viernes, 16 noviembre 2018, 06:24
Lunes, 18 Septiembre 2017 10:48

Nuestro deporte será siempre fidelista

Escrito por  Víctor Joaquín Ortega/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Como siempre, Fidel se va más allá de las palabras. Y él es también el Comandante en Jefe del desarrollo de las lides del músculo a partir de la educación física...



Cuba, 1959. La libertad llega de verde olivo como color trascendental. Fidel nos alerta que en lo adelante todo será más difícil. Ha triunfado la insurrección; la Revolución por la que se hizo debe abrirse camino frente a poderosos obstáculos. En medio de las tareas que debe emprender el pueblo para liberarse a plenitud, el líder de aquellos y los nuevos combates se reúne en la Ciudad Deportiva el 29 de enero con instituciones y personalidades muy relacionadas con la cultura física.

Indica: "Es preciso que en lugar de un centenar de atletas haya decenas de miles. Y para ello crearemos las academias (deportivas) que sea preciso crear... Construiremos miles y miles de campos (deportivos) en toda la República... Es necesario inundar todos los rincones de la isla con implementos deportivos...”

Se duele: “El resultado obtenido por Cuba en eventos internacionales es vergonzoso... No me luce correcto que los héroes del deporte, nuestros campeones, queden después en la miseria...”
 
Convoca e ilumina: “Venimos decididos a impulsar el deporte a toda costa, llevarlo tan lejos como sea posible, pero para ello es necesario la ayuda de todos: de atletas, de dirigentes de organismos, de comentaristas deportivos... El deporte es fuente de voluntad, constancia, vigor físico y agilidad mental...” Deportista destacado, sabía cuánta potencia corporal y espiritual ofrece la actividad que está defendiendo. Precisamente, para edificar una sociedad más justa es indispensable una persona llena de voluntad, constancia, vigor físico y agilidad mental.

Como siempre, se va más allá de las palabras. Y él es también el Comandante en Jefe del desarrollo de las lides del músculo a partir de la educación física. Especie de prolegómeno: la Dirección General de Deportes, al frente, el capitán Guerra Matos.
     
Quebrado el muro que separaba a las masas del sector. Entran enlazados los más preteridos. Han sido la base de la patria: los pobres, los de origen obrero y guajiro, las mujeres; negros y negras, mestizas y mestizos tan explotados y humillados que traen esa resistencia y esa moral especiales muy elevadas, armas contra la discriminación sufrida. Por vez primera, un Campeonato Nacional de Béisbol Amateur verdadero, sin exclusión; construcción de instalaciones, impulso a la educación física, hincapié más allá de la capital, la incorporación popular sube  del 0.25 por ciento al 3 por ciento.
 
COMIENZA EL GRAN SALTO
 
Creado el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), el 23 de febrero de 1961. Instaura un régimen participativo para toda la nación de la base a la cima, la gloriosa y famosa pirámide. Erigen instalaciones. Adiestramiento y uso de los medios gratuitos. Rotura definitiva de la muralla antimasa. Eliminado el negocio: el asesino boxeo rentado, las carreras de caballos y de perros. Prosperan disciplinas desconocidas o de débil arraigo.
 
Fundamento: la misión esencial del frente es la formación de un ser humano mejor en físico y alma, más pleno y saludable. La educación física, pedestal, asignatura obligatoria en los centros estudiantiles. Esencial, la masividad. Medallas, trofeos, récords, a pesar de su belleza y el vigor que ofrecen a la autoestima y a la propia participación, son el subproducto.
 
Nacerán las academias prometidas: las Escuelas de Iniciación Deportiva (Eide) y Superior de Perfeccionamiento Atlético (Espa), una para cada provincia, becas donde se  fortifica lo atlético sin soslayar el estudio. Florecen las  PreEide, las áreas especiales. Actualmente existen los centros para la Formación de Atletas de Alto Rendimiento, y dichas estructuras se adaptan a la fase.
 
El frente no queda fuera de la visión del Comandante, expresada  el 13 de enero de 1960: “El futuro de nuestra patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia...” Surgen la Escuela para Profesores de Educación Física Comandante Manuel Fajardo, (se convertirá en una alta casa de estudios y es hoy la Universidad de la Cultura Física), la Medicina Deportiva, y la ortopedia relacionada con la rama en el Hospital Frank País; tres bastiones científicos. Otro baluarte: la Industria Deportiva, desafío cotidiano al bloqueo.
 
Aparecen la gimnasia laboral, las tablas gimnásticas, las pruebas de eficiencia física y los importantísimos Consejos Voluntarios Deportivos (CVD), organismos que desde la base, una escuela, un centro laboral, en municipios y provincias, juntan a funcionarios e instructores profesionales con activistas voluntarios y representantes de las organizaciones juveniles, obreras, campesinas y barriales para robustecer la rama.
     
Precisamente, en la primera plenaria de estos organismos (19-11-1961) el causante del gran cambio expresa que seríamos”... pronto el primer país de América Latina, el primer país de todo el continente, en la participación del pueblo en la educación física y en las actividades deportivas...” Ya no sería "...una actividad de señoritos... Los grandes atletas tienen que salir de las masas" (17-12-1960).

ATAQUE YANQUI A NUESTRA PELOTA
 
Sobre esa indigna ofensiva he escrito y planteado en diversas sitios. Lo repito aquí cuando ha desaparecido físicamente el Comandante pero no sus ideas, armamento para enfrentar la maldad y construir una patria y un mundo superiores.

I Serie Nacional de Pelota (1962). Contestación a la ofensiva yanqui: el bloqueo lesiona a nuestro béisbol más allá de las dificultades en la adquisición de implementos y el encarecimiento a los que arroja. Los enemigos agreden rápidamente: retiro de la franquicia a los Reyes del Azúcar (8-7-1960), prohíben la inclusión de peloteros norteamericanos en el clásico profesional y su actuación en Cuba formando parte de cualquier conjunto (1960), despojan  a La Habana de ser el teatro de la justa del Caribe de la temporada 1960-1961. Aquella respuesta se adueñó del corazón de los aficionados: y  van 55.
 
La provocación y el ataque más sólidos con el inhumano sitio: los peloteros cubanos son los únicos del mundo que para jugar en las Grandes Ligas deben renunciar a su patria. Hemos alcanzado un enfoque propio de los tiempos, sin renegar de los principios: siguen dañándonos al imposibilitarnos obtener experiencias, fogueo, y bienestar económico en la mejor pelota del mundo; hay que conformarse con los contratos  en las ligas de Japón, de  Canadá e Italia, de menos estímulos deportivos y salariales. La negativa perjudica también al Gran Circo: ha tenido históricamente el mayúsculo suministro foráneo de calidad en Cuba.

“Quizás un día haya paz, haya relaciones normales con el vecino del norte y exista la posibilidad de que podamos participar en esas competencias (de Grandes Ligas), y en la medida en que se logre, podríamos mejorar considerablemente los ingresos modestísimos hoy, de nuestros atletas...” Fidel (4-5- 1999). Existen relaciones pero el bloqueo se mantiene y se intenta doblegarnos por la vía del caramelo ocultador del veneno, y el garrote escondido, presto para ser usado. Por tanto, no son normales.

No lo podemos olvidar: tratan de evitar la presencia cubana en los Centroamericanos y del Caribe San Juan 1966. El barco Cerro Pelado se dirige hacia allá. Las amenazas  gringas, incluso la de sus aviones sobrevolando la embarcación fondeada en la mar boricua, no consiguen intimidar a la delegación. José Llanusa, jefe de embajada tan temida, lee la Declaración del Cerro Pelado sobre cubierta, la misma donde practican como pueden los atletas, y defiende el derecho de nuestro pueblo y de todos los pueblos al deporte y sus competencias por encima de la vileza de los imperios.
    
Hacia las lanchitas. Merodean tiburones. Las muchachas y muchachos, desembarcan, desfilan, lidian. Por encima de las preseas y el segundo lugar en el medallero: 35-19-24 por 38-23-22 de México, gloria nuestra y del Tercer Mundo. El Comandante recibe a los atletas en alta mar y en el acto de homenaje señala: “Tratando de hacer daño a nuestro país, crearon las condiciones para que precisamente nuestra delegación haya jugado el papel más relevante...” (29-6-1966).

El enemigo llega a la barbarie: el Crimen de Barbados, 6 de octubre de 1976. El 15 de ese mes, Fidel despide el duelo de las víctimas; su mayoría formaba parte del seleccionado juvenil de esgrima que retornaba vencedor de un centroamericano efectuado en Venezuela: “Nuestros atletas sacrificados en la flor de su vida y de sus facultades, serán campeones eternos en nuestros corazones, sus medallas de oro no yacerán en el fondo del océano, se levantan ya como soles sin mancha y como símbolo en el firmamento de Cuba”.

El 6 de octubre de 1977 afirma en la inauguración de la Eide habanera Mártires de Barbados: “En obras como estas y en tareas como las que tenemos por delante, vivirán eternamente nuestros hermanos muertos. Mientras señala: “El fin número uno es promover, con el desarrollo del deporte, el bienestar y la salud del pueblo; y el fin número dos, buscar campeones...”,  rememora: “¿Qué era la esgrima en la Cuba del pasado? Un deporte que practicaban unos poquitos, hijos de burgueses, en los clubes aristocráticos. ¿Qué hijo de campesino o de obrero podía practicar esgrima con lo que costaba un salón de esgrima y un profesor de esgrima...?”

LA ETAPA SE COMPLICA

A pesar de estas agresiones terribles se avanza hasta convertimos en una potencia en un ámbito atrapado por la comercialización. Pierre de Coubertin había declarado su preocupación “...al haberse desarrollado los deportes en el seno de una sociedad que amenaza con pudrirse hasta la médula a causa de la pasión por el dinero..." (29-5-1925) y ante el exceso de show asociado: "...pues el organizador del espectáculo tiende a corromper al atleta para satisfacer mejor al espectador" (1925).

El mejor alumno de Martí coincide con el rescatador del olimpismo y censura la etapa, todavía más lacerada por los negocios: "La concepción mercantilista corrompe y desvirtúa por completo la esencia del olimpismo...” (29-11-1984). “Han prostituido horriblemente el deporte, pero aún así tenemos que seguir peleando” (28-9-2000). “El deporte sano es incompatible con el consumismo y el derroche, que está en la raíz de la actual e irreversible crisis económica y social del mundo globalizado…”  (En sus Reflexiones. 7-8-2007).
 
Seguimos peleando. Cuba continúa siendo una fortaleza de la cultura física aun después del derrumbe del campo socialista, de tanto peso en nuestro adelanto, el recrudecimiento del bloqueo, golpeador del sector directa e indirectamente y la presencia del período especial. Aunque, esas heridas desde lo peor del planeta y errores propios han ocasionado descenso, tanto en las masividad como en el medallero de importantes certámenes múltiples, y en el deporte nacional, la pelota.

Aclaro: no debemos dejarnos atrapar por el fetichismo de los números. Los galardones conquistados no son la única medición del desarrollo de la cultura física en un país, tabla de posiciones extraoficial impulsada por los territorios desarrollados, con el abrazo de los medios.

¿Acaso Cuba está en la cúspide cuando Fonst, Capablanca y Félix, Andarín, Carvajal sobresalen? Practicantes extraordinarios de sus respectivas especialidades, genios. Por eso los dos primeros son campeones olímpicos y del mundo, respectivamente, - bien fogueados en el extranjero además- y el Andarín finaliza cuarto en el maratón de San Luis 1904 a pesar del subdesarrollo que lo desgarra. Tampoco Jamaica, Kenia o Etiopía poseen un alto nivel en el ramo: corredores maravillosos, sí, pero ¿dónde están su masividad, su educación física para todos, sus pesistas, judocas, luchadores, voleibolistas, polistas, basquetbolistas...?

Añado: el salto de Cuba obliga hasta a gobiernos poco progresistas a ocuparse más del deporte; Estados Unidos y Canadá hacen lo mismo en el ámbito amateur sobre todo. Fidel lo avizora: “Las burguesías gobernantes de muchos países van a tratar de inventar algo para ver cómo mejoran en el deporte. Esto quiere decir que las competencias van a ser cada vez más reñidas...” (27-10-1975). Anuncia: "Llegará el día en que a nosotros nos pidan también instructores” (30-4-1974). Actualmente, en más de 50 naciones laboran entrenadores cubanos.
 
La solidaridad presente en la Escuela Internacional de Educación Física y Deportes (2001); continúa esta ayuda en la Universidad deportiva en la fase actual. Limitaciones tremendas para los torneos; no escapa ni la beisbolera. Pese a la tormentosa época, aparecen el Laboratorio Antidoping, la Escuela Nacional de Gimnasia, la de Voleibol, el Centro Científico...

No obstante, es adecuada la crítica de Fidel a la baja en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008; puede extenderse a lo ocurrido en los Panamericanos de Toronto 2015: “...nos hemos dormido sobre los laureles. Seamos honestos y reconozcámoslo todos... Revisemos cada disciplina, cada recurso humano y material que dedicamos al deporte. Debemos ser profundo en el análisis, aplicar nuevas ideas, conceptos y conocimiento”.
 
Lo había advertido anteriormente: No debemos dormirnos en los laureles, no debemos pensar ya que somos un fenómeno” (2-9-1977). Ante las dificultades en estos caminos hace tiempo nos enseña: “Podemos obtener mayores éxitos con lo que tenemos si lo utilizamos bien...” (8-12-1984). Con ese espíritu hay que analizar lo alcanzado en las citas magnas de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016. No vale regodearnos por el avance del 28 al 18 puesto en la ciudad China, al pasar el título a la digna martillista Yipsi Moreno por el oro falso de la ganadora al haberse dopado.

Alejémonos de la complacencia: mucho falta por recorrer de la resistencia al ascenso, aunque nuestra pequeña nación, sin llegar a los doce millones de habitantes, todavía cercada por el imperialismo se mantiene como la que más galardones ha ganado históricamente en los Centroamericanos y del Caribe, la segunda en Panamericanos y la segunda de América en los Juegos Olímpicos.

Seguimos siendo una potencia deportiva. Haber aplicado el concepto de Revolución nos ayuda a encontrar vías apropiadas. En la remuneración y los contratos cristaliza el sentido del momento histórico y cambiar lo que deba ser cambiado, sin embargo, no es solución mágica; es más, puede traer problemas - los ha traído- si no sabemos recorrer las rutas, confundimos la profesionalidad con el profesionalismo, al que hay que ir sin prisa pero sin pausa como enseña Raúl, los pies firmes sobre la tierra sin dejar de usar las alas ni dejarnos enfangar.
 
Estimo que para vigorizar nuestro deporte fidelista es imprescindible también rescatar las PreEIDE, las áreas especiales y los Consejos Voluntarios Deportivos o establecer algo parecido; optimizar  la utilización de los logros científicos, muchos de ellos del Fajardo; efectuar competencias inter escuelas sin colocar el campeonismo en la mirilla: la cantera son todos los estudiantes no solo los Juegos Escolares y las Eide; fortificar la política de cuadros; dar correcto mantenimiento a las instalaciones y cuidarlas; profundizar con creatividad la educación política-ideológica:  el ambiente al que acuden nuestros atletas, quienes jamás serán mercancías, es bastante “virulento”; sin “antivirus” suficiente, la “enfermedad” suele imponerse.
 
En nuestra patria, el amor permanecerá siempre en el poder y el deporte será eternamente un derecho del pueblo, realidad más que lema. La familia de la cultura física cubana batalla y batallará para que ensueños, reflexiones y mandatos del líder inmortal, como los siguientes, se conserven en alza:

“Soñamos con el día en que no aparezca un país europeo, muy nórdico, muy blanco y de ojos azules, cuyas competencias las realiza tanto con kenyanos, nigerianos, etíopes o ciudadanos de otros países, como con ciudadanos cubanos que se han robado…(29-9-2000). “Mantendremos nuestra política de principios, aunque el mundo se adentre cada vez más en el profesionalismo ,y como en los tiempos de Kid Chocolate -un verdadero genio- , no exista una medalla para el deporte sano y solo se conciba un deporte que ponga precio a lanzar pelotas imbateables, conectar jonrones y repartir y recibir piñazos sin protección alguna. A una época como aquella jamás volveremos...” (7-8-2007)

Visto 1531 veces Modificado por última vez en Jueves, 21 Septiembre 2017 15:02

Comentarios  

 
#1 El_Isabelino 19-09-2017 08:22
Se extraña mucho a Fidel quien defendio, controlo, disfruto mucho el desarrollo del deporte en Cuba!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar