martes, 17 julio 2018, 11:14
Lunes, 07 Mayo 2018 05:40

Resonancias de cantar y bailar en Cuba

Escrito por  Ernesto González/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

El trap, el reguetón de mal gusto y otros acólitos de idéntico grupo sanguíneo se han encontrado con una vacuna como esas de probada efectividad que se producen en la Isla y se administran en muchos países.

El mejoramiento de la calidad de vida o la cura definitiva de los afectados son realidades patentes. Así mismo son los resultados de estas resonancias del canto y de la danza cubanos.

Debía hablarse más de la incidencia positiva que ambos, Sonando y Bailando en Cuba, han tenido en jóvenes y maduros; en las comunidades de finalistas y ganadores donde son recibidos con cariño y apreciados por la tenacidad demostrada y por sacar a relucir el nombre de su ciudad o de su pueblo. Son roles a seguir, que los padres señalan a sus descendientes. Sacar el talento en cualquier campo de la actividad humana, pulirlo y hacerlo funcionar para bien de todos, es lo que estos jóvenes representan.

La inserción de estrellas de la música y del baile, o de la cultura en general, en estos programas (y participar en su creación), una atractiva visualidad, el dinamismo y espontaneidad de sus animadores, la creación de expectativas dentro del espectáculo y para el siguiente, son mecanismos empleados en buena parte del mundo para tener a la gente adormilada, que aquí han tenido el efecto de atraer televidentes y crear una fidelidad a la excelencia y el disfrute artísticos.

Sacar partido de esas dinámicas que se explotan en otras partes para implantar productos y reducir el mundo personal a la acumulación y a la tenencia, es el reto de los medios. Y la televisión lo está consiguiendo, aun con las limitaciones materiales que se conocen. La mayoría de los individuos, y si son jóvenes, más, están dispuestos a cuestionar los modelos. Quienes descubran que lo que parece cool o estar de moda es algo burdamente imitativo y con el poder de estardarizarlos, les van a dar un giro a sus gustos.

El ejemplo del reguetón de mala calidad, que repite hasta el aburrimiento el patrón de las bellas bailarinas y modelos moviéndose provocativamente alrededor del ¿cantante? podría ser usado, digamos, como choteo. Reírse de esos patrones redundantes, no solo intelectualizar en una tertulia de psicólogos y pedagogos el daño que efectivamente hacen, sería parte efectiva de la vacuna. Programas de humor con personajes que hacen todo tipo de ostentaciones carentes de sentido. Burlarse de la infinita importancia que se le quiere otorgar a la apariencia física, cuando eso no es lo real. Mostrar que quienes viven en lo irreal sufren cuando no son el centro. La lista a explotar sería interminable. El humor, la tendencia al choteo del cubano, haría tangible el vacío de las poses y asimilable su abandono.

La crítica debía hablar más, también, del duro esfuerzo de tantas personas involucradas en estos proyectos exitosos, del entramado que sostiene el descubrimiento y exposición de estos talentos. Y, además, alentar a que quienes imaginen o ya tengan listas otras propuestas con idéntico potencial de calidad y repercusiones, se sientan motivados a presentarlas a funcionarios receptivos. Así la vacuna se reproduciría a sí misma, como una clonación verdaderamente práctica, de incalculable valor para la sociedad.

Visto 513 veces Modificado por última vez en Miércoles, 30 Mayo 2018 15:09

Comentarios  

 
#2 Mimisma 07-05-2018 18:00
Sería muy bueno hacer esto, creo que Pánfilo arrasaría burlándose de estos engendros.....i magino a Evarista con una licra bien apretadita, al lado de ese Chequera", tan absurdo como siempre, ya los vimos en la carroza con el brasileño, Pánfilo plis, destáquese que usted sabe para eso!
 
 
#1 ulises 07-05-2018 16:18
Se hace necesario que tanto Bailando en Cuba como Sonando en Cuba continuen acaparando año tras año la atencion del publico cubano, realmente constituyen una fidelidad a la excelencia y el disfrute artísticos; Por siempre Balilando en Cuba y Sonando en Cuba.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar