miércoles, 19 diciembre 2018, 08:51
Viernes, 08 Septiembre 2017 20:13

Irma entre ceros y unos

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(0 votos)

Este huracán, además de llevarse literalmente muchas palmas, también se las lleva en las redes sociales. Los vientos tecnológicos ayudan a verle mejor su fea cara.


Irma no termina su “gira” de espanto por este Caribe nuestro y, además de un récord de destrucción ya se asegura también otro en la Red de Redes.

Lo mismo en las búsquedas que en las redes sociales, usuarios de todo el mundo han hecho del huracán Irma uno de los términos más mencionados.

En verdad, otra cosa no podía esperarse una vez que fueron de dominio popular las características de tan monstruoso fenómeno meteorológico.

Lo que sí no deja de asombrar es el variopinto panorama que se dibuja en torno al meteoro. Desde el siempre presente toque humorístico –al que no pocas veces le sale el tiro por la culata en casos dramáticos como este- hasta la más genuina y conmovedora solidaridad humana.

Ello, sin olvidar el plato fuerte: las imágenes y videos, muchos de ellos transmitidos en tiempo real por personas que no son profesionales de la información y cuyo impacto y valor noticioso se vuelve, en oportunidades, superior al clásico reporte periodístico.

En ese sentido, han podido verse, entre muchos ejemplos, las imágenes transmitidas en tiempo real de un “cazahuracanes” caribeño quien, desde la isla San Martín y probablemente tras el parabrisas de un auto en movimiento, difundía los estragos de Irma a riesgo de su propia vida.

También desde la osadía, un equipo de meteorología de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos se adentró con un avión en el corazón del fenómeno, y con vientos de casi 300 kilómetros por hora transmitieron lo que sus cámaras captaban.

Integrante de esta tripulación de científicos, el ingeniero aeroespacial y cazador de huracanes Nick Underwood, describió a Irma en su cuenta de Twitter afirmando que “Aunque sea escalofriante, también es muy hermosa”. No creo que los afectados la vean de igual modo, pero inmediatamente se hicieron virales sus mensajes e imágenes.

Pero si no ha faltado valiosa documentación en la red de redes, tampoco han estado ausentes las desinformaciones. Como aquella de un usuario de Facebook, quien engañó al difundir supuestas imágenes de la entrada de Irma a Barbuda, cuando en realidad se trataban de grabaciones realizadas el año pasado en Uruguay y el meteoro aun ni había tocado a esa isla caribeña.

Dolorosamente, su video alcanzó 28 millones de reproducciones en un par de días y lo compartieron más de 800mil usuarios de esa red.

Otro intento de engaño, pero que no alcanzó gran difusión fue la “noticia de última hora” (Breaking News) que pretendía hacer ver a tiburones sobrenadando junto al ojo del huracán.

Cubanos contra viento y marea

Los cubanos por su parte, en particular reporteros y fotógrafos -con mayores posibilidades de acceso a Internet-, igual se han sumado a este informar en línea que acompaña a Irma. Y también ellos lo han hecho arriesgando sus vidas, ubicándose justo en la trayectoria del huracán, literalmente contra viento y marea, para mejor testimoniar su huella demoníaca.

Detrás de la imagen que llega al televidente o al cibernauta cubano de ese árbol que azarosamente se tambalea bajo fuertes rachas de viento, o de ese río que crece como caballo encabritado, o de esas olas que salpican el lente, está un profesional de la noticia que ayer, Día Internacional del Periodista, apenas tuvo oportunidad para recordar la efeméride.

En la mayoría de los casos, han priorizado su deber laboral, que es también un deber ciudadano y ético, dejando a seres queridos y hogares bajo la protección de terceros.

Igual puede asegurarse de muchísimos otros cubanos quienes, desde un consultorio, sobre una grúa, frente a un puesto de mando, atentos a un radar meteorológico...desde el anonimato o con crédito reconocido, igual anteponen el Nosotros al Yo.



foto 2

alt

alt

Visto 1630 veces Modificado por última vez en Domingo, 17 Septiembre 2017 07:24

Mi vecina Irma jamás imaginó que su nombre sería —en algún momento de su vida— tan mencionado, pero de manera «terrorífica».

El paso de Irma o más bien su azote es un hecho. Tiene más de una veintena de muertos a su cuenta luego de golpear con aires devastadores varias islas del Caribe, especialmente Antigua y Barbuda, San Bartolomé y San Martín, Barbados, Islas Vírgenes Británicas, y en menor medida Puerto Rico, República Dominicana y Haití.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar