domingo, 24 junio 2018, 11:00
Viernes, 15 Diciembre 2017 09:03

Arturo Montoto traslada su poética de la pintura a la escultura

Escrito por  Martha Sánchez/PL
Valora este artículo
(0 votos)

El artista cubano de la plástica Arturo Montoto trabaja en su primera exposición con esculturas de gran formato, sin desvincularse de la poética usual de su obra pictórica, de sus reflexiones sobre lo raro y distinto.


Aunque es graduado de pintura en Rusia y la mayor parte de su carrera la ha dedicado a esa manifestación, Montoto asume la escultura por vocación y el nuevo proyecto tampoco rompe con la estética habitual pues continúa sumergido en su mundo de frutas, herramientas y otros objetos.

Lo mismo que he pintado hasta ahora lo estoy extrayendo de los cuadros y convirtiéndolo en esculturas hechas con resina, explicó en entrevista exclusiva con Prensa Latina.

Ya tengo lista la primera pieza, una pelota de béisbol de un metro y 80 centímetros de diámetro, este es uno de los objetos que más he pintado, aunque a mí no me gusta el béisbol, me aburre, confesó este cubano poco común.

De acuerdo con el artífice, le gusta emplear la pelota de béisbol como elemento simbólico, irónico más bien, a partir de esa especie de idolatría que le profesan muchos en su país.

Yo como objeto lo encuentro bello y me interesa desde el punto de vista escultórico por su forma y expresión, explicó.

El artista aprovecha la certeza de que el público nacional identificará enseguida el objeto, solo que lo encontrará raro pues su pelota es negra satinada y los hilos de la costura de color rosa, para mayor contraste visual.

Otra de las piezas será un huevo roto dentro del cual podrá verse la yema y la clara mientras parte de la cáscara estará colocada en el piso, y además junto a sus ayudantes Montoto da forma por estos días a una cesta, como las antiguas tejidas de mimbre.

El conjunto de piezas estará expuesto en la galería Gorría, de esta capital, que dirige el actor Jorge Perugorría, en la segunda quincena de febrero de 2018.

Cada una de las obras funcionará con su significado independiente y título propio pero entre ellas guardarán una relación, según asevera, por ser extraídas de sus pinturas y porque todas serán piezas negras, por ello planea bautizar la muestra como Dark, que significa oscuro en idioma en inglés.

El negro ayuda a neutralizar los significados del objeto original, quisiera que el espectador los mire neutralmente y quizás los vea desde el punto de vista puramente estético, aspira el artista nacido en 1953 en la más occidental de las provincias de Cuba, Pinar del Río, donde lo criaron en una finca.
Yo fui un niño campesino, me criaron en una finca y vivía a caballo entre la ciudad y el campo, mi infancia se desenvolvió entre lo urbano y rural, relató.

A este hecho lo valora como su experiencia vital que lo marcó de por vida pues la relación con las frutas y la naturaleza la trasladó al arte, aunque se reservó para el ámbito doméstico íntimo la pasión por los animales, y en especial por gatos y perros.

Mi padre era campesino y me inculcó desde pequeño el amor por la tierra, me enseñó a sembrar plantas, a disfrutar la recogida de un fruto, y me encanta sembrar una mata de cualquier cosa y recoger ese fruto al tiempo, para mí representa una alegría cultivar, producir, reafirmó.

A Montoto le gusta ver el arte como una actividad productiva y lo ejemplifica con la escultura, cuya elaboración requiere diseñar y estructurar, construir en el espacio.

El artista graduado en 1984 de la Academia Surikov de Moscú, con el grado de 'Master of Fine Arts' en la especialidad de pintura mural, comenzó a conocerse en Cuba por sus provocadores paisajes de frutas jugosas en rincones oscuros, sórdidos, agrestes, incluso desmantelados de alguna ciudad.

Yo soy paisajista, normalmente cuando se habla de paisaje todo el mundo piensa en la escena rural con muchas plantas, y el paisaje también es urbano, precisó este profesor del Instituto Superior de Arte (1986 a 1993), que ha impartido cursos y talleres teóricos y prácticos en Estados Unidos y Chile.

El artista eligió espacios de la ciudad o rincones, a los cuales quería imprimirles una atmósfera metafísica nostálgica, por razones personales, con la intención de lograr una pintura expresiva, y el contraste lo reflejó con las frutas.

Montoto tiene en su haber 40 exposiciones personales y ha participado en más de 100 muestras colectivas dentro y fuera del país natal.

Algunas de sus obras se hallan en colecciones privadas en Argentina, Costa Rica, Colombia, Estados Unidos, Brasil, Bolivia, México, Francia, España, Rusia, Italia, Suiza, Honduras, República Dominicana, Panamá, Perú, Puerto Rico, Chile y Cuba.

Visto 376 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar