lunes, 18 junio 2018, 13:45
Viernes, 13 Octubre 2017 00:47

MIRAR(NOS): La cruz de ser hombre

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Los tiempos actuales han establecido la norma. Hemos dejado que pase porque, en apariencia, todo está bien. Por concepto, los seres humanos somos muy de apariencias.

La culpa no es de unos ni de otras. Ni siquiera encuentro que exista alguna culpabilidad o daño. Ya me dirán luego. Pero primero abran sus mentes, porque es menester el entendimiento de las conceptualizaciones que izan las mayorías. Si una libertad existe desde que el mundo es mundo, es la de pensar diferente. Vamos entonces allá.

Un sucinto análisis permite corroborar que el machismo igualmente le está haciendo daño a los hombres. Por supuesto, les voy a brindar algunos ejemplos.

Si a una mujer le gusta el fútbol, si prefiere más que los pectorales y el abdomen definido de Cristiano, y si, además, sabe hablar de jugadas y posibles cambios en los once iniciales, a los fanáticos masculinos del deporte de las multitudes, a esos, les va a hacer la boca agua. La misma lógica cuenta para otros contenidos de música, mecánica o cuanto hobby aparezca por ahí.

Ahora bien: si ellos gustan de los tacones, aunque sea admirándolos en las piernas de su chica; si hablan de vestidos o de la novela de turno, no son bien vistos.

El «sistema operativo» de los machos machotes concibe que nosotras podemos tener una infinidad de gustos que pasen por todo lo anteriormente expuesto y hasta por nociones de la mecánica, pero… cuidadito el hombre con gustos estéticamente femeninos. Alguien dijo un día, y ahí se ha quedado, que te convertirán en menos hombre y que la humanidad completa arremeterá contra los «valientes».

Abran las páginas del periódico, de internet... saltan a la vista, en distintas latitudes, las mujeres maltratadas que nunca ponen su denuncia por maltrato debido al miedo a sus parejas. Los resultados son estimados, pero se han puesto a pensar (a propósito de Armando y Elena, en la novela actual)... ¿cuántos hombres maltratados no denuncian nunca, por miedo a sus pares y a la vergüenza pública? Claro, porque no es de machos dejar que te pegue tu chica. Porque no es de semental pura sangre aceptar que los insultos de tu florecita te tienen con estrés y perdiendo el pelo, cambiando tu peso y amaneciendo agotado. Ni imaginarse denunciar que una jefa te está obligando a portarte mal en la oficina, porque… más de lo mismo, ya ustedes conocen el porqué.

¿Otro ejemplo? Ahí va uno bastante arraigado en las sociedades contemporáneas. No importa si eres el mejor padre del planeta: si quieres la tutela de tus hijos después del divorcio, tienes necesariamente que demostrar la incapacidad de la madre.

La regulación machista y anticuada asume también que es la señora la que cuida, protege y cría, mientras que el macho solo es un proveedor reemplazable por una manutención. Aparentemente —al menos, eso me deja ver este tabú—, no hay mujeres profesionales, trabajadoras y sostenedoras de un hogar, como tampoco machos preocupados y entregados al cuidado de sus hijos.

La mesa está servida, y la cruz por ser hombre, pesadísima. Un aplauso para todos ellos hoy, los que me leen, y a los otros, mis respetos. Ellos se esconden para leer porque piensan que esta columna es demasiado «fresa» como para seguirla cada viernes.

Visto 1047 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Octubre 2017 10:42

Comentarios  

 
#16 yo 04-04-2018 14:38
Arquero, tu comentario hizo que se me salieran las lágrimas. Yo era de las que criticaba y discutía muchísimo con mi esposo por no ayudarme en las labores domésticas, pues yo también trabajo y pongo dinero (Aunque siendo sincera él gana más que yo), lo más lógico sería que él también compartiera conmigo las tareas. Pero estamos en una crisis económica, viviendo tal y como dices, estresados por no saber qué van a comer los niños y cómo vamos a sustentar sus demás necesidades, y la casa que se nos va a caer encima. Y me ha dado por pensar muchísimo, cómo se siente él en estos momentos, pues sé que para él resulta más difícil que para mí, pues aunque yo también ponga dinero, sé que siente que esa es su carga, y que no puede con ella. Yo por mi parte no me quejo, no exijo, no pido, los niños tampoco, no se antojan, ya no le exijo que me ayude en la casa, sé que tiene preocupaciones mayores y por más que me machaque la cabeza hasta no dejarme dormir, quisiera poder hacer más, para aliviar su carga, pero no sé qué. Soy universitaria, con un trabajo de oficina, un salario bastante bueno, pero que no es suficiente. Me lo imaginé a él en la punta de la cama como cuentas y eso me hizo llorar.
Quieren saber qué fue lo que ocasionó la crisis económica????
Hace algunos años, luego de invertir en un negocio particular, amparado por las licencias que se abrieron en el momento, mejoramos económicamente, planificamos el futuro y tuvimos nuestro primer hijo y salí embarazada del segundo, bueno pues bien, de ahora para ahorita, en sólo dos meses ese licencia ya no podía tenerse, él pierde el dinero invertido, y se queda sin nada con qué mantener a la familia, y para rematar yo de licencia de maternidad por un año, no podía hacer mucho la verdad. Pero eso no fue suficiente, logra coger una licencia de agente de telecomunicacio nes y nos resolvió bien por unos años, hasta que a algunos sesudos se les ocurrió pensar que los agentes de telecomunicacio nes estaban ganando mucho dinero y bajaron el porciento de ganancia a la mitad. Es como si le hubieran bajado el salario a la mitad. A nadie se le ocurrió mirar que una familia completa, hijos, y ancianos incluidos dependían de ese dinero???? Qué análisis hacen para llegar a esas conclusiones??? ? Y lo más chivado del caso es que cuando uno empieza a madurar, trabajar, hace un proyecto de vida y crea una familia, cuando estos golpes empiezan a llegar, uno se desencanta, y las fuerzas empiezan a fallar y ya no se tienen deseos de empezar otra vez, se tiene el miedo de volver a fracasar. Estoy harta de todo. Mejor que me den la soga ya, porque así no se puede vivir
 
 
#15 hector 30-11-2017 17:35
pues yo no me escondo, más bien persigo cada viernes su columna ...
 
 
#14 pancho 08-11-2017 09:40
LIZ ME ENCANTA TU COLUMNA Y NO ME IMPORTA LO QUE PIENSEN LOS DEMAS, ES MAS NADIE SE ATREVE A DECIRME NADA PORQUE NADIE ES QUIEN PARA IMPONERME GUSTOS O DESEOS, YO SOY HOMBRE HOMBRE, TENG 3 HIJOS Y ESTOY CASADO, MI MUJER RESPETA MIS COSAS Y YO LAS DE ELLAS SIEMPRE QUE TODO ESTE EN ORDEN. SALUDOS
 
 
#13 Nelson 17-10-2017 16:15
¿Otro ejemplo? Ahí va uno bastante arraigado en las sociedades contemporáneas. No importa si eres el mejor padre del planeta: si quieres la tutela de tus hijos después del divorcio, tienes necesariamente que demostrar la incapacidad de la madre.
Esto es algo con lo que no estoy de acuerdo, pero es mas facil para la administracion de la justicia designar a la mujer como la custodia de un niño cuando hay separación. Y santo remedio....
 
 
#12 Arsenio 17-10-2017 10:58
La columna no es tan “fresa” como centrada en la sexualidad. La vida es variada, y màs allà del sexo tambièn hay realidades que merecen un vistazo. Vaya por ellas, periodista.
 
 
#11 HAVANA WAKE UP WAKE 16-10-2017 16:33
Por supuesto.....qu e por razones del desarrollo global, en determinados entornos y circunstancias. ...la sociedad humana está experimentado un proceso de cambio bastante acelerado....to mando como referencia..... como transcurían las cosas hace veinticinco años.
Hay en la actualidad..... una marcada tendencia a la yuxtaposición de los roles de cada género en nuestra sociedad actual.......en una serie de aspectos.
y como ya tengo sesenta años.....me resulta más fácil establecer la comparación o el paralelo entre ambos momentos.
Por cierto,......me encanta el fútbol....y tambien ver a las mujeres jugarlo......si n embargo......te ngo mis reservas con repecto a esto......pues creo que físicamente.... .puede resultar mucho más nocivo para ellas.......en cuanto a las lesiones que podrían recibir en sus senos......y en la región del perineo.
 
 
#10 Kalfuo 16-10-2017 12:53
Felicidades por el articulo, sabemos que todos los excesos son malos. Hay canones y esteriotipos para hombres y para mujeres.
 
 
#9 Crash 16-10-2017 09:28
Y cuando pienso que viene a hablar bien de los hombres, a romper su regla al menos por un dia, me encuentro con esto...
 
 
#8 vangelys 13-10-2017 10:49
gracias por el articulo liz ahora que te has refugiado hace un tiempo en Cubasi.... es bueno leerte nuevamente..... el tema interesante a veces pasa desapercibido pero como dices el hombre por su condicion de hombre, y la carga social que le ha tocado tambien recibe su parte, y su gran parte jajajaj.... concuerdo todos..... y es real la mayor carga de presion son las exigencias que imprime la relacion, directa o indirectamente. .. es una forma de abuso silente.. se sufre y no se manifiesta abiertamente... . es el machismo que la mujer por ser mujer disfruta.. por que lleva al hombre cotidianamente al limite..... nada felicidades mujeres por emparejar la eterna rivalidad de genero.... gracias liz..
 
 
#7 Aram Joao Mestre L 13-10-2017 10:28
Sí, a los hombres y a las mujeres se les imponen roles desde muy pequeños, cuando escucho frases como: ¨compórtate como un hombre!¨ o ¨tú eres el hombre de la casa, arréglalo!¨ debo decir que me molesta mucho. Creo los seres humanos debemos ser capaces de respetarnos y no confinarnos a roles de género tan anticuados que sólo nos hacen daño e impiden nuestro desenvolvimient o natural.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar