lunes, 12 noviembre 2018, 12:43
Viernes, 29 Septiembre 2017 05:03

De la vida cotidiana: Servir, más que una palabra

Escrito por  Alina Mena Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Servir es amar a quien tenemos a nuestro lado; es ayudar en lo preciso; es estar presente cuando las circunstancias lo requieren.


Servir es un vocablo tan rico en interpretaciones que puede “encajar” perfectamente en un determinado oficio o profesión, pues todo el que realiza una determinada acción en función de los demás lo que hace —así de sencillo— es servir.

Más que un juego de palabras es una reflexión sobre un modo de ser, una actitud, una postura ciudadana, que en cierto sentido — sobre todo en los últimos tiempos— percibo se ha alejado un tanto de la rueda de la vida.

El dependiente que atiende clientes en un restaurante; el cajero de un banco; quien labora detrás de un mostrador (de cualquier sector); el maestro, el médico. Todos brindan un servicio y, por tanto, en el cumplimiento de su jornada laboral está implícito el servir a los demás. Es decir, a los adultos, a los niños, a los enfermos, y a quienes asisten a un centro recreativo a pasar un buen rato.

El diccionario panhispánico resume que servir significa ser útil; estar al servicio de alguien; suministrar a un cliente lo que ha pedido, y ‘tener a bien hacer algo’, entre otras acepciones.

Por suerte, existen todavía los que asumen esta acción de manera propia, natural y lo incorporan a su actuar cotidiano. Están también quienes cruzan todas las barreras, los más aventajados, quienes están al tanto de las preocupaciones y necesidades de los demás (ya sean materiales o no) y siempre están ahí, dispuestos a aliviar, a ayudar, a colaborar. 

No obstante, todos coexistimos con quienes desvían la mirada y encogen los hombros ante el dolor y urgencias ajenas, que pueden transitar en un espectro de lo sencillo a lo difícil, de lo factible a lo verdaderamente insoluble.

Para servir —según el criterio de una colega— no es posible vivir con el peso de complejos personales, ni falsas consideraciones respecto a lo que ello significa. Servir —y vale la pena repetir la palabra— no es servidumbre, considerado como el “conjunto de personas que trabaja en el servicio doméstico”. Tampoco implica agacharnos ante la palabra y el dominio de otros, ni mantener una condición de siervo. Nada de eso.

Servir es amar a quien tenemos a nuestro lado; sean vecinos, amigos o, simplemente, conocidos. Es ayudar en lo preciso, en lo cotidiano. Es estar presente cuando las circunstancias lo requieren. Servir es sinónimo (quizás no literalmente) de apoyo, comprensión, alivio.  

Y en estos tiempos difíciles de huracanes que han arrastrado todo a su paso, servir cobra una dimensión mayor. Dejemos a un lado los prejuicios y orgullos vanos. Sirvámonos los unos a los otros.

Levantemos las banderas de la solidaridad de manera permanente. Con tales posturas nada habremos de perder y, en cambio, cada día seremos mejores seres humanos.

“Quien no vive para servir, no sirve para vivir”, expresó el Papa Francisco en la misa celebrada en la Plaza de la Revolución en septiembre del 2015, durante su visita a Cuba. La frase ocupó titulares y solo en instantes le dio la vuelta al mundo, porque además de bella encerró una gran verdad.






Visto 1448 veces Modificado por última vez en Lunes, 09 Octubre 2017 08:13

Comentarios  

 
#6 Indi 04-10-2017 09:05
Alina, como siempre tan acertados tus escritos!!! Servir es un arte, y hay quienes osan prescindir de ella aun cuando es el eje de su profesión. Ojalá y algunos de estos osados lean esto y recapaciten. Nunca es tarde para ello.
 
 
#5 gordy 04-10-2017 08:15
Es cierto querida amiga, pero la vida nos da y duro,y aunque no me gustan las alabanzas hacia mi persona, ni que me esten reconociendo lo que hago , parece que nací el Día de los inocentes o los bobos, o práctico las enseñanzas de la Biblia que dice que hay que ofrecer la otra mejilla, porque chica no me canso, hace unos días una vecina se enfermó y yo por la amistad que creía yo que nos unía le regalé una colonia de la que yo me echo, al paso de los días la veo y le pregunto si le había gustado y me respondió que de donde yo saqué esa agua de c... y que era una m..... a grito pelado en el medio de la calle, ¿qué pasa en este país, ¿donde se quedaron los sentimientos, en una esquina escuché a una mujer insultar al esposo porque este le dijo que donaría la divisa de su salario para los damnificados, aquella mujer daba unos gritos que parecía loca, ¿qué es eso , tenemos que unirnos y querernos más, todos tenemos poco pero si nos quitamos algo y lo damos lo debemos hacer por humanidad.
 
 
#4 Taba 29-09-2017 11:55
Me gustaría conocerte Alina Mena Lotti.
Debes ser una maravilla de persona, en estos tiempos, donde ¨El diablo dorado¨
prima en casi todo.
 
 
#3 Taba 29-09-2017 11:52
Quien sirve, recibe más que el que recibe el servicio.
No debemos conseguir de la vida más de lo que damos.
¨Todos los pillos son tontos¨J.M.
 
 
#2 ANNAY 29-09-2017 09:49
Que lindo..estoy de acuerdo en que servir al projimo debe ser mas que palabras, sino de hechos y de verdad, de corazon, sabiendo que fuimos creados fundamentalment e con ese proposito, de relacionarnos y servirnos mutuamente a pesar de las diferencias, servir es amar, servir nos da un sentido de humanismo, de estamos cumpliendo con nuestro prposito principal,..ama r y ser amados..gracias
 
 
#1 joelluis 29-09-2017 08:35
No solo debíamos ser solidario y serviciales, como desea el Papa y todas las personas buenas, en tiempos de catástrofe o momentos difíciles, lo perfecto debería ser todo el tiempo y así seríamos un tilín mejor, es doloroso llegar a cualquier empresa de servicios y no te dan a veces ni los buenos días, el médico que te maltrata, la enfermera que te dice que el método no está claro, o el chofer de guagua que nunca, pero nunca te devuelve los 60 centavos, en fin todo lo que nos pasa diariamente y que nos hace la vida algo más difícil. De todas formas me alegro mucho que existan esa personas, por eso el mundo a pesar de todo sigue existiendo...qu e a pesar de los pesares cuba va, cuba va...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar