lunes, 22 octubre 2018, 18:29
Domingo, 11 Febrero 2018 08:14

Colombia: Ofensiva ultraderechista

Escrito por  Arnaldo Musa
Valora este artículo
(0 votos)
La participación de la FARC en el ámbito político de Colombia fue acordado durante los diálogos de paz celebrados en La Habana, Cuba. | Foto: @FARC_EPueblo La participación de la FARC en el ámbito político de Colombia fue acordado durante los diálogos de paz celebrados en La Habana, Cuba. | Foto: @FARC_EPueblo

La ultraderecha colombiana intensificó en las últimas horas su política de odio contra el ex grupo rebelde Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, con ribetes incluyentes en el plan propugnado por Estados Unidos y ejercido activamente por las respectivas “gusaneras” contra Cuba y Venezuela.


A la denuncia contra Centro Democrático, del ex presidente Álvaro Uribe, de fraguar los más recientes ataques verbales y físicos contra Rodrigo Londoño, candidato presidencial del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, con igual sigla que la anterior organización guerrillera, (FARC), los fascistoides ofrecieron hipócritamente los servicios de los elementos paramilitares que cuidan a cuatro de sus legisladores, en tanto Álvaro Uribe se reunía con el  exilio contrarrevolucionario cubano en Miami, festejando el avance del plan imperialista.

Esta situación ha creado diferente matices, pero vayamos por parte: el viernes 9, los candidatos de la FARC anunciaron que suspendían temporalmente sus campañas presidenciales y legislativas en medio de preocupaciones de seguridad.

Como todos conocemos, pero es bueno reiterar, los ex combatientes alcanzaron un histórico acuerdo de paz con el gobierno en el 2016 que les permitió conformar un partido político a cambio de entregar sus armas y cumplir otros puntos del extenso convenio, el cual han tenido en cuenta escrupulosamente, no así el gobierno central, que ha seguido permitiendo a los grupos paramilitares, se niega a dejar libres a presos políticos y no sufragan la mayor parte de los gastos que ocasionan el asentamiento de los revolucionarios en nuevos lugares, entre otros incumplimientos.

El acuerdo de paz, suscrito en La Habana, daba una esperanza cierta de terminar un conflicto de más de cinco décadas, que dejó al menos 250 000 muertos, 60 000 desparecidos y más de siete millones de desplazados.

Ya el asesor jurídico de la organización de ex combatientes, Enrique Santiago, había advertido que los acaudalados jefes la reacción estaban ofreciendo un millón de dólares por la muerte de cada miembro del Secretariado, e Iván Márquez,  uno de sus dirigentes, destacó que “hemos conocido incluso de amenazas para los que estamos liderando este proceso de paz del lado de las FARC, como se dice de manera general, por labores de inteligencia; pero claro, son datos muy serios que ya los hemos trasladado a las autoridades competentes”
Pero nada se ha hecho y ya suma medio centenar los dirigentes y activistas de la entidad asesinados, sin incluir a más de un centenar y medio reportados por otras organizaciones campesinas y obreras.

Según el comunicado emitido por el partido este viernes, "el derecho a la protesta, no puede ser esgrimido como argumento para justificar hechos y conductas, tipificadas como delitos en el código penal colombiano. Por esta razón, acudiremos con todo el acervo probatorio disponible, ante las instancias judiciales para que se castigue los responsables de estos hechos".

La situación se puede poner más compleja si desde la FARC deciden responder a los actos violentos. Es un riesgo inminente. Por eso este viernes la dirigencia del partido pidió "no dejarse llevar por las provocaciones, a mantener la calma y concentrarnos en el desarrollo de reuniones internas que nos permitan fortalecer las propuestas programáticas que estamos presentando a consideración del país".

DEMOCRACIA GUSANERIL

Más al norte, en Miami, Uribe y el candidato presidencial del uribismo, Iván Duque, se reunieron con líderes de la gusanera de origen  cubano para explorar vías de cooperación en el escenario electoral en Colombia y México, dos de las naciones latinoamericanas que tienen cita con las urnas este año, así como las estrategias para “contribuir al restablecimiento de la libertad en Cuba y Venezuela", dijeron a Efe fuentes de la Fundación Inspire América.

El abogado Marcell Felipe, presidente de esa fundación, subrayó que en la reunión ambas partes coincidieron en que la causa de Cuba, Venezuela y Colombia es "una sola".
Uribe agradeció al exilio cubano el que no le hayan dejado "solo" cuando las autoridades de EE.UU. (en la anterior administración de Obama) no se interesaron por las cosas que sucedían en Colombia. Con respecto a Venezuela, Uribe destacó que es responsabilidad de los “militares honestos de ese país el sacarlo de la crítica situación en la que está”.

El ex subsecretario de Estado de EE.UU. y ex embajador en Venezuela Otto Reich, quien también asistió a la reunión, afirmó que "desde que Fidel Castro participó en el Bogotazo, en 1948, el castrismo ha querido controlar las riquezas de Colombia”, y el ex alcalde de Miami, Tomás Regalado, indicó que "las próximas elecciones de Colombia serán determinantes no solo en Colombia, sino también para el futuro de Venezuela y particularmente para la oposición en Cuba".

Para completar el bodrio contrarrevolucionario y proimperialista, no faltó el mensaje que envió desde Madrid el conocido agente de la CIA Carlos Alberto Montaner, quien criticó al presidente Juan Manuel Santos, por conceder ventajas electorales a las FARC, y elogió a Duque, candidato presidencial del Centro Democrático, por su "determinación de corregir los inmensos errores cometidos por el actual gobierno".

ENCUESTAS

Algunos diarios de Colombina afirman que es “preocupante” la situación electoral en Colombia, pero no por la situación de violencia creada por la ultraderecha, sino porque encuestas de diversos matices coinciden en que los ex alcaldes de Bogotá, Gustavo Petro, y de Medellín, Sergio Fajardo, calificados de izquierdistas, son los favor de cara a las elecciones del 27 de mayo próximo, con un 23,5% y un 20,2% de intención de voto, respectivamente.

Petro es un antiguo miembro de la guerrilla M-19 y gobernó la capital de Colombia entre 2012 y 2015. Ahora es candidato del Movimiento Colombia Humana. Fajardo, matemático que gobernó Antioquia y Medellín, está avalado por el Movimiento Compromiso Ciudadano, Alianza Verde y el Polo Democrático Alternativo.

La encuesta sostiene que en una segunda vuelta, el 27 de junio,  Petro derrotaría a todos los demás posibles candidatos, con excepción de Fajardo.

Por detrás de Petro y Fajardo están el ex vicepresidente Germán Vargas Lleras (derecha, 15,6%), el liberal Humberto de la Calle (11%  e Iván Duque (derecha, 9,2%). Muy lejos queda Londoño, que obtendría el 1,6%de los sufragios. Piedad Córdoba, de Poder Ciudadano, ostenta 1,2%. No obstante, todos tenemos experiencia que las encuestas dictan mucho de convertirse en verdad o por lo menos que se respete el voto en las urnas, y más cuando la ultraderecha se siente envalentonada con el apoyo irre$tricto del Imperio… y de los “gusanos” de origen cubano.

Visto 775 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar