viernes, 16 noviembre 2018, 09:39
Martes, 26 Diciembre 2017 04:45

ZONA CRÍTICA: ¿Qué cultura llega a nuestras comunidades?

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
La Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa es un buen ejemplo del compromiso de los artistas con el trabajo en la comunidad. La Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa es un buen ejemplo del compromiso de los artistas con el trabajo en la comunidad.

Hay que dejar establecido algo: en todos los municipios del país hay instancias responsabilizadas con la conformación de las programaciones culturales en poblados, barrios y localidades. Están perfectamente establecidas esas tareas.

 
¿Quién tiene que responder por la calidad y la variedad de las propuestas artísticas en determinado lugar? No hay que preguntar mucho: las direcciones municipales de Cultura, las casas de cultura de cada localidad. Ha sido prioridad del Ministerio de Cultura, más que del Ministerio, de la Política Cultural de la Nación, mantener ese entramado de instituciones a lo largo y ancho del país.

 
Obviamente, lo que existe, tiene que funcionar. Y en muchos lugares funciona. En otros, nos consta, prevalece la apatía. No decimos que contemos con todos los recursos deseables para acompañar nuestro empeño. Pero lo que no puede faltar es el empeño. Y el trabajo sostenido de muchísimas casas de cultura demuestra que hay potencialidades que en algunos lugares no se aprovechan.


Porque en la comunidad misma, en todas las comunidades, hay personas, hay creadores, hay gente sensible y entusiasta que pueden vincularse más efectivamente a las programaciones. No hay que quedarse con los brazos cruzados, esperando que «de arriba» nos lleguen los artistas de primer nivel para garantizar las propuestas.


Por más que se impliquen los creadores «de primer nivel» en las actividades comunitarias, nunca serán suficientes para cubrir las necesidades de todo el mundo. Hay que buscar alternativas.


Aunque muchos artistas y agrupaciones de gran prestigio que se han sumado hace mucho rato a esa labor. Ejemplos sobran en todo el país: Las cruzadas teatrales que se realizan cada año en Guantánamo y Granma, las presentaciones del Ballet Contemporáneo de Camagüey en comunidades alejadas de la capital provincial, las peñas en bibliotecas y casas de cultura organizadas por destacados pintores, trovadores y poetas, el Circo Nacional presentándose en un cine de un municipio…


Cultura para todos, y todos por la cultura. Esas son las palabras de orden.

Modificado por última vez en Miércoles, 03 Enero 2018 08:25

Comentarios  

 
#3 daniel amador 30-01-2018 11:48
LA POLITICA CULTURAL D CUBA DEBE Y TIENE Q ESTAR ENCAMINADA A PROMOVER EL VERDADERO ARTE, LA VERDADERA MUSICA, Y LA VERDADERA CULTURA, LA CRIOLLA, LA NACIONAL, LA AUTOCTONA, Y LA DEL PATIO, Y ESO NO TIENE NADA Q VER, NI SE CORRESPONDE CON EL DENIGRANTE Y APABULLANTE REGUETON, Q TANTO PROLIFERA EN TODOS LADOS, Y Q TANTO HA CALADO EN LOS GUSTOS Y PREFERENCIAS D NUESTROS JOVENES MAYORMENTE. NUNCA SE DEBIO HABER DIFUNDIDO EL GENERO D FOSA Y ALCANTARILLA CONOCIDO X REGUETON D COPIA NACIONAL. ATTE
 
 
#2 claudia 27-12-2017 15:51
Sobre lo primero, hay excelentes ejemplos en el Plan Turquino. En Holguín tenemos experiencias de años como el Proyecto Voluntad en las lomas de Naranjo Agrio, Sagua de Tánamo. Por más de 30 años, el promotor Ariel Miranda y Gustavo Reyes han desempeñado una labor encomiable, muy a tono con lo que dicta la política cultural.
Sus resultados sorprenden. Han vinculado a los lugareños en todas las iniciativas. Tienen su propia Colmenita Miel de la Montaña y hasta las Avispas de Sagua. Gente consagrada, que se moviliza por el arte y la cultura, a tal punto que los niños caminan varios kilómetros para integrar y participar en los espectáculos y los padres redoblan esfuerzos con la cosecha del café para garantizar el vestuario y accesorios de sus pequeños artistas. He ahí una muestra del empeño citado por Yuris Nórido.
 
 
#1 Ruffini 26-12-2017 09:06
Estimado Yuris Nórido, la política cultural no está hecha por quienes hacen la política económica. Es por eso que en los barrios marginales lo que se oye es reguetón, lo que se toma es walfarina y lo que se ve es la porquería del pakete.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar