martes, 25 septiembre 2018, 19:14
Jueves, 30 Noviembre 2017 06:53

Cristóbal Colón sigue siendo noticia

Escrito por  Paquita Armas Fonseca/Fotos de la autora



Desde Galicia el 16 de noviembre de 2017 recibí vía email  un mensaje de mi amigo Afonso Ribas: “Paquita: El próximo día 30 Noviembre mi amigo Eduardo Esteban Meruédano, farmacéutico y presidente de la Asociación Cristóbal Colón Galego, presenta en el Centro Gallego de La Habana, el libro De La Habana a Pontevedra. Tras los pasos del Colón gallego, libro que nosotros tal vez publiquemos próximamente en lengua gallega, por ello te rogaría que me proporcionases tu teléfono de contacto, para que se pueda poner al habla contigo cuando llegue a La Habana”.

Afonso está a cargo de la editorial Laiovento, la que publicó en gallego mi libro sobre Carlos Marx en 1996, bajo el título de Mouro o eterno rebelde. Hasta allí llego aquel tomo, en español,  por iniciativa de Xosé Picho Suarez, mi amigo, desgraciadamente fallecido, a quien conocí en un viaje que hicieron él y Pepe Carreiro, buen caricaturista, para una bienal del humor de San Antonio de los Baños. Desde entonces tengo en Galicia una pequeña colonia de amigos, liderada por Vicenta Vázquez, que ahora crece (supongo) con Eduardo.

alt


No descubro el agua tibia cuando afirmo que nos une a Galicia un invisible cordón umbilical. Por eso recibí con agrado a Eduardo Esteban, un gallego de pura cepa, ameno conversador y apasionado por la propuesta de que Cristóbal Colón nació en esa tierra de España.
 
Para el Presidente de la Asociación Cristóbal Colón Gallego, entidad que costeó el libro presentado en La Habana, “se trata de un hecho sentimental, y algo de justicia hacia el personaje Ramón Marcote Miñarzo y la patria que lo acogió. Se nacionalizó cubano, y aquí murió”. Agregó que a pesar de sus aportes es poco conocido en los dos países que vivió y amó.

El encuentro entre gallegos de Cuba y de España es también un homenaje “al centenario de la interpretación del himno gallego, y a la bandera que se izó, actos que se hicieron por primera vez en La Habana 7 de diciembre de 1917”.


alt


En el prólogo De la Habana a Pontevedra, tras los pasos del Colón gallego se lee “Este libro ofrece la novedosa visión de una realidad que parece empeñarse en no permanecer oculta. Son, siempre han sido, un grupo de entusiastas eruditos movidos por casi un ancestral impulso de crítica a la incongruente explicación de los hechos colonianos que la historiografía oficial ha ofrecido, los que se han afanado con voluntad de conocimiento e ímpetu investigador en pos del origen gallego de Cristóbal Colon. Más allá del precursor y creador de la teoría coloniana gallega, Celso Garcia de la Riega que expone en su libro “Colón español. Su origen y patria” (1914), otros nombres merecen la consideración debida a su esfuerzo y a su infatigable actividad tras los pasos del Colón Descubridor.

Este libro de Carlos Gegúndez López, trata de dos de ellos que merecen un lugar destacado, y que son un referente para cualquier persona que quiera adentrarse en las profundas aguas del verdadero origen del navegante. Uno de ellos, Prudencio Otero Sánchez, ya conocido por su importante aportación argumental con el libro: “España, patria de Colón” (1922).”

Y puntualiza que el autor del volumen “nos descubre, la figura de un personaje trascendental al otro lado del Océano, una figura que hasta la llegada de este libro permanecía injustamente olvidada, y que gracias a la investigación del autor pasará a engrosar con derecho propio el tronco matriz de la teoría gallega. Se trata de Ramón Marcote Miñarzo, -de la familia de los “Amaros”; para encuadrarlo dentro de una comarca en donde el apellido se repite mucho- un vecino de Sardiñeiro de Arriba (concello de Fisterra), que llegó a Cuba en 1898, que ejerció de bibliotecario en el Centro Gallego y que posteriormente mucho tuvo que ver con la que hoy conocemos como Biblioteca América. 


alt


Desde este estratégico puesto Ramón Marcote desarrollo una incesante labor coordinando la divulgación del origen gallego de Colón; rebatiendo las injustas afirmaciones de Oviedo y Arce y generando una polémica intelectual sobre la teoría gallega que avivaría el fuego sobre el origen de Colón en toda América. Fruto de ello fue su implicación en la gestación del Comité Pro-Colón Español de La Habana, que sirvió de catalizadora influencia en “el mundo latino para que se cuente la verdad sobre la teoría coloniana “conformando la mayor y mejor red de divulgación del origen gallego del descubridor. De todo ello nos da cuenta en el presente libro Gegúndez, con una documentación exhaustiva, una narración clara y un afán interpretativo fruto de su investigación y conocimiento sobre aquella época tan trascendente, convirtiéndolo por lo tanto en una aportación indispensable para establecer la realidad de los acontecimientos y la palpable existencia en la conciencia popular americana de la teoría gallega. Por ello en ese sentido, este libro se convertirá en una referencia obligada, incluyendo la muy significativa aportación historiográfica de la correspondencia personal entre las dos orillas del Atlántico entre Ramón Marcote y Prudencio Otero.”

El libro tiene una abundante información: cartas cruzadas, reproducción de textos publicados en distintas épocas, más fotos de los protagonistas de ese interés de dar a conocer que Colón fue gallego no genovés, un tema polémico, sin dudas pero interesante.

Modificado por última vez en Miércoles, 13 Diciembre 2017 14:20

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar