domingo, 21 octubre 2018, 07:58
Lunes, 14 Agosto 2017 05:43

ARCHIVOS PARLANCHINES: El Guinness de Agüero

Escrito por  Orlando Carrió/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Luis Antonio Agüero, Récord Guinness 2006 por acumular un enorme número de argollas en el rostro, a diario recorre la calle Obispo y se para en la Catedral de La Habana para que lo miren o le hagan fotos.

Luis Antonio Agüero, Récord Guinness 2006 por acumular un enorme número de argollas en el rostro, tiene complejo de estatua. A pesar de faltarle una pierna, a diario recorre la calle Obispo y se para en los alrededores de la Catedral de La Habana para que lo miren, le hagan numerosas fotos o, simplemente, le den una «bendición».

Hasta su muerte, ocurrida hace pocos años, su cara fue una referencia obligada en la capital; una curiosidad anidada en la mente de los libertinos y ortodoxos. Lástima que haya sido ignorado durante años por los medios de comunicación, no siempre abiertos a estas extravagancias.

Nacido en 1964 en la ciudad de Cienfuegos, Agüero viaja muy pronto hacia La Habana y pasa su niñez en las «casitas de los rusos», en la zona uno de Alamar, antes de acuartelarse, de manera definitiva, en el edificio B-2 de esa comunidad marinera y algo ermitaña. Allí, junto a su mamá América, varios hermanos y sobrinos a montones, vive una primera vocación: a los veinte años se hace pescador y conoce las soledades de la noche intensa en un bote de poliespuma hecho por él mismo. No vende las merluzas, aunque sí se las come con una avaricia que, a falta de mujer e hijos, buscará, muy pronto, nuevos rumbos.

Embullado por Edel Valdés, uno de sus vecinos en Alamar, lo visité en 2007 y estuve un rato haciéndole preguntas «difíciles» que él contestó sin ruborizarse. Había decidido incluir sus aventuras en mi libro Hijos de la luna, dado a conocer en 2013, y el experimento funcionó, para sorpresa de algunos colegas demasiado escrupulosos.

«Alrededor de 1991 vi a un alemán en la televisión con argollas en la cara. Entonces, de mono, me coloqué varias, dos o tres, no recuerdo bien. Claro, a nadie le gustó la idea. Un señor me advirtió: “Oye, te comiste un camión de locos”. Los amigos, igual, me soltaron un montón de insultos: “¡Estás bobo, quítate eso, te ves muy feo así…!”.

AGUERO 1
Al principio, muchos de sus amigos pensaron que Agüero se había vuelto loco.

Bueno, la agarraron conmigo. “!Travesti!”… “!Travesti!”, me llamaban jugando. Más adelante, me llevaron para Mazorra. Allí, me hicieron exámenes y, al final, un doctor concluyó el asunto: “Ése no está `tocao`, él está perfecto…”.

«No me guié por ningún modelo a la hora de trabajar mis colgaderas; me paraba frente a un espejo y me las iba colocando, según mis ocurrencias. Eso sí: todas estaban esterilizadas. Mi vieja, quien trabaja en un policlínico cerca del apartamento, me ayudó en esto.

«Durante mis caminatas por el Casco Histórico muestro también mis agujas, los aretes, los caracoles, los collares y otros adornos. ¡Ah…! y uso camisas llamativas, turísticas; forman parte de mi “espectáculo”. Si un mexicano amigo mío cumple su promesa de traerme veinte piercings de titanio, seguro me los pongo. ¿Que si tendré capacidad? Por supuesto, llegué a tener como trescientos en el rostro. Me gusta estar así; quiero ser admirado en el mundo entero, ser famoso».

En el Guinness World Records 2006 aparece una foto suya acompañada por esta leyenda: «El hombre con más piercings. Luis Antonio Agüero, de La Habana. ¡Cuba! Ostenta 230 piercings en su cuerpo y en la cabeza. Solo en la cara se cuentan más de 175 anillos». La nota no es muy exacta; no obstante, avala un alma caprichosa que, en busca de reconocimiento, ha hecho de su existencia un compendio de reglas. Todos los días se lava el rostro con esponja y jabón, en un ritual que se extiende por varias horas; cuando fumigan, mete sus agujas en alcohol para evitar posibles microbios y, al acostarse, se coloca de espalda, para evitar sufrir alguna peligrosa herida.

Británico John Lynch
El británico John Lynch, antiguo director de bancos, fue un serio adversario del cubano a principio de los 2000.


«No perdí mi pierna y ando en muletas por ser diabético, como dicen por ahí. Un mal día, fui a una boda con tres amigos “glotones de bebida” y la moto se volcó en la curva de Gato Verde, en la Vía Blanca. A partir de ahí, he tenido que empezar a vivir de manera distinta, haciendo un mayor esfuerzo.

«Me han buscado periodistas de países muy lejanos y me graban casi a diario. Hace poco, vino la Televisión venezolana… Yo le pedí al director: “Hazme una filmación y te la regalo, no quiero dinero; al final, este señor me obsequió cuatro discos de música tradicional de su país.

«Cuando me saco las agujas en público, me preguntan: «¿Te duele?». No faltan los que casi se desmayan… Actualmente, ya no me agrede nadie. Hasta los chiquillos y niñas juegan conmigo… todos me quieren, aunque me vean raro».

Agüero es, además de una excentricidad, un bien diseñado producto cultural: aparece en el video del tema Hotel California del grupo vocal Sampling y en una publicidad del grupo Buenavista Social Club; trabaja como actor en un cortometraje de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños y una foto suya ocupa toda la carátula de un disco de música electrónica de Edesio Alejandro. Sin dotes intelectuales ni habilidades manuales destacadas, estaba condenado a la intrascendencia, pero él supo plantarle cara a todo el planeta para asegurarse su Guinness y un lugar en el anecdotario popular. Vale por el esfuerzo.

Visto 1098 veces Modificado por última vez en Martes, 15 Agosto 2017 12:33

Comentarios  

 
#9 Morykwa 16-08-2017 12:42
Durante mis estudios en la Secundaria Básica 7 de Noviembre de la Zona 17, Alamar, municipio Habana del Este lo conocí, eso fue en el año 2005, le decian sirena y era un gran artesano por aquella epoca el mismo creaba en pomos de penincilina estatuillas de barcos del tiempo de la colonia y era una gran persona la humildad lo arropaba
 
 
#8 LIA 16-08-2017 09:45
Opino que si el se siente bien haciendo eso FELICIDADES! cada cual con sus gustos solo les pido que en el caso de los tatuajes se debe tener precaución se los digo por experiencia propia me hice uno y he pasado mal rato porque todas las pieles no son iguales y demoran en cicatrizarse o pueden pasar cosas peores hoy en día la cultura es diversa y se tiende a catalogar las personas por su forma de vestir por los tatuajes por los piercing y lo veo mal pq lo maravilloso se lleva adentro a mi me encanta todo lo diferente alomejor por esa razón opino así GRACIAS!
 
 
#7 Arquero 15-08-2017 16:02
¿Un don? Apretaste.... soy de los que creo que el cuerpo humano es sagrado, no estoy de acuerdo con ninguna agresión al mismo. ni tatuajes, ni alfileres,.... etc
 
 
#6 Madelyn 15-08-2017 13:18
A él le dieron ese don, que muchos no pueden hacer.
 
 
#5 Arquero 14-08-2017 14:48
¿Qué animadversión con Cienfuegos? Si les estoy recomendando un premio Guinness natural de allá. Estoy de acuerdo contigo que la pobre Habana esta llena de cosas repudiables. Se puede describir como, el basurero de todos los cubanos, la capital de los revendedores y estafadores, la que nadie cuida, etc. Amigo no tengo nada contra Cien Fuegos (Bellísimo) ni el resto de Cuba llena de lugares hermosos y cuidados, la Habana no lamentablemente y que el articulo hable de algo tan desagradable como la estampa de este socio este ñampiti o no es ridículo por no decir otra cosa.
 
 
#4 Armando 14-08-2017 13:10
Arquero, y esa animadversión con Cienfuegos?? tù eres de los que piensan quje La Habana es Cuba yel resto es àrea verde? Fijate bien que en la capital de todos los cubanoa hay cosas màs repudiables que un pobre diablo sediento de reconocimiento y publicidad.
 
 
#3 Arquero 14-08-2017 12:59
?El periodista no tenia de que mas escribir?¿Por qué no se fue para Cien Fuegos a lucir su rostro? Siempre que lo vi los comentarios de las gentes eran o son mas que negativos. El no era ni es un rostro emblemático de esta desdichada ciudad. El de Guinness esta lleno de m....
 
 
#2 la negra 14-08-2017 11:42
no entendí el segundo párrafo, : "Hasta su muerte, ocurrida hace pocos años, su cara fue una referencia obligada en la capital; una curiosidad anidada en la mente de los libertinos y ortodoxos....¿e stá vivo o está muerto Agüero?
 
 
#1 Robert 14-08-2017 11:12
LO conocí hace muchos años cuando trabajaba en La Habana Vieja y me asombraba como podía hincarse las agujas sin dolor. Era una verdadera curiosidad para todos en aquellos tiempos cuando no había tantos extranjeros turistas. Siempre tranquilo sin agredir a nadie se paraba en Obispo para lucir aquellas cosas que hoy son tan normales ver: los piercings y las agujas. Pero nunca imaginé que tuviera un Guinness World Records 2006 en su haber. Es verdad que los cubanos somos campeones por naturaleza.
A mí se me asemejaba mucho físicamente a otro personaje tatuado que le decían el indio tatuado, que mostraba todo el cuerpo dibujado y que caminaba por esa zona también sin agredir a nadie.
Las personas los miraban con asombro, con curiosidad y nunca vi agresión hacia ellos, aunque se comentaba siempre sobre la posible locura. Pero no, miren que cosa más original para ser famoso que requiere de una enorme dedicación para mantener la salud. Aún me motiva el secreto de cómo puede atravesar la piel sin dolor.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar