lunes, 18 noviembre 2019, 08:21
Martes, 31 Octubre 2017 05:11

Experiencias de Irma: ¿Cuánto cuesta cumplir lo establecido?

Escrito por  Alina M. Lotti y Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

En ocasiones, la población espera hasta último momento para ser evacuada. En el peor de los casos, no lo hace y pone en peligro su vida y la de los demás.


Fotos: Annaly Sánchez e internet

Vientos huracanados, lluvias interminables, cielo gris y apocalíptico trajo consigo el huracán Irma que hostigó, prácticamente, todo el norte del país, de uno a otro extremo. Más de 48 horas de azote, con consecuencias devastadoras, una decena de fallecidos y disímiles historias.

Un acercamiento desde la perspectiva de damnificados sobre el siempre polémico tema de la evacuación y lo que está legislado nos permitirá reflexionar sobre esta arista de cara al futuro, pues la actual temporada ciclónica aún no termina y en próximos años —por nuestra ubicación geográfica—, seguramente, no seremos inmunes a los latigazos de los huracanes.

Edificio en estática milagrosa y apenas una evacuada

Ante las primeras noticias de que los embates de Irma llegarían al occidente del país, Viviana se puso en alerta. Reside en un edificio en el municipio capitalino de Centro Habana, en estado de estática milagrosa, aunque lo más sorprendente resulta la cantidad de personas que a diario allí pernoctan.

xifrey 1
Edificio en Centro Habana en condiciones de estática milagrosa, y del cual solo una persona se autoevacuó al paso del devastador meteoro.

Explicó que —a pesar de la precariedad de las condiciones— en la edificación todavía conviven seis núcleos familiares, cifra que crece en las horas nocturnas, pues Margot, una de las vecinas, como si fuera «directiva» de la entidad de Vivienda o una «buena samaritana», se cree con el derecho de «ubicar» en algunos de los apartamentos vacíos a algunos de los que andan de paso por La Habana.

«El edificio está que se cae y, por si fuera poco, la gente sigue incrementando la convivencia. Luego pasa cualquier cosa y las culpas las carga el Estado».

Por la situación constructiva, se orientó que todos los vecinos debían evacuarse. Mas ella fue la única que lo hizo en casa de un familiar, los demás se negaron rotundamente.

La anécdota narrada por Viviana pareciera insignificante —mas no lo es— ante la ocurrencia de hechos graves que, precisamente, sucedieron también cuando este último fenómeno meteorológico afectó al país.
 

Negligencias, falta de previsión, indisciplinas sociales y otras conductas negativas pusieron en peligro no solo la vida de los ciudadanos —recordemos las causas de la muerte de algunas de esas personas—, sino también de quienes, en el cumplimiento del deber, afrontaron la disyuntiva de rescatar a seres humanos en condiciones muy adversas, cuando esas acciones podían haberse realizado en circunstancias normales.
 

Desde Tercera, mar adentro

Abdel es un trabajador de Etecsa que vive en 3ra. entre A y B, # 260, en el Vedado. Su edificio fue construido en 1950 y lo separan unos 50 centímetros desde el nivel de la acera hasta la puerta de su casa. No está en mal estado constructivo, ni presenta peligro de derrumbe, pero tampoco ha escapado de la acción hostil del salitre.

3ra vedado 5
Fachada del edificio donde vive Abdel. El mar dejó sus huellas.

«En esta ocasión, el mar se convirtió en un huésped, más bien, en un intruso inesperado —confesó—. Comenzamos a tomar medidas cuando escuchamos que habría penetraciones del mar y subimos los efectos electrodomésticos, pues tenemos experiencia en diez años de fenómenos similares. Por lo general, el refrigerador, por su peso, lo dejamos para el final, cuando hay certeza de que el agua viene con fuerza».

Sin lugar a dudas, Abdel y su familia se las vieron «feas» durante y después del paso de este ciclón. Según dijo, «lo peor fue el desorden, la mala coordinación y la desatención en esa zona en las horas posteriores a la inundación.

«Esos momentos iniciales son críticos. El agua estaba infestada, había condiciones de insalubridad, no se podía cocinar, pues colapsaron los servicios de gas, agua y electricidad, y los piperos cobraban para vaciar cisternas. Así, sin ser catastrofistas, vivimos Irma muchos de mis vecinos y yo».

Explicó que él y su familia se autoevacuaron en la casa de un vecino que vive arriba, «fue casi una mudada total, por lo que mis pérdidas no fueron cuantiosas».

A una pregunta nuestra sobre cómo funcionaron en esta ocasión los mecanismos relacionados con la evacuación y protección de la ciudadanía, manifestó que no experimentó la sensación de preocupación y responsabilidad como cuando ocurrió al paso de Wilma, en el 2005.

«De hecho, una funcionaria del Partido municipal pasó y, en un tono no muy convincente, convidó a evacuarnos. Durante las horas más feroces de Irma pasaron la patrulla y unidades de la Fuerza Especial del Ministerio del Interior (Minint) en funciones operativas.
 
«Después también percibimos tardanza respecto a productos de primera necesidad, como agua y alimentos ligeros.

«Recuerdo que, cuando Wilma, a mi hija y a mí nos evacuó Juan Contino, quien era el presidente del Gobierno en la ciudad en ese entonces. Una realidad distinta vivimos ahora.   

«En esa oportunidad, el mar tuvo una crecida superior de, al menos, 20 centímetros. La percepción de riesgo del vecindario estaba estimada sobre un nivel determinado y, al ser este mucho mayor, aumentaron los riesgos. Ese huracán fue algo descomunal y superarlo era insospechado».

¿Qué está normado en relación con la evacuación?

A propósito de la necesaria evacuación, cuando las condiciones meteorológicas lo exigen, CubaSí recurrió a normas que dejan por sentado lo establecido al respecto.

Tal es el caso de la Ley No. 75 de la Defensa Nacional (diciembre/1994), que en dos incisos del artículo 116 expone elementos relacionados con la evacuación de la población hacia zonas seguras y la desconcentración temporal a lugares menos amenazados.

En ese propio texto, el artículo 118 plantea —entre otros asuntos— que tales medidas son de obligatorio cumplimiento para toda la población.

Por otra parte, el decreto-ley 170 (del Sistema de Medidas de Defensa Civil, mayo/1997) subraya, en el artículo ocho, que «El Estado Mayor de la Defensa Civil organiza desde tiempo de paz las medidas para asegurar la vitalidad de la población en situaciones excepcionales». 

De igual manera, la Resolución No. 2 del Jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil (marzo/2009) establece las categorías (de forma detallada) para la organización y planificación de la protección de la población en situaciones de desastres, considerando el impacto de los tres efectos destructivos asociados a estos eventos: los vientos, las lluvias intensas o prolongadas y las penetraciones del mar.

Del dicho al hecho…

«¿Cómo es posible que una señora de 83 años se haya quedado en su apartamento?», pregunta Abdel, al comentar las fatales consecuencias de Irma.

«En casos como estos —agregó— hay que llegar al punto de decir: “¿Dónde prefiere dormir: en el centro de evacuación, en el albergue o en el hospital? Pero usted aquí no se puede quedar”. Yo, con 46 años, como se dice popularmente, pasé las de Caín».
 
Comprende la actitud de quienes, a sabiendas de que no hay riesgo para la vida y de que vivirán varios días en condiciones adversas, desean permanecer en sus casas para preservar sus bienes.

«En cambio —señaló—, niños, adultos mayores de 60 años y ancianos deben cumplir obligatoriamente con lo que está legislado. No deben estar expuestos y el mecanismo debe activarse de forma obligatoria, incluso si el resto de la familia considera lo contrario.

«La gente siempre tiende a proteger al máximo sus bienes, no solo del mar o el viento, sino también de los ladrones. En cambio, las autoridades, a sabiendas de la composición de cada núcleo familiar, deben ejercer su función y hacer que se cumpla lo establecido».
 
Algunas reflexiones

Con lo expuesto, no caben dudas de que en nuestro país todo está normado en relación con el enfrentamiento a fenómenos climatológicos de este tipo, experiencia que se ha ido enriqueciendo en los últimos años.

No obstante, muchas veces la población espera hasta el último momento para ser evacuada. En el peor de los casos, no lo hace, y pone en peligro su vida y la de los demás.

rescate cubasi
La decisión de no evacuarse pone en peligro la vida de otros.

Las leyes están dictadas, solo falta el estricto cumplimiento. De ahí que las autoridades de los consejos de defensa (a nivel de municipio y provincia), de conjunto con las organizaciones políticas y de masas de los territorios, deben estrechar las relaciones de trabajo y actuar de manera conjunta para preservar las vidas humanas y los bienes.  

La salida airosa de situaciones como estas depende de lo que puede hacerse antes, durante y después de las lluvias, los vientos y las penetraciones del mar. Hasta el momento, nadie ha demostrado lo contrario.

Visto 1283 veces Modificado por última vez en Viernes, 23 Marzo 2018 07:24

Las imágenes de Irma en Cuba le han dado la vuelta al mundo y demostrado cuánto daño dejó este huracán que, con nombre de mujer, arrasó con la tranquilidad de millones de cubanos.

En medio de un tsunami de esfuerzos para evacuar y salvar vidas humanas ante el peligro de Irma, conductas negativas de algunos desalmados que lucraron y robaron aprovechando la situación son reprochables e inadmisibles.

Hay imágenes que compulsan, o que te estrujan el alma, o que te hacen bufar de rabia, tanto o más que un texto. Las publicadas a propósito del impacto de Irma en tierra cubana son de esas.

Tras el paso del huracán Irma, recuperación es palabra de orden en toda Cuba, movidos por ese motor incombustible de humanismo y solidaridad que poseemos

Es verdad que Irma nos tiró a matar. Pero aunque en su mortal diana quedaron importantes objetivos económicos, las viviendas de muchísimos pobladores y la angustia de un pueblo entero, aquí seguimos.

Irma, la que es grande y poderosa. Eso significa el nombre y le quedó justo a la medida al monstruoso huracán que azoló este fin de semana a buena parte de Cuba.

Comentarios  

 
#6 Yosy 02-11-2017 10:53
Yo vivo en la misma cuadra de Abdel y estoy plenamente de acuerdo con lo que plantea y más. Para mi esta fue la primera mala experiencia de este tipo y como novata sufrí las consecuencias de forma severa y perdí mucho, no lo voy a detallar. El antes de la penetración fue vago (por ponerle un adjetivo, nadie vino a decirme de evacuar, yo me autoevacué por precaución porque en mi familia hay un menor. La altura del agua dentro de mi casa fue de metro y medio, a pesar de que la casa está casi 2 metros por encima de la calle. Nadie vino a saber qué había pasado con interés de resolver, solo pasó una trabajadora social preguntando para llenar una planilla, las pérdidas (por si daban algo, dijo). Para las pastillas a tomar por quienes han tenido vínculos con el agua sucia, tuvimos que ir a buscarlas (no voy a detallar) y para el vaciado y la limpieza de la cisterna tuvimos que hacerla con medios propios porque no aparecía quien lo hiciera y cuando aparecieron, venían pidiendo dinero. Las pastillas para la cisterna también hubo que perseguirlas. El único que siempre viene es el de salud pública que reparte el veneno para los ratones. Ayuda en alimentos y agua; el agua hubo que pedirla a gritos y caerle atrás a las pipas, la comida que llegó primero fue un camión con galletas a 60.00 MN el paquete. Después empezaron a poner los kioscos, el primer día funcionó, ya después empezaron a venir de todas partes a comprar y era díficil "empatarse" con algo de lo menos caro, porque había y "hay todavía" problema con el gas y no se sabe cuando se solucionará. A los damnificados nos dieron un módulo que incluía un colchón 3/4 de donación y 2 sábanas (no había que pagarlo, el resto, la hornilla de inducción con sus implementos (a mitad de precio 250.00 MN), 2 tohallas, otras 2 sábanas, un jabón de lavar, 2 de baño, una pasta dental y un pomo de líquido de fregar por 189.00MN. Yo perdí un colchón camero y uno personal, pero me dieron uno 3/4. NO se preguntó más nada, que otro tipo de ayuda se podía brindar. En otras ocasiones de penetraciones menos severas se ha visto a los bomberos pasar preguntando qué hace falta, si hay problemas. Esta vez nos sentimos huérfanos de ayuda y no hablo del "módulo" hablo de las personas, de los seres humanos.
 
 
#5 gordy 01-11-2017 10:19
En el caso de la evacuación es cierto que el gobierno tiene las medidas creadas, pero ¿quë pasa con la población que no quiere evacuarse? y respondo a mi pregunta, lo que pasa es que es muy duro que solo se acuerden de las situaciones críticas de las viviendas cuando hay un evento climatológico; uno se siente abandonado sin respuesta, sin recursos, sin esperanza y la reacción es de que solo se estan cuidando las estadísticas para que se vea que no hay muertos, etc.
El país debe ocuparse un poco más del sistema que en albergue y vivienda llevan los gobiernos provinciales y municipales, no resolvemos metiendo presos a los funcionarios después de que vendan el fondo habitacional, sino ocuparse de su uso. Yo me evacuo cada vez que lo indican pero es muy duro dejar lo que has logrado toda tu vida y no saber si lo podras encontrar cuando vuelvas y después para recuperarlo no te alcanza lo que te resta de vida. Yo vivo en el edificio de estática milagrosa de la foto
 
 
#4 manuel 31-10-2017 12:20
Raul G. el irrespeto a la ley esta a pululu.y en verdad es un tema compejo en todos los sentidos no ahora desde hace muchos años. Primero los que tienen que aserla cumplir no se dan a respetar y los que tienen que acatarla se burlan y no la cumplen ( nosotros)todos. la perdida de verguensa,valor es,etica.las normas de habitos de condunta.tal parece que vivimos en un pais ingobernable donde no existen leyes ni decretos. ni deberes ni derechos.
 
 
#3 manuel 31-10-2017 12:06
Yo me pregunto.? Cuantas viviendas solamente en Centro habana estan declaradas inavitables y todavia hay familias que reciden en esta?hay mucha tela por donde cortar.primero se dice que no hay fondo habitacional. existe una gran cantidad de viviendas en todos los municipios de la habana que se encuentran cerradas y no las dan. que provoca esto. que personas ilegalmente las ocupan. creando otro problema con las autoridades. nadie de estas personas afectadas quieren ir para albergues. Todavia hay personas en albergues desde hase 20-25 años ( no exajero).lo que mas me llama la atencion es que en Centro habana hay una gran cantidad de cuentapropistas que tienen sus negocios en bajos de edificios que estan en peligro de derrumbe. Yo me pregunto.? no pide un permiso posterior no lo visita.Vivienda ,Planificacion Fisica ect ect.se inspecciona el Lugar. y arriba de eso le dan la Licencia para ejercer su actividad. me vuevo a preguntar. que ase el PCC e poder popular.los CDR la Federacion y demas factores la PNR. FITO comentario 1 no estoy del Todo deacuerdo contigo. nosotros tenemos cultura de sobra sobre los fenomenos naturales ( ciclones) nuestro pais en la defensa civil es privilejiada.y a nivel mundial somos reconocidos. solamente con la Prevencion.sabe mos que en las notas informativas se dan desde que el ciclon se forma. y se le da un seguimiento detallado informando a la Poblacion paso a paso. lo que pasa es que nos golpea mucho la indisciplina y queremos aser lo que nos venga en gana.en cuanto a las zonas vulnerables donde hay viviendas. y siguen levantando viviendas. hay que sancionar a las autoridades que tienen que velar por esto desde el PCC secretario de esta localidad. y el precidente del gobierno.Aqui todo se sabe. pero nadie quiere aser cumplir lo establecido.Cua ndo el antiguo Secretario del PCC en Granma.Lasaro Expocito Canto.Fue a evacuar a un campesino. y este se nego. hasta le saco un machete y el Secretario del Partido le saco otro machete. los Oficiales de las FAR que habian tuvieron que intervenir. pusieron en peligro su vida para salvar este campesino con su puerquito.A pesar de todas las advertencias que le habian echo. aqui en la Capital.lo pude ver personalmente. en pleno ciclon habian personas deanbulando en la calle.nosotros los Cubanos somos asi. Cuando la crisis de los Misiles que estabamos al Borde de una guerra Nuclear. aqui estaban la Poblacion en la calle muy normal y en las trincheras Tocaban Rumba. te digo mas en la guerra de angola cuando llegabamos a una unidad enseguida buscabamos un lugar para jugar pelota chapiabamos y preparabamos un campo de pelota. los sudafricanos salian de exploracion terrestre y aerea y sabe como descubrian que habian unidades de Cubanos. Pues por el Campo de jugar pelota.decian los cubanos son los unicos que en guerra juegan a la pelota.esto es solo un ejemplo de como somos. Y otra y la mas importante. se extraña la presencia de nuestro Comandante en Jefe en estos eventos. siempre estaba en la Primera Trinchera de Combate. desde el Instituto de meteorologia. hasta el lugar por donde pasaria el ciclon. orientando preocupado dando indicaciones.en ocaciones pienso. que si estuviera vivo. es posible que no tuvieramos que haber lamentado la muerte de estas personas durante el ciclon.seguimos en combate.
 
 
#2 Raul G. 31-10-2017 09:48
Es un tema complejo pues muchas personas no se evacuan por temor a que les roben sus pertenencias. Si reflexionamos en anteriores penetraciones de mar las personas se llevaban lo que el mar sacaba de los establecimiento s , ya en esta ocssion las personas entraron a los establecimiento s en pleno huracan poniendo en riesgos hasta sus vidas. Esto no es mas que el reflejo de la perdida de valores y el irrespeto a la ley de una parte de nuestra ciudadania. Yo les pido a ustees compañeros Alina y harold que escriban sobre esto.
 
 
#1 Fito 31-10-2017 08:12
Segun tengo entendido, la mayoria de los muertos fueron por evacuarse, incluyendo la senora mayor,entonces porque no pedimos responsabilidad en los que estan obligados en hacer cumplir la ley?, prque CUBASI no entevista a los gobiernos municipales y provinciales?, porque nose aplica sancioneas a los que violaron la ley? y sobre todo, en todas las zonas vunerables, deben concientizar a la poblacion antes el proximo.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar