sábado, 22 septiembre 2018, 18:20
Viernes, 03 Noviembre 2017 13:55

ARCHIVOS PARLANCHINES: La sepulturera

Escrito por  Orlando Carrió/Especial para CubaSí

Tampoco se sonrojan ante las tumbas faraónicas en forma de grandes pirámides ni ante el modesto camposanto del pueblito mexicano de Pátzcuaro, donde los días 1 y 2 de noviembre de cada año los familiares reciben a las almas de sus fallecidos con sus comidas y bebidas favoritas.

Lo que sí resulta muy inusual es ver a una dama trabajando de sepulturera, como ocurre en Cuba con Emilia Quiñones Clavelo, madre de cinco hijos y orgullosa abuela, quien, en 1977, le reitera a Tomás Álvarez de los Ríos, quien la entrevista para Signos, estar satisfecha, «pues para mí los muertos son familia».

Oriunda del poblado de Zaza del Medio, en el municipio de Taguasco, en la actual provincia central de Sancti Spíritus, esta campesina, la única sepulturera que se conoce en Cuba, tiene, a fines de los setenta del siglo pasado, unos cincuenta años, es de mediana estatura y fuerte complexión física. Su cabello corto y canoso, sus ojos verdes y su perfil aguileño, denuncian a las claras un carácter recio y retador.

«Yo me dije: “Se me mueren los niños de hambre”. Y agarré y le fui a lo fuerte con todo —le comenta a Álvarez de los Ríos, el creador del único museo de refranes del mundo—. Me hice cargadora de sacos. Cuando los sacos de azúcar eran de trece arrobas, yo jugaba con ellos.  Pegué y me puse a hacer fosas pa’ letrinas, a pintar casas, y como pa’ eso yo era larga y curiosa, me ganaba buen jornal (…).

«Resultó que mi cuerpo se adaptó a la pega fuerte y luego no me hallaba sin pegar duro. Al principio, me daba pena como mujer; mas, cuando pensaba en la comida de mis hijos, se me pasaba.

«En febrero de 1959, año en que triunfó la Revolución, la plaza de sepulturero, esta, estaba vacante; pagaban veintinueve pesos y no la quería nadie. Yo hice así y pegué a recoger firmas en el pueblo pa’ que me dieran ese trabajo. Fui a ver al comisionado de Sancti Spíritus y cuando me vio los molleros que tengo, me dijo: “La plaza es suya”. Yo pegué aquí por necesidad y hoy me gusta».

Esta guajira puede abrir, en un día, hasta dos fosas de siete pies de largo, tres de ancho y metro y medio de fondo, sin sentir el más mínimo cansancio. Lo mismo entierra que desentierra; sella una bóveda o la abre. Por supuesto, han existido situaciones difíciles, como le cuenta a Álvarez de los Ríos:

«Una vez tuve que mover los restos de una tumba para otra. Se trataba de uno que había muerto hacía como cuatro años en un accidente. Cuando abrí la galera, ¡quién le dice a usted que la caja estaba podrida y el cadáver estaba enterito, como acabado de enterrar! Los compañeros que bajaron conmigo huyeron escaleras arriba. Yo ordené desde abajo que trajeran una caja de la funeraria y yo misma lo cargué y lo eché allí (…). No tuve miedo.

Un mal momento fue cuando me tuve que ocupar de un amigo mío, el cual yo conocía desde niña, se llamaba Berto León. Esa vez sí me aflojé. Cuando sellaba la cripta, me puse a pensar que no lo vería más y, no sé, me eché a llorar. Óigame, y pa’ yo llorar le zumba».


Emilia Quiñones, la Mujer Sepultura, como los insidiosos la llaman, se jubila como consecuencia de una artrosis cervical, tras casi dos décadas de faena. En lo adelante, tapa a su propio padre y apoya al nuevo cavador con enterramientos extras en los cuales pone hasta las flores. Antes de abandonar este planeta, ella le regala a los vagos, pusilánimes y cobardes de Zaza del Medio un modesto ejemplo de entereza y ganas de cortar y comerse las espinas sin importarle los pinchazos. Ante la vida asombrosa de Gertrudis Gómez de Avellaneda, alguien aseguró: ¡Es mucho hombre esta mujer! Y me pregunto: ¿no merecen las manos y el corazón de Emilia un halago similar?

Modificado por última vez en Lunes, 13 Noviembre 2017 12:01

Comentarios  

 
#8 yaya 09-11-2017 11:57
Yo creo que para que el trabajo del periodista fuera de lujo falta solamente la foto de la cubanisima en superlativo y coincido con ella de que a los muertos no hay que tenerle miedo sino a los vivos MUCHAS FELICIDADES POR SU TRABAJO
 
 
#7 plaff 08-11-2017 11:50
Muy bonita historia, real, representa en ella la fuerza de la mujer, ella escogió el trabajo duro para alimentar a sus hijos como toda una madre Cubana que hasta el fin de nuestros días luchamos por nuestros hijos. Es una lástima que el periodista Julio Acanda en vez de viajar el mundo para ofrecernos una crónica interesante no viaje por su propio país y se encuentre con personas como Emilia. Entereza de mujer, toda una Cubana en verdad.
 
 
#6 Marta 07-11-2017 13:36
Es mucha mujer esa mujer
 
 
#5 Dayron 06-11-2017 13:51
que historia interesante y para erizarse también sobre ese trabajo que es muy peligroso el de Sepulturero y está hecho solo para personas con coraje y valor. esa mujer es de puro acero , una heroína del trabajo y el sacrificio, que dios le de mucha salud en el lugar donde esté .
 
 
#4 IRMA 05-11-2017 19:21
No conozco bien a la Avellaneda, pero sí creo que a esta mujer sepulturera hay que hacerle muy buenos elogios. Cuando ayer vi a una mujer conduciendo un carrito de la basura en mi barrio de La Habana pensé en ella. Todos los trabajos enaltecen, no importa que te ensucies las manos, el corazón es el que tiene que estar limpio.
 
 
#3 vilma 04-11-2017 11:42
Llegara el momento en que todos tendremos trabajo satisfactorio. Cuando se establezca el Reino de Jesucristo en la tierra, dice la Biblia en Daniel 2:44 el Dios del cielo establecera un Reino que pondra fin a todos los Reinos actuales y en ese Reino habran bendiciones para la humanidad, El Padre nuesto dice: Padre nuestro que estas en los cielos santificado sea tu nombre venga tu reino y efectuece tu voluntad en la tierra asi como se hace en el Cielo el lugar de la morada de Jehova Dios.
 
 
#2 IRMA 03-11-2017 22:07
Me parece maravilloso que se destaquen estos ejemplos que demuestran que aquello del "sexo débil" es un cuento. Las mujeres cada vez nos hemos hecho sentir más y más. Bravo por esta guajira.
 
 
#1 Agustin 03-11-2017 14:56
Esa actividad es desempeñada también en el Cementerio Tomás Acea de Cienfuegos, por una mujer, es conocida por Paquita y ha sido entrevistada por la prensa cienfueguera.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar