lunes, 19 noviembre 2018, 03:58
Miércoles, 16 Agosto 2017 16:25

Para Moltó: Hasta luego hermano, tu UPEC seguirá creciendo

Escrito por  Paquita Armas Fonseca/Cubasi
Valora este artículo
(0 votos)

Hubo diversidad en el color de las múltiples flores de numerosas coronas, también de los matices de voces que recordaron al Presidente de la UPEC, pero sobre todo a ese santiaguero  que se llama Antonio Moltó Martorell  y este día 15 se cansó de uno que otro dolor y emprendió el viaje a la memoria colectiva.


Fue en la casa de la prensa, su casa, que una multitud de colegas se reunió para darle un homenaje. Baby se encargaba de conceder la  palabra y leer algunos mensajes, mientras Joel acomodaba a los presentes, que se agolpaban en las puertas, en la terraza, en los pasillos, de todas las edades y de los diversos soportes de prensa.  Joel y Baby son miembros de la presidencia, pero por allí desfilaron Arleen (con catarro cada vez que no puede llorar), Rosa Miriam, Pepe Alejandro, con un nudo atravesado en su voz,  que también integran ese colectivo que dirige a hombres y mujeres que nos dedicamos a informar, y si lo hacemos bien, formamos  a televidentes, oyentes, lectores….

Por el micrófono también pasó Tubal, el hermano no carnal de Moltó, y Marta, la testigo del Moncada,  todos, los más jóvenes, los de la medianía, los de la vieja  guardia, reconocían que  nos dijo hasta luego un hombre ante todo honesto, también valiente, con un don de gente especial para unir a  personalidades con diversos caracteres y modos de proyectarse.

Camaño, argentino, presidente de la FELAP habló y contó cómo el amigo que despedíamos  hizo mucha fuerza en impregnar a ese organismo de sangre fresca, igual que hacía en la UPEC  y en todos los órganos de prensa cubanos. De hecho muchos muchachos recién salidos de las aulas estaban en el encuentro.

Sentado, delante de mí, Garcés, el decano de la Facultad de comunicación, y mientras hablaban de la época de Moltó en Haciendo Radio, el alumno trancaba sus sollozos porque esa fue su mejor escuela de periodismo.

Creo  que fue Pepe quien comentó que ayer las redes sociales se llenaron de mensajes, de crónicas, fotos, de recuerdos del paso de nuestro amigo por toda Cuba, de anécdotas y sobre todo del optimismo que  siempre se desprendía de sus palabras y acciones.

No faltaron Abel, Barnet, Joel, Alfonso, Alvariño, Waldo, Ovidio, ejecutivos de instituciones  o de nuestro Partido, que hicieron guardia de honor, pero sobre todo que se unieron a un dolor colectivo de quienes hacemos la prensa hoy.

En un lado de la sala de reuniones, delante, estaban los hijos y  Rebeca, la amada amante de  Moltó que lo cuidó desesperadamente  para que bebiera el jugo ideal, comiera o sencillamente  para tratar de calmarle los perros dolores que le ocasionaba el cáncer.  A ella no pude decirle esto: hiciste lo que te tocaba y más, ahora piensa que tu marido recibió tanto amor porque fue un hombre bueno.

Todas las delegaciónes provinciales de la UPEC, deben haber hecho su homenaje a igual hora, las diez de la mañana. He visto algunos post.

Y ya, hasta aquí. Esto es para ti Moltó, las avispas que picaron dos veces seguidas a los leones, este miércoles perdieron cerradito, cerradito… tú vas a ver que esos muchachos santiagueros con el Kinde al frente van a sorprender. Y quizás, quizás, quizás… me tome un trago a tu nombre y el mío, por el triunfo de nuestro equipo de siempre. Hasta luego, hermano, has dejado tu huella  en cada uno de nosotros.  Te seguimos queriendo, incluso viendo un juego de pelota.

Visto 496 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar