martes, 17 julio 2018, 13:27
Martes, 10 Abril 2018 17:00

El Liverpool vuelve a ganar y echa al City

Escrito por  marca.com
Valora este artículo
(0 votos)

Un gol de Gabriel Jesus antes del segundo minuto de partido hizo ilusionarse al Manchester City con la remontada, pero volvió a aparecer Salah.

Con su diana número 39 de esta temporada, el egipcio empató el partido (1-1) y se llevó por delante todas las esperanzas del conjunto de Guardiola para alcanzar las semifinales a pesar de que el primer tiempo de los locales, volcados, entregados a la causa, hiciera presagiar un choque de más goles. Firmino cerró la eliminatoria con el 1-2 (1-5 en total), cuando el Manchester City ya lo había dado todo por buscar la machada.


Guardiola fue con todo. Quitó un defensa, dejó una línea de tres con Walker como central, y metió un centrocampista de más. A partir de ahí, a buscar huecos. A buscar líneas de pase. A buscar balones peligrosos.


Los encontró todo el tiempo. Sané y Bernardo se escoraron en las bandas, Silva y De Bruyne estaban escalonados en tres cuartos y entre Sterling y Gabriel Jesus se repartían la punta de ataque. El dominio del City era absoluto.


Pero al primer gol no le acompañó un segundo. Aunque Gabriel Jesus abrió la contienda rematando de primeras una asistencia de Sterling (era su cuarto gol en cinco disparos a portería en esta Champions League), los locales no volvieron a atinar.


Durante todo el primer tiempo, el conjunto 'citizen' acechó el área de Karius pero le faltó definición en los metros finales. Bernardo controlaba por un lado, Sané acribillaba por el otro. El extremo alemán recibió una y otra vez los balones de Silva para atacar al joven Arnold, excelente durante la ida, pero sus envíos nunca encontraban rematador.


Bernardo chutó al palo justo antes del descanso y poco después Sané marcó gol... pero fue anulado. Un erróneo fuera de juego (el balón lo toca Milner, no un jugador del Manchester City) privó a los locales el irse con un mejor resultado al intervalo. Y fue tal el enfado de Guardiola con Mateu Lahoz que éste lo expulsó de camino al túnel de vestuarios.


La segunda parte fue red


El Liverpool sólo superaba la mitad de campo cuando Firmino recogía una pelota y, con clase, avanzaba metros apoyándose en Salah o Mané. En una de ellas, Oxlade estuvo a punto de marcar el gol que eliminaría la ilusión del City. Aunque ese momento llegó tras el descanso. En un ataque muy rápido de los de Klopp, Mané llegó hasta el área de Ederson y el rechace, de modo muy similar al partido de ida, lo recogió Salah para definir de forma excelsa.


Era el 1-1 que obligaba al Manchester City a marcar cuatro goles en poco más de media hora. Era casi la sentencia de muerte. La reacción de los locales fue dar entrada a Agüero por Silva, buscando más remate en el área, pero también coincidió con los momentos de mayor tranquilidad del Liverpool, que había logrado lo que se propuso desde el inicio: marcar un gol a domicilio.


No fue el único. El equipo de Klopp se tranquilizó con el gol. Cada vez que tenía la posesión, su fútbol era más calmado. Evitaron el vértigo. Y Firmino tuvo una ocasión que no desaprovechó, cerrando su magnífica actuación con un remate al palo largo al que no llegó Ederson. Un 1-2 que aumentaba aún más el parcial de la eliminatoria (1-5), que le asestaba la tercera derrota consecutiva al Manchester City, que echaba al conjunto de Guardiola en los cuartos de final... Pero sobre todo que devolvía al Liverpool a unas semifinales de la Champions League.

Visto 200 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar