martes, 21 mayo 2019, 02:29
Domingo, 27 Mayo 2012 12:58

Arte brasileño en la XI Bienal de La Habana

Escrito por  Agencias

Una inmensa cortina blanca suspendida desde la cúpula del Gran Teatro de La Habana hasta casi llegar al suelo distingue la obra de Carlos Carvalhosa, uno de los cinco artistas brasileños presentes en la oncena edición de la Bienal cubana.

Bajo el título «La suma de los días», este creador graduado en Arquitectura y Urbanismo en la Universidad de Sao Paulo, intenta replantear los conceptos de espacio y tiempo a través de una instalación sonora en forma de espiral que enclaustra los sonidos y acentúa el aire que circula en el lugar.

La transparencia de la tela, colgada de cuerdas de acero, permite el paso de la luz del día y de los ruidos ambientales, lo cual ofrece una imagen del tiempo en su discurrir, pero sin dejar de conservar su presencia.

Con esta obra, presentada en el año 2010 en el prestigioso Museo de Arte Moderno de Nueva York, Estados Unidos, Carvalhosa refuerza su formación artística a la hora de intervenir en grandes espacios por medio de elementos esencialmente arquitectónicos.

De Brasil también llega a la fiesta habanera del arte contemporáneo Lia Chaia con sus chancletas de madera en forma de flechas que puntean hacia todas partes, como una suerte de mirilla telescópica que apunta en diferentes tamaños la dirección del caminante.

«Setamanco», nombre que identifica la obra expuesta en el capitalino Pabellón Cuba, enfoca su quehacer hacia cuestiones humanas como el cuerpo, en tanto subraya el sentido de desequilibrio y la falta de dirección precisa que poseen hoy los habitantes del planeta Tierra, indicó la artista.

La labor de Chaia se enfoca en lo esencial a investigaciones de carácter poético sobre la fricción entre espacio urbano y naturaleza, al tiempo que propone una reflexión sobre la forma de actuar de los hombres en aras de lograr una convivencia más armónica con el medio ambiente.

Mientras, Laura Lima propone sus «Nuevos Costumes», una instalación interactiva emplazada en la tienda Arte Habana, ubicada en el boulevard de San Rafael, en la parte antigua de la ciudad, que recrea ropas de vinilo transparente que los visitantes pueden vestir.

Por medio de su complejo repertorio de formas, estas esculturas sugieren nuevas maneras de percibir nuestro cuerpo, sus funciones y posibilidades, como parte de la producción artística que distingue la obra de Lima.

Los «Nuevos Costumes» se acercan al rebuscamiento barroco y a la minucia artesanal de la alta costura, según reseñan algunos especialistas.

Completan la nómina del gigante suramericano en esta oncena Bienal, Diana Domingues, artista multimedia que explora la creación con recursos computacionales, y Daniel Lima con su «Salida de emergencia», una especie de llamado a problemas sociales como el racismo y los procesos educacionales.

Modificado por última vez en Lunes, 28 Mayo 2012 16:43

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar