martes, 25 septiembre 2018, 10:40
Miércoles, 29 Noviembre 2017 06:04

SEMBLANZA: Lo que no le perdono a Enrique

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(11 votos)

Me consuelo en la idea de que todos los periodistas tienen una lista de entrevistados que no fueron.

Me consuelo en la idea de que todos los periodistas tienen una lista de entrevistados que no fueron. También imagino que esto da pie a las elucubraciones más o menos prolíferas de los que nos soñamos literatos. En el frustrado empeño de cercanía le inventamos características y matices a la conversación que únicamente existieron en la cabeza del que no fue entrevistador.

En mi lista, por supuesto, está Enrique Núñez Rodríguez. Vino a Sagua por última vez cuando yo estudiaba y tuve que conformarme (¡feliz conformidad!) con sus memorias, un libro de tapa gris que perdí y donde se hallaba su feliz sonrisa, incluida la caricatura donde cubre su desnudez apenas con una corbata.

Enrique había nacido aquí al lado, en Quemado de Güines, el 13 de mayo de 1923. Sus crónicas dejan entrever la «tirria» que tenían los quemadenses a Sagua por ser jurisdicción, mientras Quemado apenas era término municipal.

Partió a La Habana y allí, aparte de abogado, se hizo militante del Partido Socialista Popular y del Partido Ortodoxo, además de ser colaborador del Movimiento 26 de Julio durante la tiranía batistiana.

De su sonrisa, tan auténtica como las palmas reales, dijo Abel Prieto: «... y lleva esa sonrisa lo mismo a la Asamblea Nacional que al estadio del Cerro, y se pone un pulóver de Villa Clara en 26 o una guayabera o un traje, cuello y corbata, o un disfraz de pelotero, y siempre está cómodo, suave, relajado podría decirse...»

Otros dicen que tenía el carisma a flor de piel, que era ese tipo de persona con la que siempre te ríes, hasta en los momentos serios, porque este escritor (para suerte nuestra porque los escritores no mueren), guionista de radio y televisión, pero por sobre todo, humorista, se preocupó por vivir a plenitud en todos los momentos de su vida.

Hay gente que nace una vez para todas las generaciones, así lo creo. Núñez Rodríguez, el autor de Dios te salve, comisario, aportó tanto, que no sería lícito obviarlo cuando se cumplen quince años de su partida física.

Su comedia Gracias, doctor recibió en 1959 primera mención en el Premio Luis de Soto. Pero fueron muchas otras las piezas teatrales que salieron de su pluma para engrosar la colección del mejor teatro vernáculo, entre ellas El bravo y Voy abajo; otras comedias como Sí, señor juez y La sirvienta, especialmente escritas para la televisión.


Ganó la distinción de Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba, la Réplica del Machete de Máximo Gómez, los Premios Nacional de Periodismo José Martí, del Humor y el Premio Nacional de la Radio, así como un sinnúmero de importantes condecoraciones.


Un día dijo: «No estoy seguro de que mi obra trascienda. No pienso que al cabo de 50 años alguien se acuerde de mí. Pero me gustaría que algún nieto, bisnieto o tataranieto hiciera una obra y que algún periodista, desempolvando los archivos, se diera cuenta de que ese muchacho es descendiente mío».


Enrique Núñez Rodríguez falleció a la edad de 79 años, el 28 de noviembre del 2002, víctima de cáncer. Pero nos dejó una extensa y relevante obra como creador. Por eso lo único que no le perdono es ser quemadense; en ese orgullo de aldea, lo quería sagüero como Robau, Lam o Víctor.

Visto 629 veces Modificado por última vez en Jueves, 30 Noviembre 2017 06:23

Comentarios  

 
#5 Jenrry 01-12-2017 13:17
Porque en la feria del libro no se publican sus obras, ademas, deberian de hacer un libro con sus cronicas, hay muchos cubanos que no conocen de este hombre 100% cubano y excelente escritor
 
 
#4 pili 30-11-2017 12:55
jesus... además las crónicas que publicaba en la prensa nacional, los domingos..... eran maravillosas, guardo una del dia de las madres que cada vez que la leo, me estremezco.....
 
 
#3 Marlen 30-11-2017 12:25
No dejaba de leer nunca, jamas, ninguna cronica de los domingos, me he leido Buena parte de sus libros, coincidi una vez en el latino con el y me sente a su lado y converse un ratico, lastima que en aquella epoca no habia celulares para tirarme una foto con el, me encanta y senti mucho su muerte, lo disfrute mucho
 
 
#2 Jesus 30-11-2017 09:29
Los mas jovenes recuerdan sobre todo al Nuñez Rodriguez , humorista y costumbrista. Pero los niños de la decada 50-60 le agradecemos la Serie Leonardo Moncada ,el Titan de la Llanura. Todos los mediodias , a la hora del almuerzo , prendia mi radio, y a escuchar esa serie , y otra que venia despues , Kazan el Cazador. Luego fueron sustituidas por otras: Nguyen Sung (el guerrillero vietnamita que derribo un helicoptero con una flecha de ballesta) y La flecha de cobre. Pero nunca fue igual
 
 
#1 nayda 29-11-2017 10:32
Liz eres saguera?? Yo soy nacida en Sagua la Grande a mucho orgullo, de adolescente mis padres me pusieron en las manos algunos libros de este gran escritor. Los disfruté mucho.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar