domingo, 22 julio 2018, 22:15
Miércoles, 16 Mayo 2018 05:28

ZONA CRÍTICA: De Cuba al mundo, del mundo a Cuba

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí

Propuestas de altísimo vuelo estético, contundentes expresiones de nuestro arte, suelen integrar los intercambios culturales entre Cuba y otras naciones. Obviamente, aquí hay potencial, mucho potencial. Hay un entramado cultural rico, riquísimo, muy activo. Hay artistas de todas las manifestaciones, artistas de primerísimo nivel, reconocidos no solo dentro, sino fuera de la isla. Hay un sistema de enseñanza artística sólido y extendido a todo el país, que garantiza el relevo y la renovación. Fíjense, por ejemplo, en la delegación que nos representa en el Festival Artes de Cuba, que tiene lugar en el Kennedy Center, de Washington. Casi todos los creadores que allí están, están formados en nuestras escuelas de arte. Y su calidad está fuera de discusión.


Ahora bien, está claro que no todo lo que sale de Cuba a presentarse en los escenarios del mundo comparte los mismos estándares. También hay propuestas menores, de discutibles concreciones estéticas. Tiene que ver, en ocasiones, con esquemas más empresariales que artísticos. Ya se sabe que cuando el mercado es el principal regulador, no siempre se puede garantizar las jerarquías.


No obstante, hay empresarios que valoran en su justa medida la gran riqueza de la cultura cubana. Y gracias a ese empeño, al que se suman las instituciones de las artes en Cuba, importantes escenarios del mundo han podido disfrutar del arte de grandes creadores residentes en la isla.


Los artistas son excelentes embajadores. Los puentes que tiende la cultura son sólidos, crean lazos entre los pueblos. Y esos puentes, por supuesto, se recorren en los dos sentidos. Gracias al prestigio de esta isla en el panorama universal de las artes, aquí se han presentado también grandes artistas y agrupaciones, de todas las manifestaciones. Se pueden revisar los catálogos de las Bienales de La Habana, los escritores que acuden a la Feria Internacional del Libro, las compañías que llegan a nuestros festivales o a ofrecer temporadas puntuales. Estamos fuera de muchos de los circuitos internacionales del arte, por cuestiones meramente económicas, pero La Habana es una plaza fuerte para el arte en América Latina.


Decimos La Habana y se pudieran decir otras ciudades, aunque es cierto que la mayoría de las propuestas todavía se quedan en la capital. Es, hasta cierto punto, lógico. Pero estamos convencidos de que se pudiera hacer mucho más para socializar ese arte en el resto del país. Y también se podría lograr mayor presencia de los creadores que radican en otras provincias en las delegaciones culturales cubanas que viajan al extranjero. Eso es un reto para las instituciones.


Lo que queda claro es que la cultura, el buen arte, ha podido salvar obstáculos políticos y económicos importantes. Los vínculos culturales entre Cuba y el mundo son sólidos, ricos, crecientes… símbolos de un movimiento artístico que es orgullo de la nación. 

Modificado por última vez en Miércoles, 30 Mayo 2018 15:05

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar