lunes, 18 junio 2018, 21:21
Jueves, 18 Enero 2018 12:45

Chucho Valdés, toda la genialidad del jazz

Escrito por  PL
Valora este artículo
(1 Voto)

Jesús (Chucho) Valdés sigue siendo hoy un músico extra clase dentro del mundo del jazz y, pese a su larga y exitosa carrera, tiene siempre un as bajo la manga para sorprender a quienes piensan lo conocen del todo.


Sus mejores invenciones puede superarlas con una genialidad que deja boquiabiertos a los más exigentes seguidores del género.


Y es que, además de virtuoso, el pianista, organista, compositor e instrumentista cubano logra deslumbrar con actitudes bien distantes de la parafernalia que rodea cuanto acontece actualmente en los grandes escenarios.


Fuente inagotable de creación, el artista en mayúsculas es un universo en sí mismo que resulta de años de incesante búsqueda capaz de dibujar el horizonte hacia el que enrumba su camino.


Así mostró credenciales el multiganador del Premio Grammy en la segunda noche del 33 Festival Internacional Jazz Plaza, ante una repleta sala de un teatro capitalino que contuvo la respiración para no perder hasta el más mínimo detalle de la propuesta del pianista, acompañado esta vez solo de bajo y dos percusionistas.


La elección no fue fortuita, el fundador del grupo Irakere explora en cada oportunidad las posibilidades de cada movimiento instrumental, reacomoda sonidos y saca el máximo a quienes con él comparten el escenario.

No cree en guiones preestablecidos, si antes de subir a las tablas tenía pensado un hilo conductor para el concierto una vez ante las 88 teclas se deja llevar por ese espíritu creativo del jazz que le ha consagrado como uno de los grandes del género musical nacido a finales del siglo XIX en Estados Unidos.


Sin rodeos, Valdés es el latin jazz, un jazzman; es el piano y todos los pianos, en sus movimientos están sus raíces: Manuel Saumell, Ignacio Cervantes, Ernesto Lecuona, Lily Martínez y, por supuesto, Bebo, su padre; los clásicos Chopin y Lizt, y los revolucionarios Duke Ellington y Thelonius Monk.


Dinámicas y electrizantes transcurrieron las piezas del concierto, como El Rumbón o el Scherezade de Rimski-Kórsakov, de la que se apropió para devolverla como un sentido blues capaz de agitar al notable compositor ruso.


El maestro también sabe ceder espacio a sus músicos, que brillaron sobremanera, soberbio Rodney Barreto en la batería, versado Yaroldi Abreu en las congas, y un infatigable Yelsy Heredia en el contrabajo.


Además convida y con inteligencia y buen gusto compartió el escenario con el saxofonista estadounidense Joe Lovano, que en primer plano dialogó con la formación de manera fluida, impecable.


Noche de jazz para quienes reconocen en esa música sus sonidos liberadores de la mano de uno de sus más grandes exponentes, un cubano nacido el 9 de octubre de 1941 en Quivicán, provincia de Mayabeque.


Chucho tiene el relevo asegurado, pues fue precedido en el escenario por el proyecto Valdés Brothers, iniciativa de sólida propuesta liderada por sus hijos Leyanis y Jessie.

Visto 392 veces

Comentarios  

 
#1 Julia Ines Nordelo Z 18-01-2018 17:25
Toda una personalidad, disfrutar de un concierto de él es una oportunidad única.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar