miércoles, 20 marzo 2019, 00:53
Viernes, 01 Septiembre 2017 05:49

Cuba en Barranquilla 2018: La batalla será muy difícil

Escrito por  Víctor Joaquín Ortega/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

El movimiento deportivo cubano comienza con optimismo el actual ciclo olímpico con la meta suprema situada en el año 2020.


El movimiento deportivo cubano comienza con optimismo el actual ciclo olímpico con la meta suprema situada en el año 2020. Confianza fortalecida si se realizan los cambios necesarios para la etapa, sin pasos lentos ni velocidad supersónica, en la base y la altura. Tampoco puede confundirse con un subjetivismo extremo conductor hacia cantos desafinados y promesas desde plataformas débiles. Cerebro frío y corazón ardiente: que lo gélido del análisis no nos congele ni el fuego del pecho traiga incendios.

La justa centroamericana fue concebida para robustecer los lazos de hermandad de los pueblos del territorio y preparar a sus deportistas con vista a la magna cita olímpica. En la octava, París 1924, fue acordado por los delegados de la región, ese 4 de julio, la carta fundamental y el inicio, programado para 1926 en Ciudad de México con La Habana para la segunda edición en 1930. En los Terceros, San Salvador 1935, efectuados un año después de la fecha oficial debido al terremoto sufrido por esa nación en junio de 1934, se acordó agregar… y del Caribe para oficializar la participación de esas islas.

Si bien la justa ha cumplido con los objetivos planteados por sus organizadores, no debemos ocultar los escollos encontrados en su andar: cambios de  escenario debido a las agonías económicas: San José 1945, los cuartos, asumidos por Barranquilla, o Ciudad de Panamá 1954, los VII, efectuados en la sede suplente, la capital azteca.

Innegable el uso cual cortina de humo de la segunda edición, con la que trató de ocultar la  tiranía sus crímenes en la patria de Martí. Este uso del deporte como droga, el real opio de los pueblos si es instrumento para estos fines, no solo maculó en La Habana 1930 ni es la gran cita subcontinental su dueña absoluta. Recuerden aquel Mundial de Fútbol donde venció Argentina mientras su pueblo sufría la dictadura militar, y gran parte de lo mejor de él era torturado y asesinado a poca distancia del estadio principal.

Quien tenga dos dedos de frente sabe quienes monopolizan la mayor parte de esas culpas: los mismos que trataron de impedir la actuación de Cuba por ser socialista en la cita de San Juan 1966 o han estado detrás de un clima de antideportividad, más bien antihumano y agresivo, por razones parecidas, que han impedido la participación de la Mayor de las Antillas al no encontrar las garantías necesarias para su representación: San Salvador 2002 y Mayagüez 2010. Ese Tio Sam y sus títeres ¡cará…!, no dejan de jo…robar.

HACIA EL MEDALLERO

Antes de entrar en la tabla de preseas son indispensables varias aclaraciones. El Comité Olímpico Internacional (COI), en su décimo quinta sesión, Estocolmo 1912, aprobó confeccionar un cuadro de honor por países al final de cada justa, a partir de las puntuaciones surgidas de los seis primeros lugares en todas las pruebas. Aunque el acuerdo fue revocado posteriormente, el medallero resultó implantado al calor de intereses políticos e ideológicos, los imperios en plano preponderante para mostrar supremacía, con categórico empujón periodístico.

De esta visión sobredimensionada y criticada por Pierre de Coubertin no quedaron fuera los Centroamericanos y del Caribe ni ninguna liza. Y sin ser la única y eficaz medida del desarrollo del sector se mantiene. Lo he planteado en varias oportunidades; cito algunas de las varias versiones de mi texto "El Gran Salto de las Lides del Músculo" (Cuba, historia, cultura y sociedad. Editorial Gala.2012. Página web Calibán. 2014.)

“… ¿acaso Cuba tenía mayor desarrollo ajedrecístico que la URSS cuando José Raúl Capablanca se hizo campeón mundial y vencía a los mejores Maestros de este país o de cualquier otro avanzado? ¿Había fortaleza en nuestra esgrima cuando Ramón Fonst, de solo 17 abriles, se convierte en París 1900 en el primer as olímpico de América Latina y, cuatro años más tarde, encabeza un seleccionado capaz de arrasar en San Luis?

En mi libro Las Olimpiadas de Atenas a Moscú, Editorial Gente Nueva, 1979 comenté al respecto:

“Fonst y también Capablanca fueron genios de sus respectivas disciplinas, capaces de derribar todos los obstáculos y burlarse de la lógica con sus condiciones excepcionales. El primero, con Francia como escenario principal, adquirió en el extranjero no solo educación. Ambos, además, no fueron mordidos por la miseria...

“La patria del genial deportista no dejó de batallar para ser patria de las mayorías. Cuando los desposeídos se hicieron dueños del camino antes bloqueado, Fonst retornó a la vida por encima de sí mismo. Es florete o sable cubanos vencedores en lides internacionales. En 1972 de nuevo hubo preseas de oro para atletas cubanos en una Olimpiada. Y las victorias ya no serían únicamente para los fuera de grupo”.

Hablar de auge deportivo real en Kenya, Etiopía o Jamaica, obnubilados por el fetichismo de las estadísticas, es desafortunado: hay que arribar a la esencia de los números y llevarlos al nivel fidedigno. En esos territorios no existe una cultura física de envergadura: extraordinarios corredores, sí, ¿pero dónde están sus basquetbolistas, voleibolistas, balonmanistas, esgrimistas, tiradores, pesistas, luchadores, púgiles, judocas, polistas, gimnastas…? ¿Hay clases de educación física para todos, masividad…?

En el concurso inicial -solo participaron México, Cuba y Guatemala- la sede encabezó la lucha con 25 de oro, 24 de plata y  18 de bronce, por los nuestros: 14-15-15. Los del quetzal: 0-0-3. En los segundos, Cuba y México en el uno, dos: 28-19-21 y 12-18-10. De ahí en adelante, siempre los de la patria de Juárez al frente hasta Panamá 1970, cuando los de la mayor isla caribeña alcanzaron la hegemonía para no perderla más: 98-61-51, por 38-46-40 sus clásicos rivales. Cabe señalar el segundo puesto de los istmeños en Ciudad de Panamá 1930 y de los venezolanos en Kingston 1962; en ambos, anclamos en tercero.
    
En Veracruz 2014, XXII Juegos. Penúltimo día, los mexicanos al frente; finalmente, segundos: 123-66-64 por 119-106-111, quebrantada su programación de pruebas no olímpicas favorecedoras. Énfasis en nuestras mujeres. Marlies Mejías, la reina: triunfos en omniun, velocidad, ruta, persecución individual y colectiva; cerca, la velocista Lisandra Guerra, con cuatro. Sobresalen ciclistas, judocas, atletas, tiradoras, balonmanistas, basquetbolistas, voleibolistas de playa.

En general, las dos naciones con mayor cosecha histórica son Cuba (1752.- 889-678) y México (1 239- 1 175-1 040), a pesar de tener los de superior conquista tres inasistencias y sus contrarios más potentes participar en todos.

Como ven, cerca de caer a la segunda plaza en la más reciente cita. El camino es bastante más difícil cuatro años después. Y solo queda menos de uno para la contienda. Los oponentes han mejorado mucho. Los colombianos tienen la alegría de albergar en una de sus ciudadades la lidia y tendrán a su disposición no pocas disciplinas favorables no olímpicas: el patinaje, por ejemplo, donde son los líderes del planeta.

Hemos mostrado retroceso en especialidades que antes dominábamos, sobre todo en las colectivas: voleibol en primer fila, y en esgrima, levantamiento de pesas- en esta los colombianos poseen calidad superior ahora. Ni en la pelota vamos seguros. La caída del campo socialista y el adjunto bloqueo incrementado nos han hecho muchísimo daño, sin negar fallas propias, la masividad golpeada en sitio doloroso. Beijing 2008 y los Panamericanos del 2015 mostraron nuestro retroceso, avisado en Veracruz hace algo más de tres años. Cierta recuperación en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 no demuestra gran adelanto.

Se labora por avanzar en el sector a partir de las transformaciones indispensables que deben realizarse sin lentitud ni festinación; los pies sobre el suelo, jamás los sueños al olvido, mucho menos los valores. Como expresó Fidel el  16 de septiembre de 1987 en el recibimiento a la delegación cubana participante en los X Panamericanos efectuados en Indianápolis: “Hay principios que están por encima de todos los demás; están por encima, incluso, de todas las medallas de oro...”.

Visto 790 veces Modificado por última vez en Miércoles, 13 Septiembre 2017 11:41

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar