viernes, 21 septiembre 2018, 15:21
Miércoles, 30 Agosto 2017 06:00

Alejandro Valdés: La gema ¿tardía? de la lucha libre

Escrito por  Harold Iglesias Manresa / CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Aloejandro Valdés en duelo vs. Haislan García Aloejandro Valdés en duelo vs. Haislan García

Alejandro "calabaza" Valdés definitivamente irrumpió en la élite de los 65 kg del estilo libre en el Mundial de lucha de París y apunta hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Alejandro Valdés (60-65 kg) ha vivido en la lucha una historia similar a la del grequista Yasmany Lugo (98). Ambos luego de ser ases en la categoría juvenil realizaron un pacto de no agresión con la paciencia hasta que aparecieron notas en La mayor en la categoría élite. Lugo se sacudió con su plata olímpica en Río 2016; Valdés, se vistió de bronce en el Mundial de París con una ruta casi impecable.

De Valdés, o “calabaza” como usted prefiera llamarlo pues ese es su sobrenombre, merece la pena hablarse: nacido el 18 de noviembre de 1988 heredó los colchones como camino de vida de su padre Alejandro, a quien le apodaron con anterioridad calabaza y se recuerda por cruentas batallas con Alejandro Puerto en el ámbito doméstico.

Entrando en materia y luego de que la escuadra cubana de lucha libre se ubicara en el séptimo escaño por colectivos con 23 unidades, para asegurar su presencia en la venidera Copa del Mundo, mucho tuvieron que ver los bronces de Valdés y Yowlys Bonne (61) en ese performance.

Valdés, luego de dos experiencias como gladiador contratado en la Bundesliga alemana con el club RWG Mombris Konishofen definitivamente es otro:

A su fuerza física, esa dosis de entrega extrema en cada sesión de entrenamiento, y sus turcas y corbatas temibles, agregó el tackle a las dos piernas con cabeza por dentro como arma técnica de exterminio, basado además en una buena combinación de explosividad para iniciar ese movimiento y la fortaleza antes mencionada.

Paralelamente elevó su defensa, tanto en el combate de pie como en la posición de cuatro puntos, de ahí que en la actualidad se considere uno de los hombres más completos en una división bien candente. El podio universal no miente. Imaginen que antes de su cruzada en la Ciudad Luz, Valdés había ostentado como palmarés más encomiable, dos séptimos escaños del orbe (Moscú 2010 y Estambul 2011) y esa misma posición bajo los cinco aros en suelo carioca.

Indiscutiblemente su presencia en suelo germano, con una primera campaña en la que culminó con 9-1 y un único desliz ante el también cubano nacionalizado italiano Frank Chamizo (as de los 70 kg en París), y una segunda proclamándose campeón en calidad de invicto, contribuyeron sobremanera a redondear el poderío que exhibe en este minuto.

Ya en el preolímpico de Frisco, Estados Unidos 2016 se coronó sin importar la presencia del estadounidense Brent Metcalf, el boricua Franklin Gómez, y el canadiense Haislan García. Incluso hizo hincar la rodilla a los dos últimos.

La ruta de calabaza Jr en la romántica París incluyó estreno por superioridad técnica 10-0 ante el húngaro Norbet Lukacs, similar dosis 12-1 a costa del anfitrión Maxime Fiquet, luego en cuartos de final victimizó 11-2 al boricua Franklin Gómez. Su único desliz, en extremo apretado llegó por 1-1 frente al polaco de origen ruso  Magomedmurad Gadzhiev. Su redención 4-2 la tendría en la batalla por el bronce vs. el bielorruso Azamat Nurykau.

Para tener una idea más exacta del crecimiento de Valdés, a continuación les compartimos fragmentos de una entrevista que le concediera a nuestro Portal Cubasí:

¿Qué elementos te ha aportado la experiencia en la Bundesliga?

La experiencia en Alemania, excelente 360grados, como suelen decir en la calle. En lo competitivo he tenido cara a cara a luchadores de altísima calidad, medallistas mundiales y olímpicos. En lo psicológico abrí mi mente, eliminé errores, amplié mi repertorio y confirmé que la lucha cubana posee clase mundial. De hecho, ya mi contrato fue renovado y a partir de septiembre regresaré a una tercera campaña con el RWG Mombris Konishofen. Nuestros resultados nos avalan.

Este torneo tiene sus complejidades. Cada club puede contar con los servicios de dos luchadores extranjeros que además no podrán combatir el mismo día, o sea, si Mijaín compite hoy, Yowlys no puede hacerlo. Además te mantiene entrenando con un régimen bien exigente, pues se pelea sábado y domingo y el pesaje oficial es entre 30 y 45 minutos antes de tu batalla. Yo nunca he afrontado dificultad para realizar el peso.

Crecimiento técnico y el descanso como componente de tu rutina

Tanto la relación trabajo-descanso, como la alimentación y el resto de las condiciones son óptimas. Me he hospedado en el apartamento del presidente del Club y no me costó, pese a la barrera del idioma y las diferencias cultrales, entablar las mejores relaciones con mis compañeros de equipo. Técnicamente enfaticé sobre las entradas de tackle a las piernas. Todo librista que se respete debe tirarlo, y era un movimiento que antes casi no ejecutaba.

La fuerza arriba, depender del bombero y la corbata (acciones del tronco hasta el cuello), eran mis argumentos. Actualmente me siento más sólido, con confianza en mi sistema de lucha, pues igualmente mejoré mi defensa de las piernas y pulí el halón y el desbalance en la posición de cuatro puntos.

Para tener una idea de lo cruento que se antojan los 65 kg en la actualidad baste decir que en el ciclo 2013-2016, únicamente Rusia e Irán repitieron con representantes en el podio. Pesos pesados de nombre Soslan Ramonov y Ahmad Mohammadi. En medio de ese enjambre de gladiadores curtidos, Alejandro Valdés, que estaba precedido por el décimo escaño del ranking del planeta antes de iniciarse las hostilidades, dejó su impronta en bronce.

De cara a Tokio, si se mantiene como hasta ahora sin lesiones severas… habrá que contar con él, amén de que llegue con casi 32 años.

Visto 742 veces

Medios

pleito por el bronce de Alejandro Valdés (65 kg lucha libre) United World Wrestling

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar