viernes, 21 septiembre 2018, 07:31
Miércoles, 21 Marzo 2018 04:24

Pacto mundial de migración: los desafíos de una realidad cotidiana

Escrito por  Ibis Frade / PL
Valora este artículo
(1 Voto)

Desde hace años, el debate migratorio estaba presente en Naciones Unidas, pero circunstancias coyunturales como la crisis del Mediterráneo lograron finalmente darle mayor centralidad.



El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular puede ser el primer acuerdo negociado de forma intergubernamental bajo los auspicios de Naciones Unidas para cubrir de manera holística un fenómeno tan extendido en el planeta.


Además, este mecanismo aspira a convertirse en columna vertebral de las acciones migratorias en todo el orbe, dijo en entrevista exclusiva con Prensa Latina el representante permanente de México ante la ONU, Juan José Gómez.


Precisamente, México y Suiza lideran y facilitan el proceso de discusiones de cara a la adopción del convenio, a finales de este año.


A ellos tocó la elaboración del borrador del pacto en el cual se establecen una serie de compromisos políticos encaminados a abordar el fenómeno.


Desde febrero y hasta julio próximo, cada mes se realiza una ronda de negociaciones con la participación de los países miembros del organismo multilateral.


Desde hace años, el debate migratorio estaba presente en Naciones Unidas, pero circunstancias coyunturales como la crisis del Mediterráneo lograron finalmente darle mayor centralidad, apuntó el diplomático mexicano.


Luego de varias décadas de intentos -añadió-, el asunto entró por la puerta grande de la ONU y ahora se busca un entendimiento global al respecto.


Otro acuerdo mundial tocará el tema de los refugiados, debido a las características particulares de ese movimiento de personas, precisó el embajador.


En el caso de los refugiados ya existe un cuerpo normativo sólido, con disposiciones legales internacionales, regionales y nacionales dirigidas a proteger sus derechos y tratar de paliar sus problemas, detalló.


Todo ello gracias al trabajo de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), instancia que coordina lo referido a ese otro convenio global, expuso.


En ese sentido, dijo, queda adaptar ese marco normativo a la apremiante realidad que enfrentan quienes necesitan desplazarse por causas forzosas o para salvar sus vidas.


Pero el tema de la migración, debido a su complejidad y enormes implicaciones, decidimos que debía ser un proceso negociado entre los diferentes Estados miembros de la ONU, recalcó.


Primero, explicó Gómez, se realizaron numerosas consultas y discusiones de manera regional: en África, Europa, América y Asia. Después, todas esas inquietudes y consideraciones fueron debatidas a finales de 2017 en una reunión en Puerto Vallarta, México.


¿Cómo ocurren las migraciones, qué retos e implicaciones entrañan, cuáles son las vulnerabilidades, por qué las personas deciden migrar, cómo es el tránsito entre fronteras?, estas fueron algunas de las interrogantes que surgieron, agregó.


También se habló del tráfico humano, la discriminación, las condiciones de trabajo de los migrantes y su inserción en las comunidades de acogida, entre otros, ahondó el embajador.


Gómez lamentó la decisión del gobierno de Estados Unidos de ausentarse de este mecanismo y espera que eventualmente regrese al pacto: a pesar de eso, vamos a continuar con mucho vigor.


'El fenómeno migratorio atraviesa todas las actividades de los gobiernos y toca diferentes esferas de la sociedad, por ello resulta tan importante trazar líneas generales que permitan regularlo.'


Unas 250 mil personas se mueven por el mundo, ¿qué podemos hacer para que esos desplazamientos no impliquen riesgos? Necesitamos construir un entorno de confianza para una vez adoptado el pacto, aplicar soluciones que efectivamente resuelvan los problemas, subrayó.


PRIMER BORRADOR DE UN MECANISMO ¿VINCULANTE?


En sus primeras páginas, el borrador del pacto muestra la visión y misión de los Estados miembros de la ONU al tratar de construir ese gran entendimiento, así como una descripción del fenómeno migratorio.


En la segunda parte están planteados 22 objetivos muy concretos, que son las propuestas que deben acordar los países.


Según el representante permanente de México ante la ONU, buscan generar una nueva narrativa en cuanto a la migración, basada en evidencias y hechos, no en impresiones o percepciones erróneas.


Los primeros objetivos tienen que ver las razones por las cuales las personas deciden emigrar. El segundo grupo está relacionado con el cruce de fronteras, el tráfico de personas y la documentación.


En tanto los últimos se refieren a la acción del migrante cuando ya está en la comunidad de acogida, por ejemplo, las formas y condiciones de empleo, aspectos nunca antes abordados en otros convenios, puntualizó Gómez.


Por último, la tercera parte se dedica a diseñar una especie de sistema constitucional global para dar seguimiento a la implementación de los objetivos trazados.


En ocasiones es muy fácil caer en espejismos cuando se trata de hacer documentos vinculantes, en Naciones Unidas existen varios mecanismos de ese tipo que luego de aprobarse terminan sin ser firmados por la mayoría de los Estados miembros, explicó.


Precisamente no queremos que eso ocurra con el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, y que finalmente acabe siendo suscrito solo por los llamados 'países de origen' mientras los 'de destino' se mantienen ajenos, indicó.


A juicio del embajador mexicano, lo importante es construir un compromiso político consensuado -sobre la base de evidencias- que incluya los retos y las responsabilidades frente al fenómeno de la migración y pueda ser utilizado como una guía.

Eso sería más valioso que cualquier instrumento jurídicamente vinculante firmado solo por unos pocos, insistió.


Uno de los retos ahora en América Latina y el Caribe es la creciente migración interregional: antes había una percepción de que esos movimientos eran hacia el norte, con destino final en Estados Unidos, pero cada vez más personas viajan de un país a otro dentro del área, apuntó.


Asimismo, agregó, la migración que se está dando en América Latina y el Caribe ya no es puramente por motivos económicos, hay quienes lo hacen en busca de mejoras en la salud y otros servicios de primera necesidad, o debido a fenómenos naturales como la sequía o a la falta de acceso a alimentos y agua.


Otra migración está relacionada con la violencia criminal y todo ello entraña retos al elaborar las políticas, con enfoques diferentes y por medio de un diálogo mucho más profundo, valoró el diplomático mexicano.


Necesitamos abordar las causas por las cuales ocurren esos movimientos. En el caso específico de América Latina y el Caribe existen grandes coincidencias y una visión política e histórica compartida, además de una realidad donde los migrantes juegan un papel importante, señaló.


Gómez espera que todos los Estados miembros de la ONU vean el mecanismo como la ruta correcta y que el pacto se convierta en una sombrilla capaz de abarcar todo lo que sucede en materia migratoria en el mundo.

Visto 1345 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar