sábado, 23 junio 2018, 00:56
Sábado, 19 Agosto 2017 11:14

Alertan en Cuba sobre presencia de polvo del Sahara

Escrito por  PL
Valora este artículo
(1 Voto)

El investigador cubano del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, Eugenio Mojena, alertó aquí sobre la presencia en la actual temporada de verano de las nubes de polvo generadas por las tormentas del desierto del Sahara, destaca hoy el diario Granma.

Esas nubes se caracterizan por contener altas concentraciones de partículas PM 10 y PM 2,5, consideradas de muy alto riesgo para la aparición de dolencias respiratorias, destaca el rotativo.

Además, añade el reporte, acumulan una elevada carga de compuestos biológicos que incluyen hongos, virus, bacterias y ácaros, muchos de ellos transmisores de diversas enfermedades.

El evento meteorológico que suele presentarse de mayo a agosto, con los picos entre junio y julio, fue percibido sobre el archipiélago cubano este año en marzo, dijo Mojena.

Al decir del experto, en junio se observó un significativo incremento de su presencia en las tres regiones (oriente, centro y occidente).

Con mayor o menor intensidad, esas condiciones han prevalecido durante gran parte del verano, incluso en la primera decena de agosto, estimándose valores de concentración de polvo en la atmósfera sobre Cuba muy superiores a las cifras normales, apuntó.

El especialista señaló que en 2017 alrededor de las dos terceras partes de los compuestos nocivos contenidos en las 'malignas' nubes en la zona del Caribe corresponden a partículas PM 10 y PM 2,5.

Por eso, su organismo ha mantenido contactos con el Instituto de Higiene y Epidemiología del Ministerio de Salud Pública para coordinar la ejecución de diversos estudios para corroborar la incidencia del polvo del Sahara en la calidad de vida.

Aunque en mucha menor medida, a la isla puede llegar polvo del desierto de Namibia y de los existentes en Asia, en tanto que en los meses de invierno también arriban determinadas cantidades procedentes de los desiertos de América del Norte.

Según el investigador, a partir de la sequía crónica presente en el Sahara desde la década del 70 del pasado siglo, el número de tormentas se ha incrementado allí notablemente.

En tal sentido, la cantidad de polvo expulsado a la atmósfera viene registrando asimismo un crecimiento alarmante, aseveró.

Para Mojena, los avances de la tecnología satelital permiten hoy el monitoreo y estudio de la ocurrencia de las tormentas de polvo en el desierto, la formación y el posterior traslado, y finalmente su caracterización.

Visto 363 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar