domingo, 18 noviembre 2018, 03:24
Domingo, 01 Octubre 2017 04:03

Barranquilla 2018: El poder de Cuba en contexto cada vez más rocoso

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)
El campo y pista debe cargar con el peso de muchos títulos y récords, como el que seguro quebrará la heptatlonista Yorgelis Rodríguez El campo y pista debe cargar con el peso de muchos títulos y récords, como el que seguro quebrará la heptatlonista Yorgelis Rodríguez

Cuba intentará preservar la hegemonía centrocaribeña que exhibe desde Panamá 1970 en Barranquilla 2018, ante un escenario bien complicado y el empuje de países como la anfitriona Colombia y México.

Juegos Centroamericanos y del Caribe, surgidos en 1926 en la Ciudad de México. Un feudo con nombre Cuba desde la edición de Panamá 1970. En aquella ocasión el rendimiento de nuestros deportistas (98 oros-61 platas y 51 bronces) le mereció el sobrenombre a la cita de “Los Juegos de Cuba”.

Por estos días se intensifican las cruzadas clasificatorias rumbo a Barranquilla 2018, urbe colombiana que acogerá la versión 23 de estos certámenes. De hecho, los atletas antillanos tienen un grato recuerdo de esta competición en ese territorio cafetero, pues en el lejano 1946, cuando la ciudad albergó por primera ocasión la justa centrocaribeña, los nuestros (29-26-23) le ganaron el pulso a los mexicanos (26-22-28).

Mucho ha llovido de entonces a la fecha. El escenario evolutivo de la región ha variado considerablemente, y si bien continuamos siendo el principal referente, los últimos duelos han puesto al descubierto el empuje de naciones como las propias México y Colombia.

El medallero histórico no miente: en él Cuba (1 752-889-679) regentea con holgura sobre aztecas (1 235-1 215-1 087), Venezuela (564-782-918), y Colombia (451-522-559), justamente los países que deben ofrecernos mayor oposición en el afán de preservar la hegemonía que por una decena de ediciones exhibimos, sin contar las ausencias a San Salvador 2002, y Mayagüez 2010.

A la vuelta de casi cuatro años Veracruz 2014 aparece como el termómetro más reciente. Muchos recordarán que la puja por la cima del medallero se antojó una batalla campal entre nuestra legión y los anfitriones, definidas con un cierre espectacular del atletismo (23-15-8) que nos catapultó a la punta y nos permitió preservar la condición de monarcas en la tabla global (123-66-65). México (115-106-111), Colombia (70-75-78) y Venezuela (56-79-110) se ubicaron a continuación, pero ojo, los mexicanos fijaron un cronograma, con la inserción de algunas modalidades como el squash a su conveniencia, lo que no quita que ciertamente hayan experimentado en los últimos años un salto de calidad en varias disciplinas. De ahí su campal duelo con nuestros representantes.

A propósito de esa lid, el desglose de deportes más aportadores a la causa de Cuba tras el campo y pista fue el siguiente:

Judo (13-4-1)
Remo (10-0-0), barrida sin precedentes
Lucha (10-3-1)
Boxeo (9-0-0)
Canotaje (8-4-0)
Ciclismo (8-4-1)
Pesas (7-5-4).
En el caso de las dos últimas especialidades, cerrando en la segunda plaza, desplazados por los cafeteros.

Barranquilla en el lente

No es secreto el hecho de que el mundo del músculo ha experimentado un desarrollo vertiginoso después de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Diversas variables han incidido: mercantilización desmedida, ascenso meteórico de los espectáculos deportivos como escenario de una industria en crecimiento muy lucrativa, nacionalización de deportistas y fuga de talentos hacia horizontes más jugosos…

Cuestiones a las que nuestros atletas no han sido inmunes. Solo pienso en la esgrimista Taimí Chappé y el balonmanista Rolando Urios, dos de los que iniciaron la estampida en los albores de los 90 del pasado siglo.

De vuelta a los Centroamericanos y del Caribe, e igualmente teniendo claridad de la escasez de recursos para sostener una infraestructura deportiva comparable a la de países del primer mundo, se trata de aferrarse con uñas y dientes a lo que se ha conquistado hasta este minuto, aún cuando el panorama cualitativo no sea tan halagüeño como 25 años atrás.

Muchas naciones del área y otras de disímiles latitudes del planeta han interiorizado que el deporte y su crecimiento son nichos fértiles de desarrollo, a la vez que irradia hacia el plano de lo social. Justamente por eso le han inyectado interés y presupuesto a esta actividad a niveles insospechados incluso.

Colombia es un ejemplo. En la última década ha experimentado avances tanto en infraestructura deportiva e instalaciones, como en resultados, apoyados en buena medida por saberes de otros países. Halterofilia, atletismo, judo, ciclismo, se cuentan entre los deportes con mayor despegue, y de cara a la confrontación que albergarán en Barranquilla entre el 3 y el 19 de agosto del 2018, con presencia estimada de 5 854 atletas que pugnarán en 36 deportes en representación de 37 países, se erigen como candidatos de peso a disputar la cima del medallero.

Hablamos de que por su condición de sede los colombianos podrán inscribirse en la totalidad de las modalidades en concurso, incluso aquellas en las que no gozan de tamaño poderío. Tal y como lo hicieron los aztecas hace cuatro años. Claro está, desde mi perspectiva en este minuto México continúa siendo un contendiente de mayor cuidado que Venezuela para nosotros.

Claro está, matemáticamente mientras más botín se repartan esas potencias centrocaribeñas, junto a Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana, y muchas otras individualidades con firma y cuño de otros países, menos serán los vellocinos que conseguirán los nuestros.

En tierras veracruzanas 19 países se agenciaron al menos un metal dorado y puede que a la vuelta de 11 meses esa misma cifra o más conquisten la gloria en Barranquilla.

Lo que hemos intentado dilucidar con estas líneas es que cada nueva edición de eventos múltiples o mundiales, sea cual sea la magnitud de la misma, encerrará un mayor grado de complejidad para nuestras huestes. Barranquilla constituirá un examen de rigor considerable, con la presión de los locales y México como huesos duros y rivales de sumo cuidado. Confiemos en que podamos mantener la primera posición del medallero, con atletismo, judo, boxeo, lucha, remo, canotaje, pesas, ciclismo, gimnasia artística, nuevamente como portaestandartes.

En menos de un año se despejarán las dudas y se conocerá la realidad, como parte del tránsito en el actual ciclo que culminará con la justa bajo los cinco aros de Tokio 2020.

Visto 854 veces

Comentarios  

 
#3 Ernesto Vera 07-10-2017 18:49
Es un tema muy interesante y que tiene muchas aristas. Ningún país pequeño puede hacrele frente desde el puntyo de vista económico a los requierimientos actuales en la preparación de los atletas. Fíjense en las actuaciones de Panamá, Costa Rica, Honduras, Guatemala, El Salvador, Jamaica, República Dominicana. Estos no son los tiempos que teniamos garantizada la preparaciónde equipos A y B en Europa socialista. Ahora es moneda dura (USD) para preparase y competir, es la gran verdad...
 
 
#2 pABg0nZ 03-10-2017 07:32
El problema es definitivamente la consecuencia de mal trabajo, no de los atletas ni entrenadores, sino de la dirección, que como dice el refrán se acuerdan de Sta. Bárbara solo cuando truena. y es que se pasan varios años inactivos, para cuando se acercan los Centroamericano s y los Panamericanos ponerse a correr en el estilo de presionar a los atletas con ese dichoso lugar que se quiere ocupar como país. A fin de cuentas los atletas deben ir a competir a las competencias importantes para su palmarés y su bolsillo, lo demás es secundario. Así estarían contentos los atletas y ai cada cual logra el máximo posible como atleta individual, al final salen resultados de equipo. Presionar a los atletas con lemas y consignas para demostrar que en el INDER se trabaja bien no me parece la mejor manera de motivar a los atletas que sí notan que se pasan los demás años sufriendo mala atención y solo cuando al INDER le conviene
se aumentan los esfuerzos, esa filosofía solo convence a los ingenuos.
 
 
#1 Ramon 01-10-2017 16:06
Estimado Harold, Es cierto que habra lucha en los Centroamericano s para tratar de mantener el primer lugar historico, pero al mismo tiempo ese resultado se construye desde la Base, o sea contando en nuestro pais con estructuras renovadas y funcionantes,So lo Ahora despues de tantos anos se estan recuperando instalaciones necesarias para que nuestros atletas entrenen y se preparen para presentarse de la mejor manera a competir en el exterior. El mismo Tiro deportivo disciplina multimedallista nos daba muchas preseas de Oro en Centroamericano s Y Panamericanos, pero ademas de reconocer los efectos negativos del Bloqueo por la escaces de municiones, tambien se debe reconocer que no se ha hecho nada para mejorar las condiciones del Poligono de Tiro Enrique Borbonet que esta practicamente siendo invadido por el Basurero de Calle 100 y 8 vias, podra entender que en estas condiciones no hay resultados que se puedan esperar si el INDER no se mueve rapido como se necesita que haga. Antes arrasabamos en estos eventos de nuestro continente porque los profesionales no tenian acceso a Olimpiadas y Mundiales, y nuestros atletas se pasaban largos meses compitiendo en los paises del ex campo socialista y con supervision de tecnicos especialistas de esos paises, no por gustos los triunfos de Figuerola, Juantorena, Polo Acuatico, Baloncesto, y miles de ejemplos mas. Hoy como bien usted dice todo cambio desde la Olimpiada de Barcelona 92, ahora en cada deporte de combate hay un Ranking Mundial, y cada una de esas disciplinas de rigen por series anuales de torneos con categorias Grand Prix, Copas del Mundo, Grand Slam , Campeonatos Mundiales , y luego la Olimpiada, cuyos resultados tambien deja puntos para el Ranking Mundial, aunque no da premios en dinero como si los anteriores mencionados. Toda esta maquinaria organizada y creada por cada Federacion Internacional de cada deporte no es mas que un medidor VALIDO segun los resultados de cada atleta de lo que cada uno de ellos pueda dar a la hora de participar en Mundiales y Olimpiadas, si se asiste y se esta bien en ese nivel no hay que temer luego en Centroamericano s y Panamericanos por mantener los lugares historicos, si en cambio no se asiste a dichos eventos todo el ano, y no se cuenta con un buen lugar en el Ranking , ademas de no clasificar a la Olimpiada, esto hace mas dificil para cada atleta luego a la hora del sorteo en cada evento que se asista, porque les tocaran losa rivales mas dificiles desde los primeros combates, ejemplo de ello lo tenemos con el Judo, que apenas participa en torneos puntuables y en los dos ultimos Mundiales se ha recojido solo una medalla en cada uno. Muy pobre actuacion, y aunque en Barranquilla vuelvan a obtener 13 de Oro eso no seria nunca un verdadero medidor para poder decir que estamos Bien en Judo. saludos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar