martes, 20 noviembre 2018, 06:26
Lunes, 30 Octubre 2017 15:11

Islandia: Sistema que colapsa

Escrito por  Arnaldo Musa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

La inestabilidad política sigue rondando a la pequeña isla de Islandia y a sus pocos más de 350 000 habitantes, después de las terceras elecciones anticipadas en poco más de un año.

La inestabilidad política sigue rondando a la pequeña isla de Islandia y a sus pocos más de 350 000 habitantes, después de las terceras elecciones anticipadas en poco más de un año, que marcaron la continuación conservadora en el poder, que apenas pudo mantener la cuarta parte de los escaños del Parlamento, amenazada por fuerzas progresistas que lograron triplicar su número anterior de votos.

De las últimas cuatro legislaturas en Islandia, solo una ha acabado según lo previsto. Las otras tres han llegado a su fin de forma abrupta, debido a escándalos políticos y económicos. En el 2009, la coalición de gobierno del Partido de la Independencia y la Alianza Socialdemócrata se rompió después del colapso económico de octubre del 2008.

Por aquel entonces, el primer ministro, Gemir Hadare, presentó su dimisión ante la gravedad de la situación y las protestas en las calles. En abril del 2016, el primer ministro, Sigmund Davíð Gunnlaugsson, dimitió después de la publicación de los Papeles de Panamá y la vinculación de él y su esposa en una empresa ubicada en un paraíso fiscal. Gunnlaugsson lideró desde el 2013 hasta el 2016 una coalición formada por el Partido de la Independencia y el Partido Progresista.

Explica El Faro de Reikiavik que los más recientes comicios tuvieron ribetes escandalosos, que obligaron al primer ministro, Bjarni Benediktsson, del Partido de la Independencia, a convocar a elecciones anticipadas tras nueve meses en el cargo, al conocerse un escándalo que involucra a él y a su padre en la defensa de un hombre condenado por violar repetidamente a su hijastra menor de edad.

El premier ocultó información sobre la apertura de un procedimiento legal para «restablecer el honor» del condenado, a sabiendas de que la persona que había iniciado este proceso era su propio padre mediante una carta de recomendación. Se da el caso que el condenado por pedofilia, Hjalti Sigurjón Hauksson, es amigo de los Benediktsson. Cuando se dio a conocer el caso, el Futuro Brillante decidió romper la coalición que formaba junto al Partido de la Independencia y el Partido Reformista.

En los anteriores comicios anticipados, lo más destacado de la campaña fue la revelación, por un periódico islandés, de que el primer ministro, Benediktsson, podría haber usado información privilegiada para deshacerse de activos por más de 1,3 millones de euros durante la crisis económica del 2008. Un posible delito de uso de información privilegiada en el mercado de valores, tipificado en casi todos los sistemas legales del mundo, pero que no pudo comprobarse.

Este pequeño país ya había tenido titulares mundiales, debido a los éxitos de su musca y baile y, sobre todo, recientes triunfos en el fútbol, que lo clasificó a su primer mundial. Este deporte ya era particularmente popular allí, debido a su práctica aficionada por trabajadores de diversas fábricas que integraban sus respectivos equipos, sin cobrar honorarios.

En estas elecciones parlamentarias estaban en juego 63 escaños, con un período de vigencia hasta el 2021, y estaban habilitados para concurrir 248 502 votantes, de los cuales lo hizo el 81,2%, y el 1,3% votó en blanco.

El derechista Partido de la Independencia obtuvo 16 curules; el Movimiento de Izquierda-Verde, 9; el Partido Progresista, 8; la Alianza Socialdemócrata y el Partido de Centro, siete cada uno; el Partido Pirata, 6; y el Partido del Pueblo y Reforma, cuatro cada uno. Quedaban dos asientos por repartirse, los cuales —se afirma— serán ganados por la ultraderecha, que por vez primera entrará al Parlamento.

De todas maneras, para formar gobierno será necesaria la unidad de, por lo menos, tres partidos, lo cual no ha sido nada efectivo en los últimos tiempos, y evidencia, como apuntamos antes, el colapso de un sistema en el que la economía del país se pudiera ver comprometida, como en la crisis del 2008.

Visto 326 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar