domingo, 21 octubre 2018, 09:07
Lunes, 14 Agosto 2017 06:59

Literatura de cordel y más, en la peña Nota al Pie de Wendy

Escrito por  Paquita Armas Fonseca/CubaSi
Valora este artículo
(4 votos)

Lo mejor de esa tarde en el Loynaz es que (aunque protesté al principio porque no fue en la sala con un fuerte aire acondicionado), el patio se llenó de jóvenes.



Wendy Martínez es la secretaria de Victor Fowler, director del Centro Cultural Dulce María Loynaz, institución que está sufriendo una metamorfosis, (para bien) en la que Wendy, la trovadora, tiene su proyecto Nota al pie: un encuentro de poetas y cantores.

Tendrá una frecuencia mensual y tuvo “su estreno” el último sábado, en la suerte de pérgola cubierta con una enredadera de hojas verdes y la que, mediante un cordón, amarrado a los cuatro troncos, Wendy reprodujo la literatura de cordel.

Con presillas colgó poemas de diversos autores yo tomé dos al azar, uno fue Luis Cernuda otro de Federico García Lorca.

Además de la joven y talentosa anfitriona descargaron canciones Frank Mitchel Chirino y Tobías Alfonso, este último la muestra de que hijo de gato caza ratón: Gerardo es su padre, los vi jugar hace años cuando éramos vecinos y Tobías era un niño.

Lo mejor de esa tarde en el Loynaz es que (aunque protesté al principio porque no fue en la sala con un fuerte aire acondicionado), el patio se llenó de jóvenes, algún que otro trovador, pero todos en una sabrosa descarga en la que el buen decir de la música y letra fue protagonista.

Por suerte el Dios Ra estaba medio escondido y había una brisa suave, casi fresca.

alt

En esa semana que concluía el Centro propició la presentación por Roberto Zurbano de los libros, entre otros títulos y autores, de Lágrimas negras de Eliseo Altunaga, que sirvió para un intercambio sobre diversos aspectos socioculturales.

También hubo una conferencia La generación poética de los 80/90 en Cuba Una mirada desde el exterior, que fue impartida por el investigador y ensayista español Jorge Cabezas, ocasión para que numerosos poetas dialogaran con el importante estudioso.

El miércoles 16 habrá un maratón: arrancará a las diez de la mañana y lo han denominado de Puertas abiertas en el que los asistentes disfrutarán de exposición de fotografías, manuscritos, libros y objetos personales de Dulce María, visitas dirigidas a los Salones Colonial, Francés y la Capilla, una charla acerca del trabajo del Centro Hermanos Loynaz, de Pinar del Río, y presentación del Catálogo de Ediciones Loynaz, además de proyección de audiovisuales sobre la vida y obra de la escritora.

alt


Volviendo al encuentro sabatino. Victor me llamó la atención sobre dos asistentes singulares, un niño y una niña, ambos negros, él sin camisa y descalzo que “se dispararon” el concierto completo, sin ninguna malacrianza.

“¿Qué pensarán? ¿Por qué vinieron?”, me dijo Victor y le contesté “quizás, para alguno será el día que descubrió la trova o tal vez sólo fue curiosidad”.

Entiendo la observación del director del Centro, él sueña, según me confesó en una entrevista.

“Si se trata de la comunidad, nada es tan importante para una institución (cultural, deportiva, política, o lo que sea) como resultar deseable, al punto de que la vecinería sienta orgullo de que la edificación y sus acciones ocurran “allí”, en lo que para los vecinos es su zona o barriada”.


alt


Ojalá que esos deseos se cumplan, y como no soy egoísta, uno de los invitados de Wendy fue mi joven colega Yoandry Avila que leyó algunas viñetas, pero esta, Ella, me gusta mucho y la comparto con Usted, lector o lectora: “A ratos, desinhibida y sin ofrecer resistencia pasa de mano en mano. Ellos saborean sus sensuales curvas, palpan con suaves roces la trigueñez de su piel y la hacen vibrar. Cada cambio supone un compromiso. Han venido de todas partes a sucumbir al placer de tocar su cuerpo y ofrecerse a ella en una eterna entrega de sumisión y sometimiento. Ellos, juglares de la vida, toman sin contemplaciones ni pudores vacuos su feminidad, y en febril trance la hacen suya; las consideraciones quedaron en casa, manos de hombres despeinan públicamente sus cabellos en una simultánea cadencia de lentas y bruscas danzas. Ella se entrega, ríe, llora, encanta. Desde mi posición de espectador me pregunto, -¿Siempre estará dispuesta a ser tocada?-. Mística, etérea y melodiosa su voz de cristalinos arpegios retumba en mis oídos en positiva respuesta a la interrogante planteada. Hoy has reinado: no como consorte, como una diosa que regala destellos de desdibujadas utopías; ellos, simples trovadores, han demostrado que no pueden vivir sin ti, maravillosa guitarra.”

Visto 398 veces

Comentarios  

 
#1 Wendy Martínez 14-08-2017 13:01
Muchas gracias, Paquita, gracias por este artículo maravilloso, fruto de una tarde de cordeles, trova, y literatura...
Tengo que agradecer a todos los que estuvieron escuchándonos, compartiendo nuestras canciones y nuestra fe en la generación que nace, y por supuesto, gracias a Tobías y a Frank Mitchel, esas dos lucecitas, niños hermosos que alumbraron mi tarde, mi música y mi vida. Quiero que ´´Nota al pie´´ sea un espacio por y para el arte joven, un sitio para soñar y materializar, para ser idealistas y pragmáticos... para crear.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar