domingo, 22 julio 2018, 04:37
Lunes, 18 Diciembre 2017 06:45

En Cuba: ¿Tomates del Ártico?

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(15 votos)

Mi prima, que no es mi prima, pero la llamo así, amaneció queriendo comprar tomates. Como su esposo cumplía años al día siguiente, planeaba hacerle una comidita de cumpleaños.

Y una comidita de homenaje, como se sabe, lleva su ensalada. En verdad, cualquier comidita, aunque no sea de cumpleaños, debe llevar su ensalada, por aquello del balance nutricional, lo saludable, etc., etc., etc.; pero bueno…

Pues mi prima salió en busca de tomates porque ahora, a casi mediados de diciembre, es lo más lógico buscar tomates, que no aguacates.

Como, por primera vez en este año que se acaba, está soplando el mono, se enganchó su abrigo, con cierto tufillo a guardado, y salió, jaba en mano.

En el mercadito más cercano a su casa los vio. Estaban en una tarima alejada, minúsculos, solitarios; más bien parecían cerezas grandes o ciruelas. En el temible cartoncito, que emergía de los tomates como mala yerba, leyó escrito con crayola: 15 pesos.

Eso tiene que estar mal, se dijo, y le preguntó al dependiente. Pero no, no estaba mal, la libra costaba allí 15 pesos.

Como mi prima andaba de buen humor ese día —eran las vísperas del cumple—, sin molestarse demasiado decidió ampliar el recorrido y fue a una placita algo más lejana. Allí los tomates estaban todavía más chiquitos, menos maduros, «apolismaítos», y costaban ¡20 pesos!

Pero mi prima no quería disgustarse; al día siguiente era el cumpleaños de su querido esposo y ella estaba entusiasmada con los preparativos, con seguir haciéndolo feliz. Así que se cerró el abrigo hasta el último botón y decidió emprender travesía hasta donde vivía el hijo, en el municipio Playa. Allí, además de ver al «criaturo» y tirarle un cabo en las cosas de la casa, seguro encontraba buenos tomates, a un precio lógico.

Como ya dije y todo el mundo sabe, está soplando el mono en este trocito caribeño que es «un eterno verano». Así que la gente ha sacado pa’ la calle sus bufandas, los pulóveres de cuello de tortuga, y hasta sobretodos de esos que imitan piel, parecidos a los del filme The Matrix.

Y resultaba curioso ver en el trayecto a quienes andaban por las calles lo mismo embutidos en sus abrigos unos, que otros en camiseta; algunas mujeres llevaban sus chales enredados al cuello y otras, blusitas desmangadas; hasta una calurosa andaba con un tope en el que, impreso en letras doradas, con mucho brillo, podía leerse, quizás para que no quedaran dudas: The hot girls.

Así que mi prima, que no es una hot girl, se volvió a abrochar el abrigo hasta arriba cuando bajó como pudo de la guagua y fue directico a donde estaba parqueado un carretillero, a escasos metros de la parada. Porque en el municipio Playa sí están autorizados esos trabajadores por cuenta propia, que te clavan su pregón en el medio de la oreja lo mismo cuando estás en lo mejor de la película, que cuando estás tratando de escuchar a alguien que te habla por el teléfono como si hubiera comunicado desde Saturno.

En medio de la carretilla y casi como adorno de navidad, estos sí maduritos, grandotes, rozagantes, estaban los tomates. Mi prima se acomodó la jaba al hombro cual fusil listo para el combate y empezó a escoger los rojos frutos —sí, son frutos porque así se nombra a la parte de la planta que contiene las semillas, aunque acostumbre llamárseles hortalizas, vegetales, verduras…

Cuando la jaba ya pesaba su poquito, le preguntó al vendedor, casi como quien no quiere la cosa: ¿y a cómo está la libra?

—30 pesitos, mi tía.

¿Será que un pesito vale menos que un peso? Ni valía menos, ni ella era tía de aquel señor, a quien apenas se le veía la cara de tanto cuello alzado, bufanda y también una gorra con orejeras forradas en piel, un tipo de chapka, de esas que vimos por primera vez en las cabezas de los hermanos rusos y que luego, por aquello del intercambio solidario, empezaron a verse también en las cabezas de cubanos friolentos, o solidarios.

Mi prima le volvió a preguntar al hombre con gorra, porque quizás no había entendido bien, y al comprobar que había entendido perfectamente, se le quedó mirando.

Cual tomate que rueda lenta, pero inexorablemente por una pendiente, la mirada de mi prima rodó por la figura del vendedor, recorriéndolo desde la peluda gorra hasta la punta de las botas.

Y, defendiendo a toda costa su buen humor de las vísperas de un cumpleaños, le comentó muy seria:

alt


—Ah, ya entiendo. La libra de tomate vale 30 pesos porque usted acaba de traerlos directico del Ártico. Están acabaditos de llegar de las nieves polares, ¿verdad?

Visto 1128 veces Modificado por última vez en Jueves, 04 Enero 2018 08:24

Comentarios  

 
#19 juliny 20-12-2017 15:39
No son del artico, son de la antartida. Pero por suerte pronto volveran a ser del tropico, los picos de cosecha se acercan.
 
 
#18 Maura Martinez 19-12-2017 14:51
excelente artículo Vladia, me has hecho reir, porque con jocosidad has puesto sobre el tapete un serio problema de los precios en los agromercados, como otros dicen más arriba, no son los tomates solamente para ir al agro hay que ir con billetes y esperemos que se acrquen más los día de fin de año, todo va a parecer que viene del ARTICO.
 
 
#17 mario 19-12-2017 12:17
Lo que pasa es que la gente lo sigue pagando a ese precio. A mí me encantaría, pero prefiero comer tomate tres veces al año antes de pagar 15 pesos por una libra. Si todo el mundo hiciera eso, tendrían que bajar los precios, pero la carne es débil... Y no es tacañería mía, porque me gasto más dinero comiendo en un restaurante, pero allí pago lo que merece el servicio, no en el agro.
 
 
#16 El Tabacalero 19-12-2017 12:13
Estoy de acuerdo con Vladia y con todos los que han emitido su criterio con mucho respeto y fuerza, abordado de diferentes aristas y escenarios, ya que ella solo aborda el escenario del tomate; porque de solo (pan)tomate no vivirá el hombre. Pienso que hay demasiada inactividad, pasividad y hasta comprometimient o por parte de las autoridades que tienen la responsabilidad de actuar y no lo hacen. Alguien pudiera pensar que le resuelven un problema al pueblo, ya que por determinadas desiciones no se puede trasladar estatalmente estos productos de una provincia a otra, que por consiguiente acopio que es el estatal no los tiene, y estos cuentapropistas los afertan; pero para un enfermo que tenga que pagar una malanga a 10:00 pesitos porque una malanga es una libra, un pepino a 6:00 pesitos la libra, entre otros productos que estan por el estilo, no se resolvera su problema de salud sino que lo agravará mas poniendole por encima el salario y la hipertension.
Algunos referian que este es otro espacio mas, en el cual se denuncian estos problemas, pero nadie les hace caso, cuba dice es un ejemplo claro: cuantas veces han tenido que retomar un tema porque a la vuelta de tantos meses despues continua igual o peor. Ojala esto lo lea alguien y pueda influenciar para darle una solucion rapida y asquible.

gracias.
 
 
#15 Rolando 19-12-2017 11:08
Estoy muy de acuerdo con la compañera, y es bueno que se alerte de esta situación que afecta a todo el país. En Camagüey están a 3 y a 15, en dependencia del lugar. Claro, esta es la primera temporada del tomate, ya en unos días debe bajar, pero no es lógico que una libra de tomate esté a 30 pesos.
 
 
#14 Madajo 19-12-2017 10:58
Este articulo sirve para todo el país, en Cienfuegos NO HAY NADA DE NADA, los mercados vacíos, lo nunca visto cuando se sabe van a traer tomaticos se hace cola, en las placitas estatales de acopio eso da pena vacias cuando llega algo se acaba al momento, claro las surten cuando dicen vine visita, nos preguntamos como es posible para las visitas aparescan productos y el diario nada.. aqui no se ve un platano, un aji, col.. esos productos deben estar cocechandolos en el polo norte para despues traerlos a Cienfuegos... hasta cuando sera eso.
 
 
#13 made 19-12-2017 10:24
Realmente este artículo refleja que somos poco sistemáticos en los que hacemos incluso en cuanto a lo que legislamos, porque no hacemos que se cumpla teniendo las personas indicadas para que esto ocurra, el año anterior establecieron por Resoluciones los precios topados para los productos del agros y sus derivados y ya de eso no se acuerda nadie cuando permitimos que estas cosas sucedan y menos mal que no se le ocurrió comprar Pimientos , no limones porque ahí se que iba a infartarse,¿Hab rá que esperar que la Asamblea Nacional vuelva al tema de los precios y se invente algo nuevo para el año próximo?
 
 
#12 Pánfilo 18-12-2017 19:42
Esos tomates son microyé, por el color podríamos decir que son sangre pura. 30 pesitos, ironías diminutas, tres tomaticos, una librita por 30 pesitos. ¿Dónde están los inspectorcitos? .
 
 
#11 M@ 18-12-2017 17:59
Como todo joven de estos tiempos siglo 21 Realmente llevo algunos años, leyendo, viendo en la TV, escuchando en la radio, en la sociedad, y en estas vías de información digitales el mismo asunto como el de este artículo - aterrizándolo a los abusos tan inmenso que existe en la búsqueda del cotidiano alimento de algunos cubanos, estamos hablando de productos de primera necesidad - /precios/, por otro lado que si el mal y el bien, es decir, toda esta amalgama que realmente da pena. Aquí dejamos nuestro sentir personal de cada uno, algunos mal intencionados y me atrevo decir que son muy pocos, otros más fuerte pero sincero y revolucionario sin actuaciones de que yo sí por esto, sin términos de demagogia ni extremismos ni charlatanería, YO NO CREO EN ESOS TIPOS (AS) SE TRATE DE QUIEN SE TRATE. algunos comentarios no son publicados sin llevar ofensas, otros sí son publicados, no todos corremos la suerte de que se conozca y hacer sentir nuestras razones en contra de los que tanto nos daña como ciudadanos y los que perjudican al país. Este mismo ejemplo con respecto a las ventas de productos de alimentos donde no existe una ética ni un respeto a la especie humana. A la verdad que no tiene nombre como llamarle a esto donde hace tres meses sufrimos un terrible fenómeno huracán y que en muchos centros del estado no exista hasta la fecha un respaldo de ventas de alimento para la población, vianda hortalizas, etc, etc de buena calidad- y precios, esto pasa en MORÓN, CIEGO DE AVILA, SE PARTIO EL PALO EN ESTE PUEBLO, y sin embargo lo vez a una tamaña de ilícitos, oferta y demanda, etc. así como lo ves en la Habana en las narices de muchos funcionarios - actúan? .

Todos estos criterios de cada uno resolverán el asunto - adonde van a parar.

Quien más conoce de todo lo que dejamos aquí reflejado?.

18/12/2017
Hora. 4-47-pm
 
 
#10 carlosvaradero 18-12-2017 17:47
Por supuesto el articulo màs que risa produce indignaciòn... porquè se permite que los productos del agro... no sòlo el tomate... tenga el precio al cual se està vendiendo..
Con el tomate sucede algo peculiar, y he visto 4 o 5 tomates a 1.00 CUC (25 pesos). Es algo increible.. pero nadie hace nada y la respuesta màs comùn es la "desdichada" oferta y demanda.
Los mercaditos del estado no venden tomates, al menos no los he visto... es decir que obligatoriament e tienes que morir con el vendedor particular que lo vende al precio que les da la gana y se enriquecen a costa del pueblo trabajador.
Perdòn... pero no lo entiendo, no lo podrè entender nunca.
Saludos!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar