martes, 25 septiembre 2018, 07:51
Miércoles, 25 Octubre 2017 15:30

Ismael Serrano: Los músicos no hemos estado a la altura de las circunstancias

Escrito por  EFE
Valora este artículo
(1 Voto)
Ismael Serrano Ismael Serrano

Veinte años después de quedarse "atrapado en azul" con su primer disco, Ismael Serrano celebra con un álbum en directo su supervivencia en la música a la caza de "la canción definitiva", libre "de la solemnidad y los prejuicios" de los veintipocos pero atento a estos tiempos de "urgencia y naufragio".

"Los músicos no hemos estado a la altura de las circunstancias. Se podrían haber escrito canciones con la épica que merecían y, aunque ha habido algún empeño, en términos generales hemos estado más pendientes de nuestras carreras y de mirarnos el ombligo", ha señalado hoy a Efe.

Él mismo no se excluye de esa denuncia y así lo narra en "Busco una canción", uno de los cuatro temas inéditos que incorpora su último trabajo, "20 años. Hoy es siempre" (Multiverso), que se publica el viernes integrado por grandes éxitos revisitados como el "Papá cuéntame otra vez" que lo dio a conocer.

El que fuera uno de los adalides de la recuperación de la canción de autor en los años 90, cuando publicó "Atrapados en azul" (1997), aprecia que, pese al resurgimiento del género, sobre todo en voces como la de Rozalén, que colabora en su disco, aún "hay cierto pudor a la hora de significarse".

"La canción con contenido social no está muy bien vista y el nivel de exigencia cuando uno se compromete políticamente es doble, por lo que tenemos miedo de ello, un miedo que no existe al hacer canciones de amor, aunque pueden resultar muy cursis igual que las otras pueden parecer panfletarias", reflexiona.

Aquel primer álbum lo ve, como sus seguidores, con el "cariño especial" que proyecta la nostalgia de lo vivido al escucharlos, pero no tanto porque añore al músico o a la persona que era cuando lo publicó, con solo 23 años.

"Me veo en mi mejor momento. La frescura de los veintipocos es maravillosa, pero con el paso del tiempo tengo menos prejuicios. Me he liberado de esa arrogancia de la juventud que te impermeabiliza y te hace inamovible, no ya en tus convicciones ideológicas, también en lo musical", afirma Serrano (Madrid, 1974).

La evolución viene del aprendizaje en estos 20 años, en los que se abrió a nuevas músicas como el jazz, el blues o la bossa nova, pero también por la paternidad, "que es algo que cambia la manera de estar en el mundo", dice.

"Exacerba tus miedos, que son un motor de creación, y también te hace vivir las cosas como por primera vez. Hay como una obsesión por dejar un legado y te das cuenta de que no sabes nada", explica el músico, que aborda el tema del paso del tiempo en otro de sus nuevos temas, "Ven".

En su largo desarrollo lírico se aprecia que Ismael Serrano sigue sin ajustarse a los "cánones" de la radiofórmula, pero destaca cómo, frente a la idea de que "el cantautor privilegia los textos por encima de la música y se vuelve cada vez más hermético y enrevesado", él ha hecho el "camino de vuelta" hacia la sencillez, por ejemplo en los estribillos, a los que no era muy dado.

En esa búsqueda de "la canción definitiva" en un desván de tonadas olvidadas basó la cuidada escenografía de los conciertos que el pasado verano dieron pie a la grabación del disco, el del 15 de junio en el Auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid (Madrid) y los del 17 y 18 de agosto en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid.

Para no faltar a la tradición, incluyó una canción (inédita) titulada "Agua y aceite" con letra de su padre, el periodista y poeta Rodolfo Serrano, y también un homenaje a Luis Eduardo Aute, "Las cuatro y diez", "para mandarle las mejores energías".

No son las únicas versiones que realiza, en parte por sus autores originales, en parte por las canciones en sí mismas, como "Y sin embargo" de Joaquín Sabina, en su opinión "una de las mejores que se han escrito en castellano", o "Todo cambia", de Mercedes Sosa, cuyo título contempló para este álbum.

Con él se lanzará de nuevo a la carretera por toda España y también por Latinoamérica. En el calendario, marcada en rojo, la fecha del 21 de abril, cuando recalará en el WiZink Center de Madrid (antiguo Palacio de Deportes) para ofrecer "un histórico concierto de celebración" junto a amigos e invitados.

Visto 540 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar