domingo, 24 junio 2018, 01:47
Sábado, 02 Junio 2018 05:04

Eduardo Guerra: ¿Mejor no te digo nada? (+ Fotos y Video)

Escrito por  Giusette León García / CubaSí
Eduardo Guerra Eduardo Guerra


Todo y nada está dicho en la muestra del artista cubano Eduardo Guerra que permanece por estos días en la galería Carmen Montilla de la Habana Vieja. Todo en la exquisitez del dibujo y el universo humano que plantea el autor, pero nada por la libertad que nos deja para repensar el contenido de cada pieza.


Sobre el título que escogió para esta colección comentó Guerra a CubaSí: “…es como una especie de gancho, una pequeña provocación, diría yo, al espectador, para que de alguna manera se adentre, es una especie de juego con el espectador, pero solamente se queda en eso, es todo lo contrario, tratar que de una manera sintética el espectador reciba la información que yo le estoy dando, para eso he utilizado algún pequeño recurso del cartel, que es la síntesis, un poco la ilustración, pero la idea es apropiarme de esos recursos para que el espectador lo vaya descifrando de manera simple entre comillas…”


alt


alt


alt


alt


alt


Por primera vez Eduardo Guerra nos ofrece la oportunidad de disfrutar, en una exposición completa, sus habilidades como dibujante: “Casi toda mi obra la he hecho en grabados, esta es la primera exposición que hago de dibujos, en este caso es dibujo sobre lienzo y es una manera diferente también de trabajar el dibujo, porque a ese lienzo hay que fijarlo y debes tener en cuenta en el proceso los medios tonos, cómo los vas a trabajar, a veces utilizas recursos que tienes a mano…”

“Yo traté de hacerlo lo más sencillo incluso con respecto al color, para no crear como un vicio dentro de la obra y que fuera más limpio, el color solamente está utilizado dentro de las molduras y en algunos caso dentro de los dibujos, pero he utilizado el dibujo porque pienso que el dibujo es como para los músicos el piano.”

Menos color que de costumbre, pero toda la técnica y la destreza de un maestro que conoce en profundidad su arte, aparentemente una nueva faceta de Eduardo Guerra, pero en verdad una esencia: “Aquí es como aislarme un poco de lo que yo tradicionalmente hacía dentro del grabado, que es la técnica de la colografía, pero yo no establezco una ruptura entre el grabado y el dibujo. Generalmente los grabadores deben ser buenos dibujantes, porque hay mucho de gráfica, mucho de grafismo y debes tener un buen dominio del dibujo dentro del grabado, se supone…

¿Por qué ahora esta mirada al dibujo? Para el autor resulta como un sueño cumplido: “Era como una de las series, no, “El arte de la espera”, a veces uno va posponiendo proyectos y en la misma dinámica del taller se va metiendo dentro de los proyectos y no se da cuenta, pero esto era un anhelo, hacer una exposición solamente de dibujo para desmarcarme de lo que tradicionalmente estaba haciendo y creo que hasta ahora lo he hecho lo más sincero posible, además porque el dibujo me parece que es uno de los recursos más fuertes que hay dentro de las artes visuales, se ven pocas exposiciones de dibujo. Para mí era como un gusto que quería darme desde el punto de vista artístico…”

Pero forma y discurso van de la mano, es una muestra con propósitos y mensajes, que a contracorriente de su título y con acierto, dice bastante: “Cuando les decía lo de sincero, era eso, llegar al espectador desde el punto de vista de la síntesis, pero haciendo como una introspección dentro de las historias que nos tocan a nosotros los cubanos, las relaciones de pareja, las relaciones humanas, los valores, tan necesarios hoy en día, entonces de alguna manera, creo que sí, que es una exposición pensada y creo que el dibujo fue como el hilo conductor dentro de toda la exposición…

“En este caso he tratado dos series, “El arte de la espera” y “Alguien mueve los hilos” invisibles, yo creo que lo agrupé de esa manera para no concentrarme tanto en el título como en la imagen. A veces hay cosas que suceden en la vida de uno, que es como ese título: alguien mueve los hilos, están pasando, pero tú no sabes por qué, entonces creo que por ahí lo llevé.”

La muestra, permanecerá abierta al público hasta el próximo día 6 de junio, pero su autor, ya cocina nuevos proyectos: “Esta exposición es como un punto de partida, me ha dado ideas para trabajar, voy a crear, para la próxima exposición, algunas imágenes con fotografías dentro de las obras, dibujos dentro de las obras, entonces mezclar un poco todo ese panorama de la fotografía con el dibujo también.”

Y no podíamos dejar ir al artista sin preguntarle por el maestro que es también Eduardo Guerra:  “Yo tuve la suerte de tener una época dorada en cuanto a profesores, imagínate que yo era un niño y tenía de profesor a Pedro Pablo Oliva, uno de los artistas más importantes de la plástica cubana, luego en el ISA tuve muy buenos maestros, Belkis Ayón, por ejemplo, fue mi compañera de estudios, fue mi profesora y fue mi tutora de la tesis. Siento que soy como una especie de deudor, de alguna manera, de esos artistas y quiero devolver ese conocimiento que recibí a mis estudiantes. Además, trabajar con jóvenes siempre te llena de mucha energía, los estudiantes son gente maravillosa, porque tú te sientas con ellos en el aula y te sientes como colega, porque cuando llegan al ISA ya son artistas, entonces es como un intercambio, yo no me siento como profesor, me siento casi que estudiante con ellos. La suerte que tengo es que he tenido, por ejemplo, estudiantes que han participado en eventos como el Belkis Ayón y han sido premiados, entonces con esa satisfacción dice: bueno, lo que he transmitido ha tenido un fruto.”

Modificado por última vez en Miércoles, 06 Junio 2018 15:41

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar