domingo, 09 diciembre 2018, 23:20
Domingo, 20 Agosto 2017 05:00

Cómo encontrar la luz entre tackles en París

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
Reinieri Salas, una de las principales cartas del estilo libre Reinieri Salas, una de las principales cartas del estilo libre

La lucha cubana es la única disciplina que ha sido capaz de eslabonar cetros olímpicos ininterrumpidos desde la edición de Barcelona 1992.


Arranca el nuevo ciclo, y con él los movimientos, proyecciones y aceleración en los programas de entrenamiento. En el horizonte, a la vuelta de otros tres años, Tokio le abrirá la puerta a miles de deportistas de las más disímiles latitudes. El concierto olímpico es único en su especie, y en él, labrar notas en La mayor o Do sostenido se antoja la quimera de muchos.

La lucha cubana es la única disciplina deportiva que ha sido capaz de eslabonar cetros ininterrumpidos desde la edición de Barcelona 1992. Río 2016 vio un performance clásico sin precedentes, con el tercer vellocino del gigante de ébano Mijaín López (130 kg), la consagración de Ismael Borrero (59), y la plata de Yasmany Lugo (98).

En ese rendimiento sostenido, los Mundiales constituyen un termómetro anual de rigor supremo. Tanto así, que en esas competiciones Cuba atesora históricamente el puesto 11 del medallero, con 28 oros, 27 platas y 41 bronces, concierto dominado por la extinta Unión Soviética (253-93-69), Japón (103-62-66) y Rusia (92-58-84).

Desde el próximo lunes 21 de agosto hasta el sábado 26, París acogerá una nueva edición mundialista, a la cual nuestro país asistirá con legión de diez gladiadores, a razón de cinco en el estilo libre y otros tantos en el grecorromano.

Una mirada a lo acontecido en las versiones de 2013, 2014 y 2015 arroja que se colgaron metales en sus cuellos los libristas Reinieri Salas (86 kg y ahora 97), Liván López (74), Yowlys Bonne (61) y Javier Cortina (97). De ellos, Liván y Bonne, con el peso de sus respectivos 34 años sobre sus espaldas, y Reinieri Salas (30 abriles), repetirán ahora en la Ciudad Luz, mientras completan la nómina Alejandro Valdés (65 kg y séptimo en Río) y el pinero Yurieski Torreblanca (86).

Mientras, en la greco componen la armada Miguel Martínez (66), único con experiencia mundialista, además de Yurisandy Hernández (75), Daniel Grégorich (85), Reiniel Díaz (98) y Oscar Pino (130), todos con palmarés a nivel continental.

Los pesos pesados y líderes del ranking mundial en sus respectivas divisiones, Borrero, Mijaín y Lugo, no se inscribieron. Borrero y Lugo actualmente se recuperan de sus respectivas lesiones, mientras que Mijaín, triple campeón bajo los cinco aros y cinco veces titular del planeta, se reserva estratégicamente de cara a Tokio 2020.

Los nuestros al descubierto

Comenzaremos en este análisis de las posibilidades reales de los nuestros con los discípulos de Julio Mendieta. Ciertamente, son los más experimentados, y nuevamente buscarán dejar una buena imagen en la arena:

Yowlys Bonne (61 kg): Es uno de los gladiadores más versátiles en cuanto a recursos técnicos que he conocido. Creció al calor de sus duelos con Yandro Quintana y sabe lo que es ser medallista universal. Consiguió bronce en Taskent 2014, donde ganó cuatro combates y solo perdió uno en semifinales, además de que compiló 34 puntos a favor y solo seis en contra. La defensa del tackle a sus piernas es uno de sus puntos débiles, amén de que la ha mejorado considerablemente. Se planta de tú por tú con los mejores exponentes de su división y de cara a Tokio no creo que sea nuestra principal carta, aunque si no sufre lesión severa, cualquier cosa pudiera suceder.

Liván López (74): Bronce olímpico de Londres 2012 y multimedalista del orbe, Liván es temido por sus volteos y bomberos, y en el plano de la defensa debe cuidar su pierna adelantada de la postura. Actualmente no tiene la contundencia de los ciclos 2008-2012 y 2012-2016, pero intenta reinsertarse en la élite de una de las categorías más cruentas de ambos estilos. Tanto es así, que por estos días, en la base de entrenamiento que sostienen en Roma, sus homólogos italianos les situaron a tres hombres en su división para realizar sparrings.

Reinieri Salas: Considerado uno de los luchadores que mejor defiende y contraataca en el orbe, el gimnasta en su nuevo peso se ha enfrascado en elevar sus volúmenes de fuerza, sin perder la velocidad felina que lo caracteriza en sus entradas a tackle con cabeza por dentro y presa a las dos piernas. Sobre él pesan tres preseas en Mundiales y el quinto lugar que todos sufrimos en Río. El estadounidense Kyle Snyder es un hueso durísimo en el camino de Salas.

Alejandro Valdés: luego de dos temporadas en la Bundesliga alemana, la segunda de ellas proclamado monarca en calidad de invicto, se puede decir que Valdés es otro gladiador, mucho más temible y con repertorio en ataque de respeto. Su defensa igualmente la ha pulido y el presente ciclo debe ser el de su consagración definitiva. Aparece en el puesto diez del ranking en categoría donde sobresalen el ruso Soslan Ramonov y el cubano nacionalizado italiano Frank Chamizo.

Yurieski Torreblanca: Su evolución como gladiador estuvo fraguada en los colchones del Cerro pelado, al lado de Reinieri. Descuella por su fuerza física e intensidad inagotable en cada segundo de combate. Tácticamente debe ganar en fidelidad y elevar el rigor defensivo. Va décimo del escalafón del planeta.

El panorama entre clásicos se antoja de cara a la lid parisina menos prometedor, si se tiene en cuenta las tres ausencias, en extremo notorias, que expusimos con anterioridad. De cualquier manera, la radiografía igualmente se impone:

Miguel Martínez: Posee experiencia bajo los cinco aros y universal en Las Vegas 2015. En ambos escenarios cedió en su primera presentación ante oponentes de mayor kilometraje. El santiaguero sobresale por su presa a los dos brazos y posterior derribo, pero deberá pulir todos sus argumentos si pretende avanzar en esta tercera cruzada de rigor supremo. Se halla en el escaño 11 del listado universal en los 66 kilogramos.

Yurisandi Hernández: Situado en el puesto 17de los 75 kg el pinareño trabaja fuerte en la posición de cuatro puntos, especialmente por su habilidad para desbalancear tanto hacia la izquierda como hacia la derecha. Eso sí, tiene la defensa vulnerable y ante contrarios de nivel su balance de éxitos es negativo. Veamos qué es capaz de hacer ahora.

Oscar Pino (al centro) durante su oro Panamericano del 2017

Oscar Pino: Es la viva expresión de la entrega, de esos luchadores que escuchan y siguen al pie de la letra cada consejo y planificación en los entrenamientos. De hecho, dicen que por su juventud debe sustituir con acierto a Mijaín en la división súper pesada. El capitalino destaca por su intensidad en el combate arriba y el hecho de haber realizado múltiples sparrings con Mijaín, lo han llevado a crecer. Titular continental, atesora la posición 11 en los 130 kg, donde el ídolo de Herradura es rey.

Tanto Daniel Grégorich (85), como Reinel Díaz (98) se estrenarán al máximo nivel y sus opciones de avanzar serán mucho más limitadas, toda vez que sus respectivas divisiones se presagian en extremo difíciles.

En el caso de las féminas, luego de los subtítulos inéditos de Lienna de la Caridad Montero (55) y Yudaris Sánchez (67) en el Mundial juvenil de Tampere, Finlandia, se puede pensar en que este será el ciclo de su despegue y Budapest 2018 o los olímpicos de Tokio podrán depararnos alguna alegría.

A modo de información adicional Turquía (greco), Rusia (libre) y Japón (femenina), reinaron en la denominada “ciudad del pecado”, Las Vegas, hace dos años. Por ahora, estaremos expectantes a ver qué sucede, entre tackles y desbalances, en medio del glamour y el romance parisino.

Visto 417 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar