martes, 18 septiembre 2018, 20:55
Jueves, 12 Octubre 2017 05:25

De pleitos y litigios, Yeissel conoce muy bien

Escrito por  Alina M. Lotti
Valora este artículo
(6 votos)

Breve historia de una joven y débil visual que un buen día inició el camino de la Abogacía en una de sus ramas más difíciles.

Vive entre sombras y luces, sostenida casi siempre de un brazo familiar que le permite andar, en el sentido más ambicioso de la palabra, pues a los 15 años de edad ya había sufrido las consecuencias  de la retinosis pigmentaria.

No obstante, Yeissel Aguiar Pardo echó andar por la vida siempre pensando en lo que podía hacer, sin tomar muy en serio la deficiencia visual que, desgraciadamente, le acompañará de por vida.

ABT yeissel 02 Cubasi
Junto a Yeissel recientemente en el Congreso Internacional Abogacía 2017, donde ella asistió como delegada.

Un sueño transformado en realidad a base de empeño y sacrificios le permite hoy sentirse plenamente feliz. Es una abogada exitosa, casada y con una niña.

Estudió Derecho en la Universidad Agraria de La Habana, de donde egresó en el año 2010 siendo Título de Oro y la mejor graduada de su año. Tales resultados le permitieron entrar directamente a trabajar en la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, sin que antes mediara un examen de aprobación, como está establecido.

Dicen quienes la conocen que, además, de inteligencia, posee  voluntad, empeño; que le gustan las tareas difíciles y que casi nada la detiene.

Cualidades todas que una comprende cuando Yeissel toma la palabra. No es una profesional a medias. Muy por el contrario. Ya obtuvo la  categoría de Máster en Ciencias Criminológicas, dentro de poco va a iniciar los estudios de doctorado, y se le encuentra en cuanto evento se organiza relacionado con su profesión.

Yeissel no le teme a los desafíos, más bien le gusta enfrentarlos. Quizás es una prueba para sí misma. ¿Quién sabe?

A cualquiera le costaría pensar que con la deficiencia visual que padeces puedes realizar una labor como esta…

“Me auxilio de un programa de computación, pero además tengo gran memoria. De esta manera desempeño mis funciones, siempre acompañada de determinadas herramientas tecnológicas”.
 
Te dedicas más a los casos penales. ¿No es lo más difícil?

“Dentro de la materia jurídica, ciertamente, me desempeño más en lo penal.  Me gusta este tipo de litigio. No llevo la cuenta de los juicios en los que intervengo. Pueden ser dos, tres al día. Cinco o seis a la semana, todo depende de la cantidad de señalamientos que haga el tribunal”.

¿Y logras éxitos?

 “No porque yo lo diga, pero gozo de un buen estado de opinión. Tengo en mi hoja de servicios la absolución de bastantes personas y la rebaja de penas. ¿Cómo? No resulta fácil. Hay que prepararse; es necesario estudiar mucho y trabajar como es debido las diferentes fases del proceso”.

Sin embargo, tienes una dificultad que hasta cierto punto te coloca en una situación desventajosa respecto a los demás abogados…

“Cuando yo empecé en el bufete de Artemisa, donde he laborado siempre, pensé que mi limitación podía llevarme a ser menos que los demás. Y hoy —¡te lo digo con la mayor sinceridad!— eso no ha ocurrido. Incluso estando en un juicio, en el estrado, muchos compañeros se auxilian de mí, me preguntan detalles y otras cuestiones. A eso contribuye mi buena memoria, que ejercito leyendo muchísimo, tratando de no desligarme de la teoría del Derecho”.

Luego de algunos años de desempeño, ¿qué consejos darias hoy a los estudiantes y a los más noveles abogados?

“Bufetes Colectivos ha sido muy importante en mi vida. Fue la institución que un día me abrió las puertas sin interesarle mi condición de discapacitada visual y me dio la posibilidad de desempeñar la abogacía con toda la ética y la dignidad que ello implica.

“En los tiempos que corren ser abogada significa un reto; hay que actualizarse diariamente, pues no se litiga de manera igual. Es necesario poner el conocimiento al servicio de la sociedad, de los clientes que representamos. Por eso le digo a los más jóvenes que estudien muchísimo, que no pierdan el derrotero, pues la ética y la humildad son nuestras principales herramientas”.


ABT bufetes 08ddd
En el desempeño de su trabajo, en el bufete colectivo de Artemisa, donde goza de gran prestigio.

Visto 862 veces Modificado por última vez en Sábado, 14 Octubre 2017 07:10

Comentarios  

 
#2 Elcorrecto 12-10-2017 16:01
Título de ORO también para su familia. Felicidades.
 
 
#1 joelluis 12-10-2017 09:30
Eso demuestra que al que tiene talento, las limitaciones físicas no le importan mucho, solo es proponerselo y esforzarse... que bueno que existan personas como ella...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar