martes, 18 septiembre 2018, 20:59
Domingo, 04 Febrero 2018 08:32

“La librería” e Isabel Coixet triunfan en los Premios Goya

Escrito por  AP
Valora este artículo
(2 votos)
La directora española Isabel Coixet posa con un abanico rojo a favor de más oportunidades para las mujeres en el cine, al llegar a la ceremonia de los Premios Goya el sábado 3 de febrero del 2018 en Madrid. La directora española Isabel Coixet posa con un abanico rojo a favor de más oportunidades para las mujeres en el cine, al llegar a la ceremonia de los Premios Goya el sábado 3 de febrero del 2018 en Madrid.

a realizadora Isabel Coixet triunfó el sábado en los Premios Goya con “La librería”, elegida mejor película en una gala en la que el filme vasco “Handia” arrasó con diez trofeos, en su mayoría en categorías técnicas.

“La librería” (“The Bookshop”), una adaptación de la novela de Penelope Fitzgerald sobre una viuda tenaz que se planta al rechazo de sus vecinos de la Inglaterra rural a su negocio de libros, se alzó con el premio a la mejor película, dirección y guion adaptado. Coixet subió al escenario en tres ocasiones para agradecerlos.

En 32 años de historia de los premios, solo tres películas dirigidas por mujeres han logrado el Goya más importante: Icíar Bollaín lo hizo en 2004 con “Te doy mis ojos” y dos años después, precisamente también Isabel Coixet, con “La vida secreta de las palabras”.

“A todas esas mujeres que van al cine, que leen libros y que hacen que todavía estemos aquí”, dijo la realizadora catalana. “Sobre todo a mi madre porque cuando yo era pequeña y me escaqueaba de todas las cosas de casa, mi padre se enfadaba y mi madre siempre decía ’tú deja que la niña lea, que de algo le servirá”.

Coixet se mostró partidaria de imponer cuotas de mujeres en el cine “como reparación histórica de las desigualdades”, y dijo que más allá de las palabras lo que resulta necesario son cambios reales.

“Los golpes sobre la mesa hay que darlos sobre la mesa de negociación”, dijo. “Esto es una ceremonia, hay mucho hashtag, mucha figuración. Lo que ocurra aquí puede tener una cierta influencia, pero no nos vengamos arriba, y no nos sobrevaloremos.”

Junto a Coixet, la joven cineasta Carla Simón se erigió con el honor a la mejor dirección novel por “Estiu 1993”, subrayando la calidad del cine hecho por mujeres a pesar de su pobre representación dentro y fuera de la pantalla.

El clamor por la igualdad de género centró los gestos y discursos durante la fiesta del cine español de este año. A Coixet, Simón y la actriz Penélope Cruz, que fueron las pioneras al cruzar la alfombra roja con abanicos impresos con el mensaje #MASMUJERES, se fueron sumando otros asistentes.

“Rebeldía, resistencia y amor”, dijo la actriz chilena Daniela Vega, protagonista de “Una mujer fantástica”, sumándose a una reivindicación que se hizo unánime. Vega acompañó sobre el escenario en Madrid a su director, Sebastián Lelio, al recoger el Goya a la mejor película iberoamericana.

La cinta chilena se impuso al documental colombiano “Amazona”, la película mexicana “Tempestad” y la argentina “Zama”, sumando así a una larga lista de reconocimientos a la espera de los Oscar de Hollywood, a los que fue nominada a mejor película en lengua extranjera.

El actor Eneko Sagardoy, que en “Handia” da vida a un gigante que recorre la Europa del siglo XIX en busca de fortuna junto a su hermano, dio el pistoletazo de salida a la gala recogiendo el premio a mejor actor revelación, y con él inauguró además la buena racha para el filme vasco.

“Por aquellos que no se sienten comprendidos”, dijo el actor. “Por esas identidades y esos cuerpos raros. ¡Que viva!”.

La cinta de Aitor Arregi y Jon Garaño arrasó en la mayoría de las categorías técnicas, con premios que incluyeron vestuario, montaje, sonido, dirección de producción, dirección artística y de fotografía, maquillaje y peluquería, efectos especiales, además de guion y música originales.

“Handia”, rodada en vasco, había llegado a la ceremonia con 13 nominaciones, seguida de “La librería”, en inglés, que optaba a 12 premios. Aunque “La librería” se fue con solo tres estatuillas, fueron en las principales categorías.

Ambos filmes se disputaban el galardón a mejor filme con “Estiu 1993”, sobre el primer verano de una niña con sus padres adoptivos, que se acabó llevando tres premios; “El autor”, sobre los quiebros existenciales y manipuladores de un aspirante a novelista, que obtuvo dos; y el terror enlatado en banda sonora de los años 90, “Verónica”, que ganó mejor sonido.

Cruz y Javier Bardem, la pareja de oro del cine español, recibió miradas y ovaciones, pero se marchó con las manos vacías. Ambos estaban nominados por sus interpretaciones en “Loving Pablo”, basada en las memorias de la periodista colombiana Virginia Vallejo sobre su relación con el narcotraficante Pablo Escobar.

Los premios a las mejores actuaciones fueron para Javier Gutiérrez, por su trabajo en “El autor”, y Nathalie Poza por su papel de una mujer que emprende un viaje con su padre huyendo de la enfermedad y la muerte en “No sé decir adiós”. La actriz subió al escenario con el abanico reivindicativo en mano.

El Goya a la mejor dirección novel para Simón resultó uno de los más aplaudidos de la gala. La realizadora dedicó el premio a sus padres biológicos “y a todos los de su generación que murieron por el VIH, quiero que dé fuerzas a todas las personas que viven con el virus, pues considero que es absurdo el estigma”.

La segunda gran ovación de la noche, esta vez con el auditorio al completo en pie, se la llevó la veterana Marisa Paredes, actriz fetiche del realizador Pedro Almodóvar. La intérprete de 71 años _y expresidenta de la Academia de Cine, que entrega los premios_ recogió el primer Goya de su extensa trayectoria: el Goya de Honor.

“Por fin nos vemos las caras tú y yo”, dijo en el escenario mirando los ojos del busto del pintor Francisco de Goya, que da nombre a estos premios.

Los abanicos feministas volvieron a aparecer cuando la vicepresidenta de la Academia, Nora Navas, blandió otra lanza en favor de la igualdad de oportunidades para mujeres como intérpretes, pero también al frente de proyectos cinematográficos y en roles técnicos.

“Y nadie tiene que sentirse incómodo porque eso ocurra, porque derrotando la superioridad de género derrotaremos el monstruo de la violencia contra las mujeres”, dijo Navas, añadiendo que “debemos lograrlo todos juntos. Todas, juntas”.

Navas también destacó que el cine español recaudó más de 100 millones de euros (124 millones de dólares) en 2017 a pesar del impuesto de valor añadido al cine que “sigue ahí, al 21%, a pesar de las promesas y anuncios oficiales de que bajaría”, dijo señalando al ministro español de Cultura, presente entre el público de la gala.

Visto 666 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar