jueves, 20 septiembre 2018, 01:50
Jueves, 05 Octubre 2017 05:58

De consternaciones y tenencias

Escrito por  Ernesto González
Valora este artículo
(0 votos)

La hipocresía tiene diversos grados. No actúa siempre igual porque hay un gran elemento de manipulación en ella que responde a las circunstancias del momento.



La observación de ciertos eventos repetidos, en este caso masacres, actos de terrorismo, y la respuesta que se les da, permiten descubrir un patrón en las reacciones de la élite gobernante norteamericana, valga decirlo, cada vez más descarado. Aunque el asunto no queda ahí.


“A pesar de este incidente lamentable no se va a discutir en lo absoluto el asunto de la tenencia de armas”, han dicho los congresistas de derecha. “No habrá debate alguno acerca de ese tema”.


Aquí se ha manifestado, paradójicamente, un movimiento honesto en la sinfonía hipócrita de la gobernación (oculta y visible). No se va a discutir, como en otras ocasiones, la posibilidad de aumentar siquiera ligeramente el control sobre los clientes de este mercado. En definitiva,
se trata de un mercado más, como el de las cremas de belleza, y además, protegido por la constitución.

No se va a perder el tiempo en discutir leyes que no se aprobarán. Hay cuestiones impostergables como, digamos, la disminución de impuestos para los ricos y las corporaciones. O acabar de dejar unos a cuantos millones de personas sin seguro médico.


“Habría que imaginarse la magnitud de la masacre, de haberse aceptado el silenciador para este tipo de armas propuesto por la Asociación Nacional del Rifle”, ha tuiteado La Hilarante Clinton, horrorizada. La misma que desde la capital francesa ordenó los bombardeos sobre Siria, y a continuación cerró la conferencia de prensa con una de sus deliciosas
sonrisas y una exhortación inaplazable. “Enjoy Paris”, dijo.


La ex candidata a la presidencia ha hecho público, de paso, que la tecnología, constantemente dispuesta a mejorar la experiencia del cliente, ya permite el ametrallamiento sin provocar molestias acústicas en el ametrallador. ¿No suena adorable?


Una de las tendencias políticas declara como incuestionablemente indebatible el control de armas. La tendencia supuestamente opuesta se muestra horrorizada por la posible aprobación del uso de silenciadores. Son algunos de los esplendores de una democracia convertida en principal producto de exportación, a como sea. ¿No resulta soberbia la sinfonía en su totalidad?


Teorías conspirativas de todo tipo ya se mueven en las redes sociales, se vuelven virales.


“El Armagedón ha vuelto a retrasarse, ¿alguien sabe la nueva fecha de la Revelación?”, escribe uno en apariencia salido de lo viral.


“¿No será que ya empezó y no nos hemos dado cuenta?”, anota otro.


Nos embargan emociones encontradas, participamos en debates acaloradísimos, firmamos cartas de protesta, grabamos nuestros propios videos y los colgamos. Sabemos que nuestras voces van a ser escuchadas aunque no sabemos exactamente cuándo. Como el Armagedón.


De momento algo nos hace resbalar la mirada hacia la derecha de la pantalla. Ciertos colores brillantes, ciertas texturas ansiadas han aflorado a través de nuestra vista periférica siempre a la búsqueda de algo novedoso o hilarante. La curiosidad acaba por arrastrarnos.


Leemos: Tres cremas para las manchas de la cara por el increíble precio de dos y tres cuarto. Haga click aquí, para recibir su Super Bono de la semana y llevárselas. No pierda esta oportunidad. La oferta vence hoy a las tres de la tarde.

Visto 634 veces

Comentarios  

 
#1 Orlando Carrió 05-10-2017 21:14
Excelente este texto, la verdad, desnuda varias verdades sin apelar al panfleto que ya aburre y no siempre resulta creíble para muchos.Felicida des a CUBASI por aumentar su catálogo de buenos colaboradores.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar