lunes, 24 septiembre 2018, 15:28
Viernes, 27 Octubre 2017 05:55

Vulgaridad: ¡Qué palabra más fea!

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)

Vivir en sociedad conlleva, en primer lugar, asumir normas que preserven el respeto al derecho ajeno y la decencia. 


¿Somos vulgares los cubanos? ¿Cómo y por qué este mal se ha extendido tanto en una sociedad que profesa, precisamente, todo lo contrario? ¿Qué hacer ante un fenómeno que cobra cada vez mayor fuerza?

Es cierto, la vulgaridad ha «ganado terreno», y ello preocupa a una buena parte de la población, con lo cual doy respuesta a la primera de las interrogantes.

No obstante, es una realidad que ha crecido como la mala hierba, y una mirada al asunto no encuentra una rápida solución.

Formas de vestir y peinados extravagantes; letras de canciones, videos clip y spots desagradables; palabras obscenas a toda hora y en cualquier momento; gestos groseros que no se concentran en un grupo poblacional, en una edad o sector determinados, constituyen algunas de las manifestaciones con las cuales tropezamos a diario de un extremo a otro del país.

vulgar cubasi 2

En la literatura abundan las frases sobre el tema. Escritores de todas las épocas no lo dejaron en el olvido.

Hogar y escuela: un accionar inseparable    

Muchos padres sufren el fenómeno en el seno del hogar. Isa, una bloguera de la occidental provincia de Pinar del Río, aseguró que muchos de ellos se «quejan de que sus hijos adolescentes o jóvenes son cada vez más desobedientes y tienden, en ocasiones, a presentar una actitud vulgar en su comportamiento diario».

Y agregaba: «Algunos papás y mamás son magníficos trabajadores; para conseguir su formación correcta, invirtieron más horas en sus ocupaciones laborales y no transmitieron la seguridad y la comprensión que sus descendientes requerían».

Ahora bien, todo eso es cierto; no obstante, parte del criterio de que tales familias no son vulgares.

¿Qué asideros tiene un pequeño cuando en su hogar vive rodeado de modales incorrectos, malas palabras y otras conductas deplorables, que lo alejan de una infancia segura y feliz?

Las «cadenas de la vida», así nombro tales situaciones, pues se trata de comportamientos y actitudes que se transmiten de generación a generación, por lo que resulta complicado llevar a cabo en esos contextos una adecuada labor educativa.

Por mucho que haga la escuela, incluso los llamados factores de la comunidad —dígase cederistas, federadas y vecinos—, el niño vive en un ambiente hostil, que no coadyuva a su formación. De ahí que necesite una atención diferenciada por parte de maestros y directivos, sobre la base de un diagnóstico temprano y certero.

Tanto en la casa como en la escuela, el ejemplo es esencial. Si la mamá, el papá o la maestra gritan; si gesticulan fuerte; si fuman; visten de forma incorrecta; dicen mentiras; no son honestos; los muchachos harán exactamente lo mismo.

«Resulta muy desagradable ver cómo un alumno contesta descompuestamente a su maestra o a sus propios progenitores y utiliza esa jerga callejera como lenguaje común —enfatizó Isa—. Los modales para hablar, sentarse a la mesa, dirigirse a una persona mayor, y mantener un buen porte y aspecto, entre otros detalles, se cultivan desde los primeros años de vida del niño».

Un llamado a tener presente

La vulgaridad no es un fenómeno exclusivo de Cuba, aunque, claro está, nos duele sobremanera y lo sufrimos a diario en los espacios públicos. Ha estado presente en cualquier época, sin embargo, en los últimos años se ha hecho más evidente.

Sus manifestaciones se asocian al proceso de pérdida de valores que —según especialistas e investigadores— se acrecentó con posterioridad al llamado período especial, cuando muchas familias cubanas centraron su mirada en aspectos relacionados con la economía y la sobrevivencia.

Una llamada de atención hizo, en julio del año 2013, el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz. En esa oportunidad expresó: «Hemos percibido con dolor, a lo largo de los más de 20 años de período especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás».

Luego de comentar un sinnúmero de conductas negativas con las cuales convivimos, resaltó que «no puede aceptarse identificar vulgaridad con modernidad, ni chabacanería ni desfachatez con el progreso; vivir en sociedad conlleva, en primer lugar, asumir normas que preserven el respeto al derecho ajeno y la decencia.  

«(….) Conductas, antes propias de la marginalidad, como gritar a viva voz en plena calle, el uso indiscriminado de palabras obscenas y la chabacanería al hablar, han venido incorporándose al actuar de no pocos ciudadanos, con independencia de su nivel educacional o edad».

Al mismo tiempo, recalcó el papel de los maestros y los padres. «Es sabido que el hogar y la escuela conforman el sagrado binomio de la formación del individuo en función de la sociedad, y estos actos representan ya no solo un perjuicio social, sino graves grietas de carácter familiar y escolar».

Sobre el asunto, la profesora guantanamera Ruth Vargas, con sobradas experiencias en el sector, apuntó que «la vulgaridad es algo indeseable, denigra a quien la expresa y caracteriza esa personalidad. Con tristeza la observamos en las escuelas, en la relación entre educadores y alumnos. Desde que el niño comienza a hablar hay que enseñarlo, pero el mejor método es el ejemplo personal de todo el que lo rodea».

Así que el combate contra la vulgaridad está entre nosotros mismos y, por supuesto, los medios de comunicación tienen también el deber de contribuir a llevarla a una mínima expresión. 

Visto 1555 veces Modificado por última vez en Viernes, 23 Marzo 2018 08:24

Comentarios  

 
#16 carlosvaradero 31-10-2017 16:07
Y la vulgaridad en la mùsica??.
Para què hablar...y lo peor es que esos cantantes vulgares se vuelven iconos sobre todo entre los màs jovenes que tienen de por si el gusto tan deformado.
Què decir del "palòn divino"...sin palabras!!..mej or ni darle credito a "esa cosa".
 
 
#15 Jorgito el curioso 31-10-2017 10:01
y otra vez y again and again....por favor..Sra Alina...de quien copio??.digame uno solo..a quien imito??..de los vivos pienso en el gran Leal..perfecto su castellano...pe ro de q me sirve...para q me sirve y donde me sirve...lo unico q queda donde la elite lleva algo de CLASE...es en una puesta de El lago de los cisnes...y ya...el espectro de nustra educacion anda entre ''..que nunca fuimos cobardes(con cara de malo) y el Palon divino....
 
 
#14 carlosvaradero 27-10-2017 16:22
Excelente tema este dedicado a la vulgaridad.
El fenomeno se ha hecho tan cotidiano, que por cotidiano casi se ha convertido en algo "normal".
Me pregunto:
Alguien se ha preocupado por analizar a fondo el tema?
Creo que no...vivimos inmersos en otras cuestiones y seguimos viviendo entre malas palabras, obscenidades,vu lgaridades que generan por supuesto mal gusto, falta de ètica y tantas actitudes negativas que vemos a diario en cualquier lugar.
Què pena..un pais tan "instruido" y tan vulgar..
Que me perdonen los que no se incluyen en este grupo..sè que es feo generalizar.
Gracias!
 
 
#13 Gladys 27-10-2017 15:56
Creo que todos coincidimos en los degradante de la vulgaridad.
Yo creo que hay algo que está afectando grandemente y que son los temas y grupos musicales que proliferan en nuestra TV, una gran cantidad de ellos EXTREMADAMENTE vulgares, en las letras, expresiones y forma de bailar, y sobre esto si las entidades de la cultura están OBLIGADAS a actuar, ni maestros ni padres pueden contra eso, lo jovenes se peinan: como los artistas, bailan como los artistas, copian sus eslogan, sus estribillos de mal gusto. Esto me parece de lo mas importante a tratar y resolver.
Y para comprobar esto, nada como sintonizar Piso 6 y Lucas.
 
 
#12 HAVANA WAKE UP WAKE 27-10-2017 15:53
¿Por qué en los centros laborales...... no se prohíbe con medidas disciplinarias. ....la pronunciación de palabras obscenas y la gritería?
Posiblemente.....los dirigentes a este nivel......no tengan potestad moral para actuar......pue s de algún modo, o frecuentemente. ......ellos tampoco pueden ser el mejor ejemplo
 
 
#11 Jorge 27-10-2017 15:08
Esa forma tan descompuesta, intolerable y antisocial se ha hecho norma dondequiera el que no sea de esa forma no encaja en la actualidad (se le dice a los que manifiestan esta actitud ambientosos, cutungos, conflictivos etc....) desgraciadament e cada dia se incorporan mas personas a este grupo marginal (no importa la edad) que deshace de verguenza la sociedad, yo no se que van a hacer los responsables del orden, la ley, la educacion formar u otras organizaciones publicas para parar esta actitud tan denigrante a la que se suma hoy en dia nuestra nacion.
 
 
#10 pepe 27-10-2017 15:03
Como dice mi abuela, "esto es un potrero", se habla hace mucho tiempo del tema pero yo no veo que se haga nada, en las escuelas, en la calle, en los centros de trabajo, en una fiesta y hasta en las reuniones se habla a la manera moderna, vulgar, porque el entorno es vulgar y las personas se adaptan a eso, y no hay quien los pare, al contrario si dicen una frase vulgar los que debían corregir la frase se rien y la continuan, no puede haber respeto.
 
 
#9 arturo manuel 27-10-2017 14:47
Parece que todas las autoridades de este país han olvidado el discurso de Raúl Castro pronunciado el 7 de julio de 2013 en la jornada de clausura de la I Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, donde el presidente cubano puso sus dedos en las llagas de nuestra sociedad. ¿Creen acaso que lo que Raúl denunció ya fue superado?
No ni mucho menos. ¿Cuántos consejos de la administración y comités del Partido tienen en sus agendas de trabajo controlar y combatir estas manifestaciones de vulgaridad y obscenidades que ahogan a nuestra Cuba socialista? Estoy convencido que ninguna y que a lo sumo, consideran que con el tiempo estos males se superarán con la educación. !NO! Los ciudadanos vulgares y chabacanos se multiplican en una progresión geométrica, hoy son 4, mañana, 16. La pandemia social se extiende por todo nuestro país y las autoridades, de brazos cruzados. !Negro el porvenir que nos aguarda!
 
 
#8 Yo 27-10-2017 14:47
Los primeros que deben ganar en modales son los que estan designados para hacer cumplir la ley proteger la convivencia. La mala educación y la vulgaridad se está expandiendo como un virus incurable. Ojo busquemos rápidamente una medicina pues amenaza seriamente a la especie humana y cualquier año proximos seremos catalogados los cubanos como el país mas mal educado y vulgar de América Latina y quizas de los demas continentes.
 
 
#7 Vivien 27-10-2017 10:52
Nos preocupamos pero no nos ocupamos...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar