miércoles, 12 diciembre 2018, 09:58
Miércoles, 23 Agosto 2017 05:00

¿Ser decente no está de moda?

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(14 votos)

Al menos en el habla de los cubanos, pareciera que el vocablo decencia anda oxidándose en alguna gaveta del olvido. ¿Hoy es fula ser decente?


Si la fiesta resultó buena, «estuvo fula»; si la vecina de los altos protesta, pelea por todo, «es fula»; y si la mochila nueva da el plante, «se ve súper fula».

Son escasas las palabras que en estos tiempos pueden pavonearse de ser tan polisémicas y mentadas como la tan llevada y traída «fula».

En este caso, no alude al CUC —al cual también se le llama fula—, pero su valor en el habla cotidiana de los cubanos pareciera también equivaler a 25... a otros 25 vocablos, sobre todo en función de adjetivos, que a veces se contradicen entre sí.

Pero estas líneas no son para hablar del lenguaje, sino de cómo este expresa o no un importante concepto: la decencia.

Resulta que si el tío paterno no dice groserías a toda hora ni anda robando o tratando de sobornar a la gente, «es un tipo fulísima». Así escuché a un adolescente expresarse del susodicho pariente y me dejó pensando.

Por los tantos significados que puede encerrar la dichosa palabreja, no era fácil descifrar si en esa oportunidad el muchacho la usaba con un sentido de alabanza o de crítica. Pero la entonación usada, junto a la expresión del rostro, parecían indicar que la intención del hablante no era precisamente halagar.

El tío del muchacho era «fulísima» porque no hacía lo que otros. No estaba con «la moda».
Pareciera, por el gesto de extrañeza —¿repulsa?— del sobrino, como si en la actualidad fuera de bichos raros conducirse correctamente, respetar normas, tratar de ser un ciudadano cabal, en fin, decente.

Sin embargo, para los abuelos y los ya tatarabuelos, ser decente era una exigencia no escrita, pero tácita, al valorar a las personas. Cada quien sentía orgullo al ser catalogado de decente y si el asunto era recomendar a otro, no podía dársele mejor aval que el de persona decente.

Pobre, pero honrado; pobre, pero decente, acostumbraban decir cubanos de otras generaciones, sobre todo las crecidas antes de 1959, cuando el caso era sacar a relucir el bien más preciado de alguien que pocos bienes materiales de valor tenía.

Ahora, pareciera como si la pobreza o la escasez fueran la justificación para robarle al Estado o al de al lado, para malversar y falsear datos convirtiendo raterías en faltantes —porque el papel lo aguanta todo.

Y, para colmo, el que no lo hace es «fula», no es fashion, perdió su puesto en la modernidad, el derecho a andar orgulloso como parte de «la manada».

Quien no soborna o no se deja sobornar no está con la moda, quedó estancado en el tiempo de los abuelos y sus viejas costumbres, como aquella de decir gracias, por favor, o ceder el paso a niños, mujeres y ancianos.

Hoy, si no se dice una mala palabra en cada oración, la comunicación pudiera no marchar, se rompe la empatía con el interlocutor.

Es verdad que en el círculo la seño grita, en la escuela la maestra grita y en casa, la familia te grita y se grita; en la guagua, la embarazada o el discapacitado tienen a veces que luchar duro su asiento.

Es verdad que el salario no alcanza, las tiendas andan desabastecidas, los precios de productos no precisamente suntuarios multiplican muchas veces el pago mensual al trabajador.

También aquel que más y mejor trabaja no siempre es quien más gana, como debería ser, según ciertas leyes económicas.

En fin, que no estamos para celebrar, aunque hubo tiempos peores. Pero, de todos modos, en honor a uno mismo, a los abuelos y también a los nietos por llegar, habría que, a toda costa, guardarle sillita a la decencia como palabra y actitud de moda.

De esa forma, aquellos aún no nacidos no tendrán en el porvenir motivos para avergonzarse de un abuelo bandido o desalmado, «fula, fula», de verdad.

Visto 1473 veces

Comentarios  

 
#36 maguero 25-09-2017 11:53
yo vivo frente a la PNR de Alamar y vecinos que hacen bulla y nadie molesta po temor a buscarse un problema y hasta la policia se hace de la vista gorda.
 
 
#35 RUBEN 07-09-2017 14:19
COMENTARIO34LA DIVA
Y NO SOLO ESO SINO QUE LA ESCRITURA VA EN DECADENCIA, PARECE QUE LOS SMS EN LOS MOVILES HAN ATENTADO CONTRA EL ESPAÑOL
 
 
#34 LA DIVA 25-08-2017 12:53
Amigos mios si ustedes supieran lo que me paso:..Hace unos dias estabamos un grupo de amigas en Matanzas cerca de Parque de la Libertad, cuando ivamos a cruzar la calle habia una anciana al lado de nosotros y yo le digo...abuela vamos que la voy a ayudar a pasar que el trafico esta muy pesado...y saben que me dijo,...quien te pidio ayuda yo puedo pasar sola!!!!... cuando escuche a esa mujer me queria morir porque no sabia si lo que habia hecho estaba mal y mis amigas me dijeron..Viste eso te pasa por hacerte la DECENTE Y LA HAMABLE!!!...Cu ando tu veas un cojo dejalo que por gusto no esta asi... Pase una de las penas mas grande de toda mi vida, entonces aveces uno no sabe ni como queda bien los adultos si siendo educado o dejandolos solos....
 
 
#33 carlosvaradero 25-08-2017 08:46
elias (comentario 32)..realmente usted cree que alguien estè haciendo "algo" para recuperar esto?...me parece que no...vivimos pendiente de todo lo que dice y hace y no dice y no hace el Sr Trump...y no estoy diciendo que no sea importante tener en cuenta al loco este de presidente de los EU...pero nuestros problemas, nuestras dificultades, nuestros puntos debiles, como la perdida de valores y la indesencia en que vivimos los cubanos hoy en dia...realmente , a alguien le importa?
Usted que cree??
 
 
#32 elias 24-08-2017 13:32
Que alguien me responda que es lo que se está haciendo para contrarestar esto??. Hace un tiempo tuvimos un "intensivo" a favor del rescate de valores, pero ya ni se habla de eso.
 
 
#31 Armando 24-08-2017 11:32
Pobreza de lenguaje= falta de identidad, de cultura, de raigambre
 
 
#30 NHM 24-08-2017 10:46
Hola Vladia, excelente artículo. Realmente este es un tema polémico. Estoy de acuerdo con Elsa Fernández no debemos ser absolutos a la hora de valorar una situación dada. Siempre existirán las personas decentes, íntegras esas que son raras para la mayoría pero están ahí y aunque forman parte de este mundo tumultuoso emanan luz ante los demás.Debemos seguir trabajando sobre el buen uso del idioma.
 
 
#29 Josué 24-08-2017 08:57
Es realmente vergonzoso como ha degradado nuestra sociedad. Hemos pretendido que el control social lo hagamos los mismos ciudadanos y el ente público destinado a eso, entiendase la PNR, se ha desentendido de eso salvo delitos graves. Se ha perdido de vista que las personas decentes rechazan las indecencias pero no tienen respaldo de una autoridad que haga cumplir las normas de modo efectivo. Lo peligroso es que las indisciplinas e indecencias siguen creciendo y como bola de nieve nos pasaran por encima si no tomamos el toro por los cuernos y lo frenamos de una vez. Alerta que estamos dejando la sociedad en manos de los indecentes.
 
 
#28 Neyde 24-08-2017 07:47
El artículo muy bueno, las opiniones delos participantes tambien, pero se queda aquí, esto prolifera cada dia mas y no se adoptan medidas, el que no trabaja y vive del cuento se come al que trabaja, que puede pensar la juventud que está viendo eso?? y los que deben parar este comportamiento no lo hacen, en la sociedad las personas prueban hasta donde pueden llegar, si se les deja actuar mal siguen y tienen hijos que siguen su ejemplo, así sucesivamente, no vamos a desgastarnos.
 
 
#27 Jorge Alfonso 23-08-2017 17:22
Complejo tema que me atrapa, también puede relacionarse con el Periodo Especial, que por nada nos destruye, toco todo el tejido social y por una extraña causa de intransigente pasamos a ser tolerantes, y conceptos hoy criticados que practicamos como la Meritocracia, donde se premiaba para todo primero los méritos y a los Dirigentes siempre se evaluaron por su ejemplaridad, dejamos de hacerlo, y existe un ejemplo claro en el Béisbol, donde existen personas indeseables para la mayoría de la población que solo les falta defecar en un estadio, sin embargo las autoridades lo protegen como algo valioso cuando por los daños que causa a los jóvenes peloteros hace años debió ser eliminado del béisbol, no solamente de director, si, todo el lector conoce a quienes me refiero, pero voy a decir su nombre, a quienes vengo cuestionando desde que alguien decidió ponerlo de Director del equipo Cuba por cuatro años, ellos son Víctor Mesa e Higinio Veliz, y por mencionarlos por sus nombres también en este medio corro el riego de que mi critica sea censurada, mientras yo veo estas cosas como una causa mas de la distorsión moral y ética de esta generación.
No puedo terminar diciendo Dios Salve a Cuba porque soy ateo convencido y se que solo nosotros vamos hacerlo.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar