miércoles, 26 septiembre 2018, 04:23
Domingo, 24 Septiembre 2017 09:47

Estructura de cristal de terminal de lanchas intacta tras Irma

Escrito por  ACN
Valora este artículo
(0 votos)

La estructura de cristal de la Terminal de lanchas del Muelle de Luz, donde los viajes conectan al Centro Histórico de la ciudad con las localidades de Regla y Casa Blanca, no sufrió daños.

La estructura de cristal de la Terminal de lanchas del Muelle de Luz, donde los viajes conectan al Centro Histórico de la ciudad con las localidades de Regla y Casa Blanca, no sufrió daños tras el paso del huracán Irma por Cuba y resistió los fuertes vientos.
 
De acuerdo con Evelio Lugo, director general de la Unidad Empresarial de Base Flotilla de Lanchas, no tuvieron afectaciones estructurales con el azote del meteoro y la prestación de servicios se desarrolla con normalidad.
 
Comentó que la pérdida de cristales era uno de los principales temores ante el embate de los vientos, pero afortunadamente no sucedió.
 
De tal forma continúan sin problemas las operaciones con dos lanchas en la ruta Regla-Habana-Casa Blanca y una Habana-Regla, facilitando el desplazamiento de la población visitante y residente en esos pueblos plenos de Historia.
 
Según algunas publicaciones, el llamado Emboque de Luz era una obra que estaba propuesta para ser demolida, y durante el proceso constructivo emergió la estructura metálica que después fue armada; la cementación del edificio se hizo nueva sin destruir la nave.
  
La puesta en funcionamiento de este bello sitio forma parte del programa de Reanimación Integral a la Avenida del Puerto, el cual busca fortalecer el vínculo de los habaneros y demás visitantes con el mar, como siempre fue desde tiempos lejanos.
  
La estructura metálica hoy visible fue revestida de cristales para que la transparencia permitiera disfrutar al viajero de las hermosas vistas de mar, matizadas por edificaciones de renombre y el constante ir y venir de nacionales y turistas.
  
El Parque de Luz, frente al embarcadero, ocupa un espacio donde estuvieron en el siglo XVIII el Teatro Principal de La Habana y la casa natal del maestro Don José de la Luz y Caballero, cuyo apellido da nombre a la calle.
  
“Nadie enciende una luz para esconderla”, afirmó el doctor Eusebio Leal, Historiador de la ciudad de La Habana, poco tiempo antes de concluir las obras en el emboque; ese que hoy destella Historia, modernidad, belleza, y eterno amor.

Visto 327 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar