miércoles, 16 octubre 2019, 05:10
Sábado, 28 Abril 2018 06:00

Reinieri Salas: Su propia guerra dentro y fuera del colchón (+VIDEOS)

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)
Reinieri Salas por encontrarse con la forma óptima en los 97 kg Reinieri Salas por encontrarse con la forma óptima en los 97 kg

Reinieri Salas es un luchador por excelencia. No por su condición como atleta de ese deporte en los 97 kg del estilo libre. Sino por el hecho de intentar “pegar” a sus demonios internos.

Esos que a sus 31 años de edad todavía lo mantienen eléctrico sobre los colchones, pero de análisis profundo y ambiciones sólidas.


Sabe que este ciclo y Tokio constituyen prácticamente la última oportunidad de alcanzar uno de sus grandes sueños: ser medallista olímpico. El otro, tener un hijo varón, también aguarda en el corredor de los anhelos.

Con dos exámenes de rigor como la Copa del Mundo de Iowa, Estados Unidos (culminó con idéntico balance de 2-2), y el clasificatorio a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla (se coronó viniendo de abajo 5-4 vs. el venezolano José Díaz) en menos de un mes, Salas confesó sentirse casi al 50 % de sus capacidades en la nueva categoría de peso:

“Estoy preocupado porque debo encargarme de que las cosas me salgan bien, recuperar la confianza fundamentalmente. No es nada que no se pueda resolver. Del Internacional Cerro Pelado al clasificatorio mejoré físicamente. En la Copa del Mundo terminé con balance de dos triunfos y dos derrotas, aunque pudo ser 3-1 porque inexplicablemente perdí en los segundos finales cedí 3-3 ante el kazajo.

Tuve varias situaciones personales que se combinaron con algún problema de salud leve, por eso es que poco a poco vengo encajando en mi sistema nuevamente”.

¿Qué sientes le está faltando a tu estilo de pelea en esta nueva categoría? Recuerdo que en el 2016 te preparaste para los Olímpicos de Río de Janeiro en ese peso y dominaste el Cerro Pelado, el Grand Prix de España, la Copa Canadá y el Memorial Waclaw Ziolkowski…

“No creo que me falte fuerza. Sucede que siento que en ocasiones lucho en los 97 como una persona inexperta. Conversando con mi padre y con parte del colectivo técnico hemos descubierto que estoy presentando indecisión a la hora de iniciar ataques y ejecutar los movimientos técnicos. Es como un slump en el que caí, pero mi filosofía de vida me dice que no hay lugar donde tú caigas del cual no se pueda salir”.

¿Cómo te sientes ahora respecto a la correlación velocidad-explosividad y resistencia a la fuerza?

“Todo pasa por la capacidad de trabajo. Exigirme y no descuidar los ejercicios dirigidos a elevar la explosividad para no perder la que solía ser una de mis principales armas. Son cosas que no se pueden abandonar. Con varias competencias iré recuperando mi nivel. Soy de los atletas que en un tiempo no muy largo, alcanzo la forma óptima y eso me ayuda. La Bundesliga alemana constituyó una buena experiencia de fogueo y adquisición de capacidades. Espero llegar al 100% antes de Barranquilla".

¿Consideras los 97 kg una categoría más compleja que los 86, dónde obtuviste tres preseas mundiales inlcuidas dos platas consecutivas en Budapest 2013 y Taskent 2014?

“No se trata de que sea más o menos difícil. Ha sido un cambio algo repentino y eso me está pesando un poco. En el 2016 como no tenía la presión competí en los 97 kg y los gané. Entonces todo me salió bien, pero no tenía el peso de ser la principal figura de esa división. Es algo que tengo que acabar de concientizar, además de estudiar un poco y adecuarme a los nuevos contrarios de la élite, como el estadounidense Kyle Schnider, el ruso Abdulrashid Sadulaev, el armenio Georgi Ketoev, y el azerí Aslanbek Alborov, medallistas del último Mundial”.

¿Qué opinas sobre la implementación del doble pesaje y dos días de competencia (si se avanza en el organigrama) que se experimenta durante este año?

“Es cuestión de adaptación, pues es parejo. Hay personas que no pesan mucho y no les afecta. Yo tuve que bajar tres kg en el clasificatorio pero no es lo mismo luchar y pesarse con un día de recuperación  que dos veces en una misma jornada. Repito que es parejo”.

Defensa y contrataque: ¿un estilo, un arma, reflejo de tu carácter?

“Era extremadamente delgado en mis inicios como luchador del equipo nacional, mi división históricamente de las más fuertes, y me vi obligado a perfeccionar la defensa, me sentía más cómodo ripostando, esperando la acción de los rivales. No es sencillo tener de primer hombre en tu peso a Yoel Romero.

Claro, eso apoyado en la velocidad, flexibilidad y explosividad en la ejecución de movimientos técnicos. Ese análisis pausado, esa espera paciente, únicamente la experimento sobre los colchones. Con el tiempo he buscado equilibrar mi sistema con recursos ofensivos imprescindibles como las diferentes variantes de tackles, pues en ocasiones ese accionar pausado me ha pasado factura, como en la final del Mundial de Taskent 2014 ante Sadulaev.

En la vida sigo siendo hiperactivo, inquieto. No paro de dar vueltas por el gimnasio a diario. El mayor ejemplo lo constituyen los deportes que practiqué antes de llegar a la lucha.

La gimnástica, desde los cinco hasta los nueve años en Guanabacoa, pero tuve que dejarla porque mi entrenador tuvo un problema y se creó ese bache, la vida lo forzó a abandonarnos. Luego me captaron para la EIDE José Martí en clavados, pero ahí le hice rechazo al entrenador, no nos entendíamos a pesar de mi calidad con los ejercicios acrobáticos, gracias a la base que me proporcionó la gimnasia artística. Si me preguntaran hoy, diría que fue una manifestación de racismo.

El judo no me interesó, pero en séptimo grado acudí a una competencia provincial de lucha, —solo le habían explicado básicamente en qué consistía— y obtuve plata. Así me captaron para la Mártires de Barbados. Un profesor al que llamaban el zurdo, igual que yo”.

Vuelvo sobre mi sentencia inicial. Reinieri Salas es un luchador. Ha superado dos años de sanción, situaciones en extremo complejas, rivales y ahora batalla contra sus demonios internos. Siente que los Orishas lo ayudarán a despejar el camino, pero la mayor dosis la pone él, con su voluntad. Barranquilla (19 julio al 3 de agosto), y el Mundial de Budapest, Hungría (20-28 de octubre), una ciudad que ya le sonrió con plata en el 2013, servirán para patentar hasta qué punto emergerá airoso.

A continuación les ofrecemos los videos de sus dos peleas victoriosas en la Copa del Mundo de Iowa.

Visto 1051 veces Modificado por última vez en Lunes, 30 Abril 2018 05:44

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar