viernes, 22 junio 2018, 05:24
Imprimir esta página
Sábado, 30 Septiembre 2017 05:08

Mi crónica de cuando el ejército tomó las calles de Cuba... ¿«dictadura socialista»?

Escrito por  Giusette León García /Cubasí
Valora este artículo
(7 votos)
Mi crónica de cuando el ejército tomó las calles de Cuba ¿“dictadura socialista”? Mi crónica de cuando el ejército tomó las calles de Cuba ¿“dictadura socialista”?

Tras la huella destructora de Irma, otro huracán verdeolivo traía la esperanza: las Fuerzas Armadas Revolucionarias tomaban las calles y junto al resto del pueblo las devolvían limpias y hermosas: esto es Cuba.


La esperanza, dicen, es verde, yo nunca he estado muy segura de esa metáfora estricta, prefería pensar en una esperanza multicolor o personalizada, pero los vecinos del barrio Pueblo Nuevo en la ciudad de Matanzas, parecían seguros de que tras la huella destructora y desordenada del huracán Irma, otro huracán verdeolivo traía la esperanza: el ejército, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, tomaban las calles y, junto al resto del pueblo, las devolvían limpias y hermosas: esto es Cuba.

Soldados y oficiales de las FAR trabajan junto al pueblo

Son muy jóvenes la mayoría, pasan el Servicio Militar en unidades del Ejército Central, son diferentes: está el mulato cardenense con cara buen bailarín, el flaquito de Sancti Spíritus que responde rápido y conciso: “aquí estamos, dispuestos hasta que haga falta”, el otro espirituano conversador que me cuenta la lección de un oficial retirado, un anciano que se sumó a la tropa voluntariamente para ayudarlos en lo que pudiera y trataba de poder casi todo: “me impresionó”, asegura; no voy a olvidar al “tigre” de Ciego de Ávila que solo pensaba en lo que diría su ex suegro cuando lo viera “mira, qué buen revolucionario, qué trabajador es este muchacho ¡lo que ha perdido mi hija!”.

Soldados y oficiales de las FAR participan en el saneamiento de la ciudad de Matanzas tras el paso del huracán Irma

Alegres, con una energía y un empuje propio de los casi veinte años, bajaban y subían de los camiones, cargaban troncos que parecían más pesados que ellos mismos, hablaban de pelota en el mínimo descanso y aún les quedaba tiempo para mirar con el rabito del ojo a alguna linda matancera que les alcanzara un vaso de agua. Y es que la gente del barrio sacó toda la simpatía, el altruismo y la unidad que es Cuba para secarlos al sol mientras sudaban, como esta señora, escoba en mano, junto al otro pueblo, el de uniforme.

El pueblo junto a las FAR trabaja en la recuperación tras el paso del huracán Irma

Los vecinos no tienen cómo agradecer y eligen la mejor manera: compartir: “nos traen agua, refresco, café, salen con palas, escobas para barrer, las mujeres nos han apoyado muchísimo, la verdad que la mujer cubana es tremenda, son las primeras que salen a preguntarnos en qué nos ayudan…”

Soldados: “¡Vaya Coronel, lo van a entrevistar!” “¡Periodista hable con el Teniente Coronel Juan de Dios!”. Oficiales: “Muchachos, arréglense el uniforme” “¿Ya merendaron?” Después de muchos días de trabajo duro, se hablan como padres e hijos, se cuidan, se respetan, se admiran los unos a los otros, los oficiales se deshacen en elogios sobre el esfuerzo que ha hecho su tropa; los soldados se dicen orgullosos de ser útiles.

Las FAR participan en el saneamiento de la ciudad de Matanzas tras el paso de Irma

Una certeza se repetía en cada oficial o soldado con el que hablé, El Teniente Coronel Juan de Dios, por ejemplo, la expresó así: “yo no soy de Matanzas, pero allá en Villa Clara, de donde yo soy, por donde pasó el ciclón también, los compañeros míos de las Fuerzas Armadas están haciendo esta misma labor allá…”

La razón de Camilo Cienfuegos se impone: en Cuba el Ejército es el pueblo uniformado, es el motivo por el que las Fuerzas Armadas tomaron las calles de Cuba sin fusiles ni cañones, sino con herramientas de trabajo, con disposición y voluntad para pintar de verde la esperanza y convertir la verde esperanza en la realidad bella, múltiple y colorida que es Cuba socialista: “…dicen que cuando están las Fuerzas Armadas las cosas son más rápidas y más efectivas, pero solamente es por eso, porque somos parte del pueblo también…” afirma Juan de Dios y lo confirma el Coronel Féliz Hernández: “somos una misma persona, siempre lo hemos sido y lo seremos…”

Visto 1082 veces

Hay imágenes que compulsan, o que te estrujan el alma, o que te hacen bufar de rabia, tanto o más que un texto. Las publicadas a propósito del impacto de Irma en tierra cubana son de esas.

Es verdad que Irma nos tiró a matar. Pero aunque en su mortal diana quedaron importantes objetivos económicos, las viviendas de muchísimos pobladores y la angustia de un pueblo entero, aquí seguimos.

Comentarios  

 
#4 Marta 09-10-2017 09:41
Me emocionó como trabajaron los muchachos para dejar limpias nuestras ciudades, trabajaron durante dias para que todo quedara limpio y recogido. Fue una labor hermosa, digna y todos debemos agradecer.
 
 
#3 Filosa 02-10-2017 13:28
Excelente crónica. Las FAR merecen el respeto de todos y más. El Ejército Rebelde, luego del 59 FAR es del pueblo y para el pueblo. Siempre han estado presente en todos los momentos que la patria ha necesitado. Para ellos mi respeto.
 
 
#2 Elizabethcuba 30-09-2017 10:15
Bello reportaje, un pueblo unido jamás será vencido y no es una mera consigna, aquí en este artículo y en lo que hemos vivido en toda Cuba está el ejemplo, el pueblo afectado o no trabajando en los lugares más necesitados. ESTA ES CUBA!!! ME SIENTO ORGULLOSA DE SER CUBANA!!!!! de la educación que FIDEL NOS INCULCÓ Y QUE PLASMÓ EN EL CONCEPTO DE REVOLUCIÓN ..."ES DEFENDER VALORES EN LO QUE SE CREE AL PRECIO DE CUALQUIER SACRIFICIO ; ES MODESTIA; DESINTERÉS; ALTRUISMO; SOLIDARIDAD Y HEROÍSMO, ES LUCHAR CON AUDACIA; INTELIGENCIA Y REALISMO...
REVOLUCIÓN ES LA UNIDAD; ES INDEPENDENCIA, ES LUCHAR POR NUESTROS SUEÑOS DE JUSTICIA PARA CUBA Y PARA EL MUNDO, QUE ES LA BASE DE NUESTRO PATRIOTISMO, NUESTRO SOCIALISMO Y NUESTRO INTERNACIONALIS MO.
 
 
#1 Julio Enrique 30-09-2017 08:35
Excelente artículo, muestra muy singular de lo que sucedió en toda CUBA, porque todos somos pueblo, todos somos REVOLUCIÓN. Los que tanto nos critican que manden a su ejército a asistir a su pueblo en momentos difíciles como se hace en CUBA, que no lo empleen para agredir a otras naciones y a sus propios habitantes. Trump que se deje de hacerle tanto caso a Marcos Rubio y que coja al US ARMY y lo mande a restaurar todos los daños en Puerto Rico, que ese pueblo lo necesita y lo merece. Y si no, que permita que vayamos nosotros a hacerlo, que los puertorriqueños son nuestros hermanos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar