lunes, 12 noviembre 2018, 14:49
Jueves, 05 Octubre 2017 04:59

Cubanos sobre la cama

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Cuánto y cómo duermen los cubanos. Dormir es también prevenir enfermedades, así como propiciar mejor calidad de vida y del desempeño laboral.


La primera vez que la vecina escuchó el canto del gallo repicando en el centro de Miramar, supuso que era un singular tono de celular o un juego virtual.

Eso hasta que, entrada la mañana, lo vio pavonearse en el patio de la planta baja, donde su roja cresta y el brillo de las plumas opacaban el resplandor de las latas allí tiradas bajo el sol.

A partir de ese trágico domingo, cada día, exactamente a las cuatro de la mañana, la vecina ha podido constatar que sí, ¡que era un gallo de verdad!, y que a partir de esa hora nunca más podría volver a conciliar el sueño.

Pareciera un pasaje surrealista eso de criar un gallo en el corazón de un reparto citadino, o el bañar a una sonrosada puerca tres veces a la semana, con la consiguiente gritería del animalito, también al amanecer, pero en Cuba son escenas menos singulares de lo que se piensa.

Y no son estas líneas para comentar sobre la cría de especies inapropiadas para las ciudades, pero los ejemplos se pintan solos cuando el caso es hablar del buen y mal dormir, de la calidad del sueño y su importancia.

Si se desea conocer cuánto duermen los cubanos como media, navegar en Internet te conduce a un callejón sin salida, porque podrás saber cuánto duermen los caracoles, las hormigas, pero no los habitantes de esta Isla.

alt


Al menos, este no ha sido hasta ahora un tema público ni de primera importancia. Sin embargo, qué gran impacto en la vida tiene el buen dormir.

Dormir bien tiene implicaciones que abarcan desde el peso corporal hasta la memoria, desde el aprendizaje a la creatividad, incluyendo una mayor actividad física.

La mayoría de los expertos asegura que se debiera dormir con calidad entre seis y ocho horas, de acuerdo con la edad de cada quien, aunque algunos pronunciamientos recientes apunten en otras direcciones.

Durante esas horas de reposo, el organismo no permanece inactivo: su temperatura varía, así como la frecuencia cardíaca y respiratoria; se secretan hormonas y hay también cambios en el sistema digestivo.

El llamado gran maestro del sueño, el alemán Jan Born, asegura que durante el sueño el cerebro no se apaga, y se despliega «un repaso mental de aquellas cosas que vivimos durante el día. Durante el sueño se aprende, sin sueño no recordamos, no aprendemos».

En particular, durante la llamada fase REM —en español MOR: Movimientos Oculares Rápidos—, cuando se perciben movimientos oculares y al durmiente está algo agitado, acontece el sueño narrativo.

El propio Jan Born indica que en ese paréntesis «hay un espacio creativo, en el cual uno repite lo sucedido durante el día, cambia las relaciones, los roles, una especie de juego mental, y en esa didáctica aparecen ideas nuevas sobre elementos conocidos, ladrillos que ya existían».

Recuérdese que Paul McCartney compuso su famosa canción Yesterday mientras dormía. A tal punto sucedió así, que en los días sucesivos el músico pensaba que esa pieza era de otro compositor y que él solo la había recordado mientras soñaba.

alt


Dormir no es perder el tiempo

La actualidad y sus prisas hacen pensar a no pocos que dormir es perder un tiempo maravilloso que podría emplearse en otras cosas, supuestamente más útiles que permanecer echado en cama.

Sin embargo, aquellos que subestiman la importancia del sueño corren el riesgo de sufrir dificultades para concentrarse, alteraciones del carácter, decaimiento; padecer de resfríos, migrañas, desórdenes alimentarios.

También pueden rendir menos durante el día, cuando la somnolencia los acorrala, incluso en su puesto de trabajo o intercambiando con amistades, e incluso junto a su pareja en la intimidad de la alcoba.

Porque sí, un mal dormir influye en el desempeño y disfrute sexual, lo mismo para mujeres que hombres. No solo acarrea una disminución del placer, también influye en el rendimiento y en la frecuencia de los encuentros sexuales.

La publicación inglesa The Journal of Sexual Medicine, sustentada en exámenes clínicos y en entrevistas a pacientes, sustentó que dormir pocas horas disminuye la excitación sexual.

A su vez, David Kalmbach, investigador de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, y un estudioso de estos temas, refiere que «futuros estudios podrían determinar si los trastornos del sueño pueden ser un factor de riesgo para la disfunción sexual».

En el caso particular de los hombres, quienes usualmente son los más trasnochadores, un mal dormir reduce los niveles de testosterona, la encargada de producir espermatozoides, de mantener activo el deseo sexual y del desarrollo de la masa muscular.

El insomnio es la principal queja de aquellos que duermen mal, pero no es el único de los problemas asociados a este reposo.

También los ronquidos se apuntan en el bando de los conflictos, y estos pueden ir o no acompañados de la conocida como apnea del sueño, que consiste en breves y repetidas interrupciones de la respiración mientras se duerme.

Roncar es todo un problema, no solo para quien reposa en la cama junto al durmiente ruidoso, sino también para el propio roncador, porque puede acarrearle problemas cardiovasculares.

Cuando se incluye la apnea, entonces también es posible que acontezcan cefaleas y esa sensación de fatiga de quien no ha descansado bien.

alt


Calla gallo

Considerando la importancia del sueño, que es mucho más que un paréntesis de inactividad, los entendidos recomiendan, para conseguir un sueño de calidad, no implicarse en quehaceres activos antes de dormir, no llevar a la cama los problemas o disgustos del día para encontrar soluciones, y evitar o disminuir la interacción con dispositivos electrónicos.

También se aconseja comer liviano y lo más temprano posible, limitar el consumo de café y té porque son estimulantes, y evitar las siestas.

En cuanto a la televisión, estudiosos de la electrofisiología del sueño indican que su uso pudiera afectar la arquitectura del sueño, ya que el brillo de las pantallas puede suprimir la secreción de melatonina, lo cual retrasaría el inicio del sueño. Ello, obviando el impacto de diverso tipo que pueden tener los mensajes y contenidos que son televisados.

En el caso de los niños, por ejemplo, desde los años 80 se han triplicado en ellos los trastornos del sueño, y también en los adolescentes.

En ese sentido, el impacto negativo de la televisión se apunta sus tantos por el aumento de la excitación fisiológica y mental que produce y dificulta el comienzo del sueño.

A tal punto se ha ido comprendiendo la trascendencia e impacto de un dormir reparador, que en países desarrollados algunas empresas ya actúan contra el llamado presenteeism, término construido para referirse al desempeño mediocre de los empleados que no duermen bien.

Y es que, además de potenciales accidentes laborales, la falta de un descanso reparador genera, en Estados Unidos, por ejemplo, pérdidas anuales aproximadas a 411 mil millones de dólares.

Tanto es así, que el periódico The New York Times se ha referido al dormir bien como un nuevo símbolo de estatus en su país.

Paradójicamente, es esa nación —junto a otras, sobre todo del mundo asiático— la que incentiva una furiosa competitividad, que impulsa a los empleados a trabajar restándole horas a su descanso.

Por no hablar de aquellos que, para poder subsistir, tienen que acometer varios trabajos durante una muy larga jornada. Esos sí que duermen poco y no andan pensando en cuestiones de estatus.

De todas formas, es indudable que, en todas las latitudes, la necesidad de hacer muchas cosas obliga a las personas a olvidar a veces que dormir es también una necesidad, y de primer orden.

A la vez, los hay también que, desconsideradamente, conspiran contra la calidad del sueño de los otros. Y en eso los cubanos no vamos a la retaguardia. Preguntarle, si no, a los dueños del gallo madrugador que inicia estas líneas.



alt

Visto 1145 veces Modificado por última vez en Sábado, 07 Octubre 2017 06:42

Comentarios  

 
#13 Deniss 09-10-2017 09:04
El sueño para mi es muy importante, de echo el mas rico es el del mediodia entre 2 y 4 de la tarde, pero el que me mata es el de 3 de la mañana a 5, y es cuando los ladrones aprovechan para hacer de las suyas, yo pienso que cuando el cuerpo esta cansado o tiene tantas ganas de dormir se va a quedar dormido donde quiera, llega el momento que el solo te lo pide. Que viva el Sueño.
 
 
#12 Carlitín 06-10-2017 10:29
En mi caso es imposible dormir una mañana o un medio día, incluso si te acuestas temprano, pues entre los vendedores ambulantes de pan, ajo, cebolla, ambientador, viandas y algunos van piso por piso del edificio gritando a voz en cuello sus diversos productos, amén de los amantes del reguetón más bárbaro no por bueno sino por ya no escucharse ni en las discotecas, lo más alto posible para que todos los vecinos sepan que tiene un equipo de música que no ecualizan y es el placer de ponerlo bien alto, además las personas que en vez de hablar gritan, es imposible la convivencia e incluso hay algunos que caen mal y hasta un expediente de peligrosidad el Jefe de Sector le quiere aplicar mientras que los demás viven su vida, durante los días de ciclón del mes pasado tenemos unos que viven en el primer piso que en saludo al ciclón Irma hicieron uha caldoza en el pasillo con el consiguiente humo en nuestros apartamentos y la gritería constante hasta altas horas de la noche y durante el huracán y a todas estas sin energía eléctrica para palear el calor y los mosquitos, los niños pequeños juegan a ser vendores y los más grandes hacen sus tertulias todos hablando a la vez menos en la puerta de su casa en cualquier otra, en fin que difícil es como la Serie de TV de Antena 3 "Aquí no hay quien viva" pero lo peor es que todos los medios hablan de cumplir con las normas de convivencia pero no puedes decir nada y encima de eso nadie hace nada y me refiero a las autoridades competentes. Lugar exacto Los Framboyanes, Pastorita, Cienfuegos.
 
 
#11 Andrés R 05-10-2017 13:47
Mi yerno vino de Suiza se rentó en una casa de renta y se tuvo que ir por que un gallo no lo dejaba dormir. Se fue para otra casa entonces un señor a las 5 de la mañana ponía una turbina todos los días al lado de su cuarto, esto en la ciudad de Las Tunas. Sin contar que en mi casa no se pudo quedar por que el vecino cría cerdos y no hay quien controle los corrales y el ruido que hacian los carretones a las 3 ó 4 de la mñana llevando mercancías al mercado campesino. Al final se fue de Cuba antes del tiempo programado de sus vacaciones por que no pudo coinciliar el sueño.
 
 
#10 manuel 05-10-2017 12:57
Todos tenemos un reloj biologico y estamos preparados para dormir x cantidad de tiempo. usted acostumbra el Cuerpo.yo personalmente.d uermo de 4 a 5 horas no mas. estoy acostumbrado a levantarme a las 5.00 am inclusive sabado y domingo. si por casualidad me quedo en la cama 2 horas mas es decir me levanto a las 7.00am el dolor en el cuerpo no hay quien me lo quite hasta medio sonso me pongo.años atras siendo mmas joven y debido a mi vida laboral. me levantaba a las 5.00am a ejercitarme de lunes a Viernes corria 6 KM. sabados y domingo descansaba pero me autopreparaba los sabados. esto fue durante muchos años. ya con el tiempo y como los años pasan.primero desentrenarme. y posterior me levanto a la misma hora. corro de 2 a 3 Frecuncia semanal. los mismos 6 km. y con mas tiempo de carrera. despues de las 5.00 am no puedo dormir mas ya es costumbre. y la calidad para dormir. un colchon normal,un ventilador tengo un Split.abitacion ventilada. esto influye mucho en el descanso.descan sar las horas que necesite tu cuerpo es mas importante que que comer.
 
 
#9 risita 05-10-2017 12:38
Para tener un buen sueño se necesitan tantas condiciones buenas, que no la tenemos, en primero lo cotidiano de la vida de día tras días, que vas a cocinar hoy???r esa es la primera pregunta que te haces cuando te levantas, y así te pasas el resto del día, los hijos, el agotamiento físico y mentalmente , llegar a la casa y sentir como el perro de abajo ladra sin césar al igual que por las noches, y ni hablar de un gallo, todo eso sin uno tener perro ni gallo, la música alta hasta horas de la noche que ni el tv puedes ver, en fin son tantos los problemas ajenos a uno que cuando quiere dormir no concilias el sueño o cuando lo concilias algo ajeno a uno te despierta
 
 
#8 Leisi 05-10-2017 11:58
Especial el articulo, me dieron en la vena del gusto, me encanta dormir sin saber los buenos resultados que entrañaba este religioso acto.
Solo me preocupa algo, que sucederia fisiologicament e si dormimos mas de las horas recomendadas,he notado que me levanto adolorida, lo adjudico al colchon, ya Jenrry hablo del tema, realmente que lo provoca el colchon o el mucho dormir.
 
 
#7 Lupe 05-10-2017 11:29
Amigo Jenrry: Un buen colchón en Cuba cuesta de 200 CUC en adelante. Así que sigue durmiendo mal. jajajaja
Porque esos q pregonan por las calles q arreglan colchones lo q hacen no sirve. Ponerle una tela nueva es lo unico q vale la pena porq lo q le ponen adentro al cabo d unos dias se pone duro como un palo.
 
 
#6 Rigo 05-10-2017 10:29
El sueño es muy importante, relaja totalemte el cuerpo, es muy saludable fisico y mentalmente.
 
 
#5 Jenrry 05-10-2017 10:24
Para tener un buen sueño necesitas buenas condiciones, cuanto cuesta un buen colchón.
 
 
#4 Miriam 05-10-2017 10:00
No solo en Miramar tambien en el Rpto. La Vigia en la ciudad de Camaguey hay unos gallos que no duermen ni dejan dormir
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar