacer lo que pudimos hacer antes. La esperanza es lo ultimo que se pierde. pero si todos no nos unimos y luchamos vamos a pecar por exceso y Defecto. la máxima autoridad del país sola no va a ganar la batalla esto es de todos. y veo muchas reuniones pero hay que ir al terreno sacudir bien la mata. que la corrupción esta del medio hacia abajo.
 
 
#9 Guere 22-06-2018 13:10
El humo salió de la botella, la cosa está en como meterlo de nuevo, es una lucha larga, pero la guerra se puede ganar
 
 
#8 jade 22-06-2018 12:14
Enrique por favor usted puede dejar de escribir en mayúsculas y evitar los espacios entre líneas para que así todos podamos opinar, Gracias!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar