viernes, 19 octubre 2018, 02:42
Domingo, 04 Marzo 2018 21:19

Putin rechaza entrega de rusos acusados de injerencia en EE.UU.

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(1 Voto)

El presidente Vladimir Putin rechazó la posibilidad de entregar a ciudadanos rusos, acusados de una supuesta injerencia en los asuntos internos de Estados Unidos.

Nunca extraditamos a los ciudadanos a ningún otro país, incluido Estados Unidos, señaló Putin, quien aclaró que los acusados de ninguna forma representan al gobierno ruso. No tengo la más mínima idea de qué ellos hacían, declaró a la cadena de televisión estadounidense NBC.


El jefe de Estado ruso reclamó a sus contrapartes norteamericanos enviar materiales concretos, en lugar de dialogar con los medios de difusión. Estamos dispuestos a conversar sobre eso, comentó.


Un informe del fiscal especial norteamericano Robert Muller sobre la presunta injerencia estadounidense se refirió en 40 páginas de texto a 13 ciudadanos, incluido el restaurador Evgueni Prigozhni, a quien situaron como organizador de la presunta acción.


El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, consideró infundadas las acusaciones contra esta nación, mientras el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, denunció que no existe prueba alguna para demostrar la supuesta intromisión en los asuntos norteamericanos.


La cancillería rusa recordó que desde hace más de medio siglo Estados Unidos se dedica a interferir en los asuntos internos de otros países en todo el orbe, pero se arroga el derecho de acusar a otras naciones de interferir en los suyos.


En su informe, Mueller destaca el hecho de que la prensa rusa se dedicó a divulgar el escándalo de las maniobras en las filas demócratas para dejar a Bernard Sanders fuera de la campaña electoral.


La Casa Blanca, basada en el argumento de la injerencia rusa, aplicó sanciones contra esta nación que incluye la esfera energética y la de producción de armamentos, cuyas empresas rusas analizan nuevos contratos, luego del éxito registrado por Rusia en Siria.


El 11 de diciembre, Putin ordenó la retirada del grueso del contingente militar ruso en Siria, aunque aclaró que se mantenían la base aérea de Jmeimim, en la provincia de Latakia, y el punto de suministro en el puerto de Tartus.


La decisión la tomó el jefe de Estado, después de asegurar que los militares rusos cumplieron con su misión de destruir a las fuerzas mejor preparadas del movimiento terrorista Estado Islámico.

Visto 552 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar