sábado, 23 junio 2018, 07:36
Lunes, 18 Septiembre 2017 10:17

MIRAR(NOS): Irma y yo, enfrentamiento personal

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)

Hace algunos días quiero escribirlo. Primero la falta de fluido eléctrico después la conjuntivitis, después todavía la falta de fluido eléctrico. Ahí les va.



Es sábado, ya no sé si ocho o nueve, creo que es nueve. Mientras el huracán golpea la ventana de la casa donde me encontraba autoevacuada (vivimos en un cuarto piso y no quise tentar a la suerte), pienso en mi pequeño. Por lo general pienso en él. Me siento mal, pienso en él. Me siento bien, pienso en él. No es mi porqué de consuelo, es mi hijo y lo sabrán los padres, ellos suelen convertirse en nuestros héroes y heroínas.

Bueno, sigo, dormido él en mis brazos, me empiezan a temblar las ideas de tanto que Irma bufa allá afuera. La siento arrastrando zines, la siento zarandeando puertas, pero como dicen que lo que siento se lo paso a mi hijo, decido sin más... ser valiente, valiente por él que no sabe lo que está pasando, ni remotamente.

Cuando alguien piensa de sí mismo, en la mayoría de los casos se eleva, se hincha porque las hazañas personales parecen la gran cosa. Nunca me había autoproclamado cobarde pero ahora estoy dando un ejemplo, los niños son esponjas... ahora menos que menos. No puedo rajarme, me digo mil veces mientras Irma abre una ventana en la casa de enfrente. El niño se despierta y nos acercamos desde la nuestra a mirar lo que se puede mirar.

Es probable que de aquí a unos meses él no recuerde nada. No sé si sea conveniente refrescar su memoria cuando ya pueda entenderme. Quizás sería inoportuno que cosa en sus vivencias también esta, su primer ciclón. Acaso ¿le hará más grande? ¿mejor persona?

A sus nueve meses poco le importan las experiencias de ese calibre. Lo suyo es jugar, inventar palabras a las que procuramos un significado coherente. “Dada” por ejemplo, sin una acepción exacta en el diccionario parece ser por ahora su manera más limpia de pedirnos agua, casi constantemente debido a los calores de septiembre.

Este chiquito evidentemente tiene poderes sobre mí. No hay forma de que pueda evitar sonreír si él lo hace. Me preocupo in extremis porque Irma le está afectando el apetito. Tan glotón como es, esta puede ser la única respuesta posible. Los vientos allá afuera a lo mejor lo están atormentando, no es que me lo haya dicho. Ni siquiera porque lo aparente. Se nota sereno pero aprieta la boca, se resiste a probar bocado.

“Bastante ha comido, no lo fuerces”.- me aconseja mi tía, experta cuidadora de los tres suyos y luego tres nietos.

Y bueno pasa el ciclón, seguimos sin servicio eléctrico. Esto puede tardar días pero en la mañana del domingo, como un rayito de luz… allí en la boca de mi hijo asoma el primer diente.

p.d: En el momento que se escribió ya teníamos servicio eléctrico y mi hijo dos dientes.

Visto 652 veces Modificado por última vez en Lunes, 18 Septiembre 2017 10:32

Comentarios  

 
#5 Lola 20-09-2017 15:56
hola me gusto mucho tu articulo, senti lo mismo cuando paso sandy por aqui soy santiaguera y en ese momento cuando estaba en el baño de mi casa q fue lo unico q quedo con techo y mi niño en brazos con la sensacion de miedo y la seguridad de q lo unico q importaba en ese momento era su proteccion tenia 1 año y medio ahora con 6 me preguntaba y se preocupaba al oir los partes meteorologicos por irma y recordar los cuentos hechos por los adultos tras el paso del sandy, te felicito por tu bb y comparto tu emocion al ver sus primeros dientecitos te aseguro q la sensacion es la misma cuando los pierda y veas los permanentes salir SOMOS MAMAS otra cosa no te puedo decir.
 
 
#4 Celia 19-09-2017 10:36
Recuerdo el 25 de octubre de 2012 cuando pasó por santiago de cuba el ciclón SANDY, mi hijo tenía 9 meses y sentí exactamente esa sensación de miedo y a la vez la necesidad de protegerlo de lo que podría ocurrir. Los dientes no, esos salieron a los 3 meses pero la emoción fue tambien enorme... igual ahora a los 5 que se cayeron. Felicidades por tu niño. Saludos.
 
 
#3 Y 19-09-2017 10:11
Qué bello escrito y más bello tu niño con sus 2 dientecitos. Saludos
 
 
#2 Rosy Mtzas 18-09-2017 15:39
pase el ciclon Kate en 1985 con mi hijo de 10 meses de nacido, estuve una semana sin corriente e ibamos a lavar los panales en el agua del pompon
 
 
#1 Idolis 18-09-2017 14:40
Liz eres sencillamente fonomenal, he vivido tu embarazo y demás etapas como si fueramos miembros de una misma familia, salud para ti y tu adorado fruto.
Desde Ciego de Ávila, Idolis.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar