domingo, 16 diciembre 2018, 21:17
Sábado, 31 Marzo 2018 05:21

Encuentro internacional danzonero: una fiesta para la música buena y auténtica (+ Videos)

Escrito por  Giusette León García/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

La Sala White de Matanzas fue escenario de las notas y los pasillos iniciales del Tercer Encuentro Internacional Danzonero Miguel Faílde in Memoriam.


Allá en Matanzas se ha creado… hace décadas, un baile de salón que, acompañado del virtuosismo y la musicalidad de esta isla, cruzó el siglo de la mano de músicos, compositores y bailadores, de cubanos que saben distinguir lo bueno y lo auténtico.

La Sala White de Matanzas, donde se presentó por primera vez el ritmo que anima al baile nacional de Cuba, fue escenario de las notas y los pasillos iniciales del Tercer Encuentro Internacional Danzonero Miguel Faílde in Memoriam.
 
En declaraciones exclusivas a CubaSí, el joven músico cubano Ethiel Faílde afirmó que se trata de un espacio de encuentro al que vengan los jóvenes y tengamos una presencia juvenil y actualizada, aunque en constante diálogo e intercambio con la tradición.

El evento se inauguró este viernes con un programa de lujo en el interior de la sala de conciertos, y en medio de la calle, frente al céntrico parque de la Libertad, las jóvenes orquestas danzoneras Cuba Clamé, de Las Tunas, y Miguel Faílde, de Matanzas, ofrecieron un mano a mano para disfrutar el danzón del siglo XXI.

Encuentro Internacional Danzonero

La presente edición está dedicada al aniversario 325 de la ciudad, al quinto aniversario de la declaración del danzón como patrimonio inmaterial de la nación cubana, a los 40 años del sistema de Casas de Cultura y a los 55 del Piquete Típico Cubano, una agrupación que preserva el sonido del danzón del siglo XIX.

Con transmisión en vivo por el Canal Clave, la ceremonia inaugural incluyó la entrega, por primera vez, del Premio Honorífico Miguel Faílde a dos personalidades de la música que han hecho mucho por salvaguardar y promover el danzón: el guitarrista matancero Idelfonso Acosta y el pianista José Loyola.

Además, se entregaron de forma simbólica a la Dirección Provincial de Patrimonio de Matanzas dos mil firmas recogidas entre Cuba y México, que abogan por iniciar el proceso de solicitud a la Unesco de que el danzón sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
 
La musicalísima de Cuba, Beatriz Márquez, protagonizó un espacio para homenajear a la ciudad cuna del danzón: interpretó, por primera vez en vivo, la pieza Luna sobre Matanzas, y puso voz, acompañada por la Faílde, a Las Alturas de Simpson.

Un matancero siempre presente, el compositor y pianista Alejandro Falcón, también ofreció su tributo musical a través de Danzando entre puentes.

La bella cubana, una habanera paradigmática, compuesta por José White, a cargo de la chelista Felipa Moncada, sirvió para conmemorar el centenario de la muerte de este excepcional músico cubano. Y en la despedida, como para tener la bendición de todas las musas de la Atenas de Cuba, la Faílde interpretó su versión del poema Me desordeno, amor, me desordeno, de la poetisa matancera Carilda Oliver.

Hacer música quizás sea la vocación más visible de esta cita del danzón, pero pensarla, debatir y recorrer su historia, también está previsto, a través de un espacio teórico que incluirá ponencias y conferencias magistrales, con entrada absolutamente libre para los estudiantes que quieran sumarse. Además, estará sesionando un concurso de composiciones al que se inscribieron diez nuevos danzones.

El encuentro prevé, para la noche del sábado, el concurso de bailadores, y seguidamente, el concierto «Del danzón al cha cha chá», con la Orquesta de Oro, que dirige el Maestro José Loyola, y una agrupación pinareña que se denomina Ases del Ritmo.

Sin dudas, se han diseñado tres días de programa para tocar y bailar nuestro mejor danzón. Para ello, se suma a la fiesta la orquesta Aragón, que cerrará el programa en un mano a mano con la orquesta Miguel Faílde y el Piquete Típico Cubano, que animará la competencia de baile infantil, en un intencional diálogo de generaciones y culturas, para que nadie dude que el danzón es de Cuba y del mundo, para los nietos y para los abuelos, porque la buena música no conoce edades ni fronteras.

Visto 1274 veces Modificado por última vez en Domingo, 01 Abril 2018 11:15

Medios







Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar