miércoles, 14 noviembre 2018, 19:40
Domingo, 17 Junio 2012 09:53

España: ¿Qué dicen los intelectuales ante la crisis?

Escrito por  EFE
Valora este artículo
(0 votos)

Hay muchos intelectuales en contra de este sistema que están haciendo un buen trabajo, pero sin protagonismo mediático. A todo el que opine contra este modelo se le define como antisistema.

Los intelectuales españoles se manifiestan de diferente manera ante la grave crisis del país y sobre su papel ante ella. Savater, por ejemplo, cree necesario un gobierno de concentración, Sampedro dice que hay que "dar la vuelta al barco", y García Montero, que el pensamiento está fuera del sistema actual.

Estos intelectuales, a los que se suman el dibujante El Roto, el filósofo Javier Gomá y los escritores Isaac Rosa y José Jiménez Lozano, responden así a la pregunta de Efe de si los pensadores deben tener una mayor presencia o compromiso en este momento de crisis profunda, y no solo económica.

El escritor José Luis Sampedro, una de las voces más comprometidas -conocido es su apoyo al movimiento 15-M-, dice a Efe que él no es quién para decirles a los intelectuales qué deben hacer.

"Solo respondo por mí -aclara-, por mi propia actitud y mi sentido del deber, y lo primero que me planteo es estar con la gente, y no con quienes les estafan. Con los trabajadores, y no con los banqueros o los políticos", precisa.

"La crisis es global, sistemática y compleja, pero se saldrá de ella, como se sale de todas. El problema es el coste. Con las políticas actuales, el coste es cruel para la población".

Sampedro ve que la salida pasa por la solidaridad y la unión de toda la población, "que, unida como en una galera, dé la vuelta al barco, aunque no quiera el patrón".

El filósofo Fernando Savater se muestra conciliador y considera que el intelectual, por sentido cívico, debe pedir unidad y colaboración con los partidos políticos. "En este momento, el intelectual con sentido crítico debería alzar su voz para pedir un gobierno de concentración o de colaboración muy estrecha, porque esto es ahora lo importante, y no echarse a la cara reproches, o si la culpa ha sido de los de antes o de los de ahora".

Más crítico es el filósofo y director de la Fundación Juan March, Javier Gomá, quien dice que la historia ahora avanza más rápido que el pensamiento y que el momento histórico demanda conceptos, ideas y explicaciones que el mundo intelectual no le está suministrando.

"¿Y por qué? -se pregunta-, porque entre los intelectuales sigue vigente el antiguo paradigma cultural (el de la liberación del yo), cuando ahora lo que demanda la sociedad es el paradigma de la emancipación (qué hacer con mi libertad).

"La crisis hace urgente una reflexión sobre la convivencia -cómo ser libres juntos- y los intelectuales no tienen nada que decir sobre ello, porque solo saben disertar y perorar sobre cómo ser yo mismo, ser auténtico y vivir a mi manera, tener mi estilo de vida etcétera", concluye Gomá.

También el dibujante Andrés Rábago "El Roto", quien con sus viñetas en el periódico cada mañana expresa mejor que mil tratados su crítica del momento actual, dice a Efe que es evidente que hace falta un claro compromiso.

"Es necesario, y no solo de los intelectuales, sino de toda la sociedad, pero ahora es mas difícil, porque hay que pensar de otra manera -precisa-. Ni siquiera podemos pensar cómo resolver esto con los mimbres que no están dando, tenemos que crear mimbres nuevos con los que construir el cesto nuevo".

"Esos nuevos planteamientos tendrán que buscar nuevos cauces, porque los existentes están al servicio de lo existente, y tampoco creo que tenga que ser por internet, porque también está al servicio del sistema. Estamos en un buen lío", añade.

Muy contundente se muestra Luis García Montero, quien considera que hay muy buenos intelectuales pensando en este país, desde la historia, la economía, el humanismo o la política, y que están en la Universidad.

"No han desaparecido. Ese es un debate que generan los medios de comunicación al servicio de los poderes financiados, a los que solo les interesa el protagonismo de los intelectuales que reproduzcan el sistema actual", rebate.

"Hay muchos intelectuales en contra de este sistema que están haciendo un buen trabajo, pero sin protagonismo mediático. A todo el que opine contra este modelo se le define como antisistema. Defender los valores democráticos es antisistema. Hoy el mayor perro flauta es la Constitución de 1978", señala.

Isaac Rosa va más allá y dice que "la clase cultural dominante no es capaz de salir de la irrelevancia política en que ha vivido durante treinta años, y se ve desbordada por una crisis de régimen que puede barrerlo todo, incluida ella misma. El silencio de la cultura más institucionalizada hoy es escandaloso".

Por el contrario, el premio Cervantes José Jiménez Lozano no cree que los intelectuales tengan que tener un especial protagonismo en estos momentos. En su opinión, desde hace tiempo se manipula y se hace ininteligible el lenguaje para desplazar la realidad y sustituirla. "Hoy vivimos en un mundo anómico y nihilista", concluye.

Visto 1823 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar