viernes, 25 mayo 2018, 01:18
Lunes, 22 Enero 2018 20:00

Habrá vigilancia aérea, terrestre y naval en el día del juicio a Lula da Silva en Brasil

Escrito por  Sputnik Mundo
Valora este artículo
(0 votos)
La ciudad brasileña de Porto Alegre (sur) será un fortín cuando el Tribunal Regional Federal de la 4 Región juzgue al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) por presuntos delitos de corrupción pasiva; el entorno estará vigilado por tierra, mar y aire, informaron las autoridades del estado de Río Grande do Sul.

La restricción del perímetro de la sede del TRF-4 será "aérea, terrestre y naval", explicó el 22 de enero en rueda de prensa el secretario de Seguridad Pública del estado, Cezar Schirmer, quien aunque no precisó el número exacto de agentes que participarán aseguró que habrá "el efectivo necesario" para garantizar que las manifestaciones ocurran dentro de la legalidad, según recoge el diario Estado de Sao Paulo.


Movimientos sociales a favor del expresidente Lula ya realizan actos en un campamento próximo a la sede del tribunal y se espera que el 24 de enero se unan manifestaciones de grupos contrarios al líder izquierdista, lo que hace temer por incidentes.

Para evitarlos, los grupos se concentrarán en espacios distantes: los partidarios de Lula en el anfiteatro "Por do sol" y los contrarios en el parque "Moinhos de Vento".

Lea más: Policía brasileña pide que se prohíban marchas a favor y en contra de Lula en Sao Paulo

El secretario de Seguridad explicó que el perímetro del tribunal será demarcado por vallas y policías, y que embarcaciones de las fuerzas de seguridad ya se están posicionando en la ribera del río Guaíba para evitar cualquier acceso a la zona restringida.

Incluso existe la posibilidad de utilizar aeronaves para transportar a los jueces hasta el tribunal en caso de que se vean impedidos por bloqueos en las carreteras ocasionados por eventuales manifestaciones.

También habrá francotiradores de élite en lo alto de los edificios más cercanos al tribunal, aunque dispararán "como última opción, en una condición excepcionalísima", matizó Schirmer.

"La presencia de los francotiradores forma parte de cualquier proceso de prevención; en realidad un francotirador es un observador", dijo, y añadió que su función principal será fotografiar y grabar a los manifestantes.


Hace unas semanas, el alcalde de Porto Alegre, Nelson Marchezan Junior, generó una fuerte polémica al solicitar ayuda del Ejército para garantizar la seguridad en las calles durante el juicio de Lula, opción que fue muy criticada por exagerada y finalmente desestimada por el Gobierno central.

Lula, del Partido de los Trabajadores (izquierda), será juzgado en segunda instancia por presuntamente haber recibido un apartamento de lujo de manos de la constructora OAS, una de las implicadas en trama corrupta de Petrobras.

Si el tribunal confirma la condena de nueve años y medio de cárcel que ya le impuso previamente el juez de la Operación Lava Jato, Sérgio Moro, el líder de la izquierda brasileña podría verse impedido de participar en las elecciones de octubre, para las que parte como favorito.

Visto 310 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar