martes, 20 noviembre 2018, 14:37
Viernes, 09 Marzo 2018 05:48

¿Por qué llorar por sus amigas?

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(12 votos)

Primer largometraje de ficción de Magda González: mujeres entre nervios, remembranzas y proyectos.

A muchas, y muchos, he interrogado sobre la película recién estrenada “¿Por qué lloran mis amigas?”, y prácticamente en todos los casos el saldo ha sido positivo.

El último de estos diálogos lo sostuve con una habanera que fuera directiva, décadas atrás, en la Editorial de la Mujer, y ella también me ratificaba cuánto le agradecía al largometraje por abrirle en estos tiempos al menos un espacio al tema femenino.

Sería interesante razonar hasta qué punto los abordados en la cinta son precisamente temas femeninos, no obstante tratarse de historias de cuatro mujeres. Además, ¿son las protagonistas en verdad representativas de las cubanas?, ¿viven, se alegran y sufren por motivos comunes o al menos semejantes a los de las mujeres que alentamos en esta Isla?

Está claro que ninguna obra de arte ha de ser un calco de la realidad, pero si la propia directora declara como su intención que la cinta “arroja luz sobre las problemáticas femeninas existentes en la sociedad cubana”, entonces sí habría que ver cómo conjuga lo cortés con lo valiente.

Los conflictos que aquejan a cada una de las cuatro mujeres de esta entrega coral pareciera resumirlos una de ellas (Gloria, interpretada por Luisa María Jiménez) del modo más sintetizado posible: “Irene, una invertida; Carmen, ladrona; y Yara, una loca idealista”. En igual tónica de síntesis a Gloria podrían endilgársele los cartelitos de intolerante e inflexible “in extremis”.


Pero si se mira bien, el haber robado y cumplido prisión no es asunto exclusivamente femenino, como tampoco lo son las conductas idealistas o intolerantes de las otras. La homosexualidad de la cuarta y su “salida del closet” sí se proyecta y aborda a partir de un enfoque de género. Ciertamente, en el resto de los casos también la condición de mujer marca cada una de las historias, pero, insisto, no son esas problemáticas específicamente femeninas.

De las cuatro, salvo una, todas residen en excelentes viviendas; todas son universitarias, ninguna es obrera o técnica, y, asombrosa, casi increíblemente, a ninguna se le ve “fajada” con esa doble jornada –laboral y doméstica- que es la que por sobre todas las cosas golpea hoy a la mujer cubana.

alt


Aun cuando la más reciente Encuesta Nacional sobre igualdad de género revela que el 81,4% de la población cubana identifica que se comete algún tipo de maltrato contra las cubanas, especialmente en el ámbito doméstico, en estas cuatro historias esas lamentables situaciones quedan descartadas.

Más bien se nos muestra un raro panorama hogareño donde el esposo –ni por asomo parecido a la media del hombre cubano- cocina, friega, lava, y le pregunta a su esposa si viene a almorzar con él porque se siente solo. “La película está al revés” escuché comentar a mis espaldas en el cine cuando Patricio Wood, en el personaje de Eduardo, esposo de Yara, pronunciaba tan increíble bocadillo, con ojos casi humedecidos y trapito de cocina en mano –le faltaba el delantal, pero ya sería demasiado.

Ello, mientras el otro esposo, Ramón, pareja de Irene, al escuchar por boca de su compañera la propuesta de terminar la relación porque ella ama a otra persona; él,del modo más paciente y civilizado del planeta la convoca, acariciándole tiernamente la mano, a pensárselo mejor, porque puede tratarse solo de una sublevación de las hormonas. No digo que no suceda así, ¿pero es esa la tendencia, son así los hombres cubanos?

Vale la interrogante porque la propia realizadora del filme había comentado durante conferencia de prensa en el Centro Cultural Cinematográfico ICAIC Fresa y Chocolate: “Esta no es una película solo para mujeres. Los hombres también tienen un papel fundamental en la lucha por la equidad de género. Funciona para todos los espectadores”.

Entonces, los señalados no parecen ser simples “detallitos”. Ese necesario enfoque de género, el cual, lo mismo para Ellas que para Ellos, queda desdibujado, borroso, y se sitúa en el centro de la diana lo que no son las principales problemáticas de las cubanas.

Resultan, sí, diversas las historias, las posturas ante la vida de los cuatro personajes, y en ese sentido sí se sugiere ese respeto a la diversidad que tanto se ha reiterado como virtud de este largometraje de 82 minutos.

Con guión y producción de Hannah Imbert Morell, y las actuaciones de Luisa María Jiménez, Edith Massola, Yazmín Gómez y Amarilys Núñez, la cinta, coproducida por RTV Comercial y el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), narra el encuentro, 23 años después, de cuatro amigas que hacen catárticos recuentos a sus vidas, abundantes lágrimas mediante.

Muy bien logrado el manejo de los tiempos, la alternancia de presente y pasado con la edición a cargo de Celia Suárez y la dirección de fotografía en manos de Roberto Otero. Sin dudas, es una estructura dramatúrgica poco novedosa, pero funciona bien para historias corales como estas. A pesar de discurrir prácticamente en una sola locación, por demás un espacio cerrado –la casa de Irene-, la película consigue buen ritmo, un tempo loable.

La propia Magda en declaraciones a la prensa había comentado “utilizamos los interiores para identificarnos con los problemas íntimos de los personajes”.

Otro tanto a favor se anota el desempeño actoral. Eso sí, en la medida en que el guión lo permite, y hay ciertamente parlamentos que no podrían quedarle bien a nadie, como aquel que textualmente indica: “la sexualidad es algo muy personal y no tiene que estarse enarbolando por ahí como bandera”. Más que nacida de una alumna de preuniversitario, parece copiada de una conferencia de la doctora Mariela Castro.

Y qué decir del intercambio entre Irene y el esposo cuando la primera le confiesa: “A ti te quise lo mejor que pude; pero amar, solo a ella”. ¡Alabaooo!

El personaje de Gloria –bien por los nombres de cada una, que en algunos casos las retratan, así como el vestuario y el maquillaje-, supuestamente el de más matices y que más margen deja para un desborde de talento, aun cuando Luisa María Jiménez, de vuelta, claramente se entrega y desdobla, por momentos frisa con lo caricaturesco por tanta exageración y extremo.

Sin embargo, la propia Jiménez justifica a su personaje, presentado además como profesora universitaria: “Es una mujer frustrada porque su esposo la ha abandonado. Es muy conservadora, religiosa, llena de ataduras familiares e impuestas por ella. En el mundo existen muchas personas así, que se resisten a cambiar su modo de pensar y actuar porque piensan que es el modelo que debe seguir toda la humanidad”.

En cuanto al guión, mucho de lo que acontece resulta predecible desde los primeros minutos de película. Basta el primer intercambio entre Irene –estudiante de preuniversitario- con la amiga, para saber que devendrá en relación lésbica. Lo mismo puede intuirse de la reacción de Yara al conocer que Carmen acaba de salir de prisión: era obvio que sería ella y no otra quien le tendería la mano buscándole trabajo, “como Juana de Arco”.

No siempre se percibe una conveniente progresión dramática; las agresiones y la violencia verbal se desencadenan demasiado rápidas y sin justificaciones sólidas. En igual cuerda es recibido el encuentro de las amigas luego de 23 años de separación, quizás faltó esa sentida sorpresa y curiosidad que abre las puertas a las expectativas del público.

Según González Grau, destacada particularmente en el ámbito televisivo, la cinta enarbola la tesis de que todos, aunque pensemos de manera diferente y tengamos diversas orientaciones sexuales, podemos lograr una comunión de intereses y ayudar a nuestro país. En realidad, no a pesar de ello, sino solo a partir de pensamientos y orientaciones diferentes es que puede construirse un país con todos y para todos.

Es verdad que no es una película llena de marginales, de ciudadelas, de seres en franco desmoronamiento como últimamente nos acosan las entregas cinematográficas desde y/o sobre Cuba, y eso habría que agradecérselo también: el no ser más de lo mismo.

Pero en los agradecimientos o créditos no se leía nada referido al Centro de Estudios de la Mujer o a otra institución cualquiera que les hubiese ayudado a avanzar de la mano de la ciencia por el camino que declaradamente se propusieron.

De haberlo hecho, quizás  podrían haberse escuchado más alto los aplausos, y tal vez hubieran hasta alcanzado la ovación, si en realidad las amigas lloraran por los más acuciantes problemas de las mujeres cubanas invitando a reflexionar a propósito.

Visto 1986 veces

Medios

La película de Gerardo Chijona recrea el itinerario de un psicópata sin las resonancias del cine negro y con algunos énfasis de más…

Más de uno se asustarían ante la idea de que el mismísimo Diablo camina entre nosotros.

Comentarios  

 
#10 Robert 14-03-2018 15:54
Y este es para la bella e inteligente muchacha que conocí en mi juventud en la revista MUJERES: Vladia
En la crítica de arte se debe ser muy cuidadoso en la diferenciación de lo que es el realismo ¨socialista¨ la ficción o virtualidad del discurso literario primero y luego cinematográfico , amén otros conceptos.
Pretender hacer mimetismo de la realidad para enfocar el género me parece un absurdo porque se pierde ese estado de sugerencia necesario para reflexionar y nos convierte en didascálicos sin buscar activar la forma más importante de los humanos que es el interés despierto y listo para pensar más que aceptar recetas para pretender inyectar oficialmente posiciones sociales. Para mi queda claro que presentar un mal barrio, una casa que no lo es tanto, la doble jornada y muchas cosas que suenan ya a simplonas y un tanto no perteneciente al actual empoderamiento de la mujer cubana no aportan nada nuevo. Como tampoco es querer mostrar un estrato de clase para analizar los problemas de la mujer cubana.
Otro tema importante es la generalización sobre la base de algo que escuché o que es producto del conocimiento tácito sobre tiempos pasados. En las seis décadas de la vida cubana han sucedido muchos cambios y nos aferramos a pensar que estamos estancados, y sobre todo cuando se trata del tratamiento al hombre dentro de la política de género como si aún fuese necesario llamarlo simplemente MACHO. Ese mismo que durante mucho tiempo combatió en Angola, Etiopía, Playa Girón y otros lugares incluyendo la resistencia contra una guerra económica brutal, además de hacer lo imposible para poder sostener una familia, y que solo le fue posible porque las mujeres siempre han sido inspiradoras y defensoras y además han combatido con el cuidado de sus hijos. Siempre pensando que aún somos de bares y cantinas o que lucimos zapatos de dos tonos: qué error más desatinado.
Para hacer literatura hacen falta pulir la cultura y tomar como referencia, quizás, posiciones oficiales para ciertos temas, que no significa que debemos desligarnos de la realidad, pero el que escribe se apropia estéticamente de ella y la devuelve en diferente forma.
El machismo femenino existe, criterios anti homosexualidad también, las facilidades para estudiar algunos también, los criterios morales sobre la cárcel también y muchos más que no necesariamente tienen el mismo sentido social en las personas, y eso es cierto, es social también con género y sin él. Su eliminación requiere de destierro de miles de años de lo generalmente aceptado en la sociedad. Una lucha constante.
Entiendo que queremos que el cine refleje más realmente la sociedad cubana como si no estuviese permito enfocarlo con diferentes miradas y tendemos a querer encasillarlo en lo que creemos correcto a nuestra vista.
 
 
#9 Robert 14-03-2018 07:57
Tal vez la cotidianidad haga ver tan simples las historias dentro de una caricatura teatral mostrada de una manera tan superficial que no lo salva ni la retrospección como recurso para reforzar el discurso de la película, intentando evitar la linealidad de los monólogos que se integran de alguna manera.
Ya nada es original, pudiéramos sentenciar pero las cosas siempre son nuevas cuando se hacen con amor… parafraseando a Martí. Historia que en lo ético no serán nada a tener en cuenta porque llueve sobre mojado y eso resta la originalidad siempre que se presente como un gran descubrimiento ante espectadores entrenados como es el público cubano.
Realmente tuvo una promoción tan elevada que hacía creer que estaríamos ante una factura muy excepcional. Pero… las actuaciones teatralizadas, personajes mostrando haberse aprendido de memoria los textos, transiciones poco convincentes hacen que estemos ante una más que tiene penas ¿y la gloria…?
Alguien deberá trabajar en evitar las actuaciones manidas, de la cuales no se salvaron ni las actuaciones especiales, o los invitados, porque resta a la caracterización como recurso original necesario.
Como catarsis está aprobado pero… como comparación con el cine actual…
 
 
#8 yane 12-03-2018 13:42
cito... se nos muestra un raro panorama hogareño donde el esposo –ni por asomo parecido a la media del hombre cubano- cocina, friega, lava, ... SENCILLAMENTE APLAUDO pq querríamos ver mas d lo mismo.. aunq no sea la tendencia existen hombres así y precisamente los medios de comunicación legitiman comportamientos ... prefiero éstas escenas q no mas machismo del mismo q se muestra en la novela cubana, donde los hombres se creen propietarios de su mujer para luego ser aprendido x los televidentes como algo... Normal y Común
 
 
#7 Orlando 12-03-2018 12:24
excelente filme, muy buen guion, muy buen nivel de actuacion, ninguna sobresle por encima de la otra, los temas que tratan existen y suceden, discrepo de lo que plantea la periodista, en verdad existe mucha violencia de genero, pero tambien existen esposos que entienden a las mujeres, y las ayudan en sus quehaceres, como confirmacion de la pelicula, esta el documental que, previamente, se exhibe con dicho filme, donde se pone de manifiesto que existen padres que son capaces de asumir el papel de madre, en ausencia de esta. Periodista, para poder entender esta pelicula, usted debe vivir, en carne propia, o haber formado parte, de esa minoria discriminada, ya sea por su orientacion sexual, por haber cometido algun delito, y aun habiendolo pagado, no logra ser comprendido por los demas. Considero que es una de las mejores peliculas que se han filmado en Cuba en los ultimos tiempos, confieso que, en un principio, pense que iba a ser una pelicula mas sobre el tema feminista y, para mi sopresa, agradable por cierto, me encontre con todo lo contrario, lo que sucede a las amigas, le pudo suceder tambien, a los hombres. Felicitaciones para todo el equipo de realizacion y, sobre todo, para las actrices.
 
 
#6 PAULINA 12-03-2018 10:32
Es una pelicula maravillosa, me encanto; sin menospreciar el criterio de la periodista. Me rei, llore y reflexione. Los temas tratados son el dia a dia de muchas cubanas. Me parece que es suficiente con lo que se vive todos los dias, no hay necesidad de recordar la inmudicia con que viven algunos. El tema de la pelicula tambien es una realidad de nuestro pais. Felicidades a las actrices que encarnaron los personajes. !!!!EXCELENTES! !!
 
 
#5 JVP 10-03-2018 07:16
Valdia hace mucho que dejer de ver el cine cubano por lo mismo que planteas en tu comentario y otras cosas, es como si la gran mayoria de nuestros cineastas (si hay otro diferente, por dios! que haga ya su filme) vivieran en el ultimo piso de alguno de los altos edificios de la calle 23 del Vedado de la Habana donde solo te enteras de los que se van o en un cuarto del mas deteriorado de los solares tambien en el Vedado donde parece que nadie se faja, juega, ¨bisnea¨, ¨jinetea¨, molesta al vecino sin consideracion y el agua aun se carga a cubitos, o sea desconcocen lo que pasa, con todos sus matices, en la sociedad cubana; no lo conocen o no se detienen a estudiarla, no tratan de convivir con ese que hace cola para cualquier cosa o el que se mete en una guagua aunque sepa que va a ir mas apretado que una faja de pesista, con ese que mientras todos estan dando pico y pala o esta arrecostado en un rincon o dando muela, pero que pase lo que pase va a las elecciones, a los actos politicos, paga el sindicato y se muere porque su empresa salga adelante, o sea el cubano. Con esto te digo que gracias por el comentario; sumo otra a la lista de las que no vere. Y que conste en mi casa, cocino, friego y limpio ...solo cuando alguna de las mujeres de la casa no esta y que tambien conste no quiero irme de este pais porque me siento cubano.
 
 
#4 Helen 09-03-2018 12:58
De acuerdo con lo escrito por la periodista. Ojalá las historias contadas se parecieran más a la mujer cubana, común y corriente.
 
 
#3 nly 09-03-2018 12:48
En mi modesta opinion, la película me gustó mucho, creo que la directora abarco de una manera genial algunas aristas de las mujeres cubanas, por ello felicito a todos los que estuvieron relacionados con este filme. No es bueno generalizarlo todo porque hay veces que por querer abarcarlo todo, no salen bien, estuve en el Acapulco, hubo aplausos, risas, enseñanzas y sobre todo, pusieron a pensar al publico presente, que creo que es lo mas importante.
 
 
#2 Jane 09-03-2018 12:27
La película me gustó mucho(así de simple), y me alegré ver también que, no es la misma mujer de siempre en la casa enredada con sus calderos e hijos y un marido que la menosprecia y golpea, el mismo cliché donde la mujer no pasa de ser una víctima del universo machista en el que vivimos.
Algunas, espero que muchas, tenemos esposos que nos lavan los platos en casa sin que para ello haya que extorsionarlos con la falta de intimidad o dejarlos sin comer, y no lo hace como "ayuda"sino porque forma parte de la responsabilidad de ellos con su hogar. Lo hacen, porque nos quieren y aprecian el esfuerzo que hacemos nosotras también en nuestros trabajos de día.
Por otra parte, yo si le doy mi voto de confianza al conocimiento y la manera de expresarse de muchas alumnas de preuniversitari o,pues la que tengo en casa, habla y actúa con una madurez que muchas personas con más edad envidarían.
Problemas acuciantes para la mujer cubana, muchísimos hay,y me sentaría nuevamente con tremendo gusto una vez más en el cine para disfrutar de una puesta en pantalla de la secuela de esta película, lo que para que fuera "mejor", quizás usted podría ser la guionista,direc tora y actriz, y como a la anterior, también le regalaría una ovación.
 
 
#1 Rigo 09-03-2018 08:35
Quiero ver la pelicula, todavia no he visto los buenos demonios, tendre que buscarlo en el paquete, seguro ya en el cine la quitaron de cartelera.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar