miércoles, 19 septiembre 2018, 17:15
Miércoles, 18 Abril 2018 05:20

Gaza: Represión ilimitada e impune

Escrito por  Arnaldo Musa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Israel ha impuesto un bloqueo a Gaza desde el 2007, lo que ha dejado devastados, junto a la destrucción de infraestructura por parte del ejército israelí, tanto al territorio como a sus 1,9 millones de habitantes.

Pese a sugerencias de sus aliados para minimizar sus crímenes, las fuerzas de guerra israelíes volvieron a desplegar tanques y francotiradores y utilizar gases lacrimógenos y balas reales, en la tercera semana consecutiva de protestas palestinas en las lindes de Gaza, manifestaciones que se iniciaron pacíficamente y pretenden mantenerse hasta mediados de mayo, en protesta por la ilegal creación del Estado sionista.

Como quizás algunos recuerden, las potencias imperialistas manejaron a Naciones Unidas a su antojo para crear dos estados en Palestina, uno judío y otro palestino, pero este último no solo nunca se llegó a crear, sino que las tierras que le pertenecían fueron ocupadas mediante acciones armadas de grupos terroristas de Tel Aviv, circunscribiéndolas a Cisjordania, donde afluyen cada vez más colonos israelíes, y la pequeña Franja de Gaza, donde viven hacinados millones de palestinos.

La represión sionista contra la primera y siguientes marchas del Retorno, organizadas por asociaciones civiles y políticas palestinas, ha dejado una veintena de muertos, más de 1 500 heridos y un número mayor de detenidos, que se apiñan en cárceles ya repletas con seres de todo género y de edades.

Todo ello forma parte de la tragedia en la que también centenares de miles de palestinos son “castigados” por el ocupante, cuando alguna entidad trata de utilizar su derecho a la defensa armada contra el abuso oficial y el peligro de ataque armado a la soberanía nacional, como estipulan constituciones y documentos internacionales.

Estos son siempre burlados por quienes detentan espuriamente el poder, como, coincidentemente, sucede en Estados Unidos, donde la Segunda Enmienda de la Constitución es tergiversada en aras de millonarias ganancias, por la venta irresponsable de armas.

Precisamente, allí reside el principal sostén del régimen sionista, que ha permeado todos los estratos de la desigual sociedad de consumo, contando con la complicidad de una prensa que se dice objetiva, pero no lo es, como se demuestra nuevamente en los sucesos en Gaza.

Complicidad

Los principales medios de comunicación estadounidenses, encabezados por The New York Times, calificaron como algo intrascendente el asesinato masivo de manifestantes desamados en Gaza por el ejército israelí, principalmente por sus francotiradores, cuando  decenas de miles de palestinos se congregaban cerca de la militarizada frontera con Israel para protestar contra la expropiación sionista y en demanda del derecho de los refugiados a volver a sus tierras natales.

Millones de personas reaccionaron con espanto y horror al ver las escenas de asesinatos deliberados con balas vivas. Un video muestra como un joven corría en dirección opuesta de la malla fronteriza, cuando le dispararon por la espalda. Otra grabación de al menos dos de los que fallecieron recoge que caminaban lentamente y sin armas hacia la frontera israelí.

Pero la matanza no solo fue en la frontera, sino que las denominadas Fuerzas de Defensa de Israel desplegaron tropas y más de cien francotiradores para dispararles a manifestantes desarmados en pueblos y ciudades del diminuto enclave.

A su vez, Estados Unidos intervino en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para bloquear una resolución de Kuwait en la que solicitaba una investigación independiente sobre el tiroteo masivo, mientras que un vocero de Tel Aviv rechazó categóricamente cualquier indagación, felicitando a los soldados israelíes por “defender la soberanía israelí”.

La masacre involucró la mayor cantidad de muertes desde la guerra de Israel contra Gaza en el 2014, la cual mató a 2 250 palestinos, la mayoría civiles. A ello siguieron los ataques criminales contra el sitiado y empobrecido enclave en el 2008-2009 y en el 2012, cobrando 1 217 y 147 vidas, respectivamente, su gran mayoría civiles. Todos estos crímenes de guerra contaron con el respaldo de Washington.

Israel ha impuesto un bloqueo a Gaza desde el 2007, lo que ha dejado devastados, junto a la destrucción de infraestructura por parte del ejército israelí, tanto al territorio como a sus 1,9 millones de habitantes. Los apagones han ocasionado escasez de agua y la falta de tratamiento para las aguas negras; los salarios para miles de trabajadores del sector público han sido recortados o eliminados; mientras el gobierno de Trump ha retenido su financiamiento de ayuda alimentaria y de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de la ONU, que asiste a 1,2 millones de personas en Gaza.

Visto 568 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar