miércoles, 19 septiembre 2018, 14:26
Lunes, 28 Agosto 2017 06:00

De la vida cotidiana: ¡Tengo unos vecinos...!

Escrito por  Alina M. Lotti/CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Somos afortunados cuando contamos con una mano solidaria, amiga, desinteresada. Ello nos salva muchas veces de situaciones inesperadas.


Un día cualquiera temprano en la mañana. Una maestra de mi barrio —jamás la había visto tan exaltada—vociferaba sus derechos de convivencia. Comentaba con una hermana lo sucedido, que si “se van a adueñar de un espacio que no les pertenece”; que “si no me voy a quedar con los brazos cruzados”.

Me sorprendió la conversación, sobre todo por la “protagonista”, que estaba, verdaderamente, fuera de sus cabales. Sin embargo, no es el propósito de estas líneas referirme a estas escenas desagradables del panorama cotidiano, sino comentar otras que hacen honor al conocido proverbio de “Mi vecino es mi hermano y familiar más cercano”.

¿Existirá alguien que no haya tenido la oportunidad de comprobar la veracidad de dicha frase? No lo creo, y si así fuera puede sentirse en verdad desdichado.

Somos afortunados cuando contamos con una mano solidaria, amiga, desinteresada. Los vecinos nos salvan muchas veces de situaciones insospechadas.

Conozco personas, sobre todo mujeres, que hacen dulces caseros y los comparten con otras familias que residen cerca. Otros colaboran con los "mandados", en la limpieza de los patios, en el cuidado de niños, o personas postradas u enfermas.  

Una colega me contaba que cuando se mudaron a un edificio en Altahabana, una señora llamada María, al igual que su madre, los ayudó en esos primeros meses cuando no resulta fácil asumir las condiciones en un hogar nuevo.

Con los años la amistad siguió consolidándose y se ha extendido a toda la familia. Unos y otros, por ejemplo, comparten productos del agro, realizan el pago de las cuentas del teléfono y de la electricidad en caso de que estén ausentes cuando pasan los cobradores.  

Tengo una amiga, incluso, que cuando cocina arroz con leche siempre les “separa un pozuelito” a dos ancianas que viven en los altos de su apartamento.

Anécdotas de este tipo hay miles. Los cubanos, por idiosincrasia, somos solidarios, y es el barrio el escenario donde tales expresiones se manifiestan todos los días. Es precisamente en este espacio de nuestro terruño donde damos los primeros pasos en la vida, construimos las primeras amistades, y atesoramos las historias que luego nos acompañarán por siempre.

niñas infancia
En el barrio construimos las primeras amistades, y atesoramos las historias que luego nos acompañarán por siempre.


mujer cubana tunas 09
Contar con buenos vecinos es una suerte, pero no basta. Hay que alimentar y cultivar la amistad y retribuir los “servicios” que de una u otra forma ellos nos brindan.


No obstante, no todo es color de rosas; están quienes viven despreocupados de los demás, con conductas alejadas de los buenos modales y la decencia ciudadana. Escuchan música alta a cualquier hora, botan la basura en cualquier lugar, quieren ser los primeros en las colas, vociferan malas palabras. En fin, son ciudadanos que preferimos no tenerlos cerca.  

Pero al margen de eso, están quienes en cualquier momento tienden una mano, brindan apoyo, socorren en un caso necesario, y hasta comparten lo poco que pudieran poseer.

Aquí les dejo una hermosa viñeta que también habla de la solidaridad y la amistad.  

En cierta ocasión, un reportero le preguntó a un agricultor si podía divulgar el secreto de su maíz, que ganaba el concurso al mejor producto, año tras año. El agricultor confesó que se debía a que compartía su semilla con los vecinos.

"¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz con sus vecinos, si usted también entra al mismo concurso año tras año?" preguntó el reportero.

"Verá usted, señor," dijo el agricultor.

"El viento lleva el polen del maíz maduro de un sembrío a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a sembrar buen maíz, debo ayudar a que mi vecino también lo haga.

“Lo mismo es con otras situaciones de nuestra vida. Quienes quieran lograr el éxito, deben ayudar a que sus vecinos también tengan éxito. Quienes decidan vivir bien, deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca. Y quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, porque el bienestar de cada uno se halla unido al bienestar de todos”.

Visto 1220 veces

Comentarios  

 
#14 arturo manuel 30-08-2017 14:38
Desearía que mis vecinos colindantes, tanto por el frente como por el fondo, por el costado derecho y por el izquierdo, residieran, por los menos, a no menos de 200 metros de distancia.
 
 
#13 pili 30-08-2017 14:25
Un tema un tanto escabroso, unos tenemos buenos vecinos y otros ni tenemos, la cuestión radica en cuanto nos esforzamos para simplemente "tener vecinos", vecino es aquel que te da agua cuando a tu casa no ha llegado, aquel que te da un poquitin de sal cuando se te olvidó que esta tarde no tienes para cocinar, aquel que te dice: "yo saco el niño del círculo, si tú no has llegado cuando yo vaya", aquel que simplemente pasa todos los días por el mismo camino tuyo y te da o devuelve el saludo, en fin, hay tantos ejemplos de qué es un vecino que aquellos que los tenemos no nos alcanzarían las palabras para describirlos... ...si no tienes un vecino, al menos búscalo!!
 
 
#12 risita 30-08-2017 09:55
realmente no puedo decir lo mismo y no me siento desdichada,me adapto a la situacion, al momento en que vivimos, simplemente hay vecinos que no merecen la pena ni mirarlos, se crenn cosas, la musica la ponen a todo volumen y ni puedes oir el televisor en tu casa, no puedes decirle nada por que estan en su casa, hoy en dia estoy muy segura de esta realidad en muchos lugares ,la conviviencia entre vecinos no es la mejor a pesar del dicho quien tiene un vecino tiene un central que ironia que central? si ya en el pais quedan menos de 60 activos, ya no respeta la convivencia de antes, cuando uno llega a su casa despues de un dia de trabajo, el solo encima de uno y quieres descansar y tu vecino te pone la musica a mil, o tiene un perro que ladra constantemente, tienes que olvidarte de los vecinos, y realemnte es triste por que a veces la familia de uno ni se entera de tus problemas y es el vecino quien te ayuda, pero lo tiempos han cambiado y tambien la mentalidad de las personas y uno en esa situacion que hace ?, adaptarse ,hacer que no esta pasando nada o comprarse un equipo y poner la musica a mas volumen, pero esa no es la solucion, se debe debatir mas este tema en diferetes aristas y publicarse mas en este sentido y dar a conocer si si existen algunas reglas legales de convivencia y sobre todo darle capacitacion la respecto a los presidentes de los CDR de cada barrio
 
 
#11 dayyle 29-08-2017 13:45
Mis vecinos son los mejores y a todos los quiero. besossss
 
 
#10 gordy 29-08-2017 12:39
Recuerdo el tiempo en el que la convivencia era mejor, hoy tengo muy buenos vecinos y he tenido en atapas anteriores también pero, siempre hay un pero como en los sacos de papa siempre hay podridas en los barrios marginales como el mio las hay podridas y bien podridas, soy de las personas que si hacen dulce le doy a mis vecinas, tengo mi vecina que es la que hace el café mañanero pero tengo otra que reune todas las malas costumbres en su totalidad, chismosa, vretera, mala persona desagradecida y etc... pero bueno es la papa podrida que le vamos a hacer así es la vida. Gracias Alina por tocar el tema.
 
 
#9 NHM 29-08-2017 09:20
Buenos días Alina, considero que has tocado un tema muy sensible y los ojos se humedecieron al recordar historias personales, me crié en un pequeño poblado del municipio de Yaguajay, Jarahueca la tierra natal de Ada Elba Pérez y realmente éramos en el barrio una gran familia, una infancia sin lujos pero los recuerdos más bellos son de esa etapa, eso queda en tu personalidad marcada para siempre y nunca debemos olvidar que quien "no vive para servir no sirve para vivir".
 
 
#8 jade 28-08-2017 16:11
Aunque la situacion cambie, me haga mas rica, o mas pobre no dejare de tenderle la mano aquel vecino que me cruzo la calle cuando era pequeña y salia de la escuela, ni aquel que me repasó cuando estaba en pruebas, ni aquella que el esposo esta de mision y no tiene en el momento el pure o la sal para cocinarle a sus muchachos, ni regale el par de zapatos ni la blusa que no me gustó, eso es ser amigo y buen vecino tambien, aunque cambie el mundo yo no voy a cambiar, esa es mi Filosofia como dice Will Campa. Amen
 
 
#7 Jenrry 28-08-2017 15:04
hay cosas que no cambian, aunque, cambie todo lo demás.
 
 
#6 daniel amador 28-08-2017 14:50
creo q un buen vecino o amigo, muchas veces hace x uno, lo q no un familiar. la conciencia social no va a desaparecer nunca, sea cual sea la cirscuntancia q rodea a las personas. quien tiene un amigo, tiene un central. atte gracias
 
 
#5 Crash 28-08-2017 14:21
Cito: "¿Existirá alguien que no haya tenido la oportunidad de comprobar la veracidad de dicha frase? No lo creo, y si así fuera puede sentirse en verdad desdichado."
Y yo que ni siquiera se el nombre de los vecinos, cómo quedo? Y si sencillamente prefiero no pedir favores de ningún tipo y rechazarlos si alguien piensa hacerlo? Y si yo ayudo a todo el que lo necesita? Tengo buenos modales, no escucho música, ni alto ni bajo ni nada. No boto basura. Y como no le dirijo la palabra a los que me rodean no vocifero malas palabras, ni palabra alguna.
Y quién es usted para decirme desdichado?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar